Crianza: ¿qué es?, Sus pautas, estios y mucho más

La familia es una de las principales bases de la sociedad, ya que mediante la crianza que se recibe dentro de esta, forman a los individuos para que interactúen correctamente dentro de cualquier ámbito adaptándose a las normativas.

crianza positiva

¿Qué es la crianza?

Entendemos como crianza al acto de cuidar, alimentar y educar a los hijos, esta es una tarea llevada a cabo por los padres desde el primer momento del nacimiento de un niño hasta que este alcance la edad adulta, nutriéndolo de amor y enseñanzas durante todos estos años. Esto será algo que acompañara la vida del niño durante toda su vida. Esta práctica intenta amoldar a los niños a las formas de ser de los padres intentando que estos imiten sus patrones.

Los niños forjaran su carácter dentro del hogar pero con una marcada influencia de los padres quienes mediante la crianza le otorgan al conocimiento de lo que es bueno y lo que es malo, aceptando únicamente las conductas que consideren correctas y buscando la manera de condenar o castigar las que consideren incorrectas. Con la crianza los padres intentan que los niños adopten las conductas que el considere correcta pero sin obligarlo, solo dándole las pautas y las herramientas necesarias para reproducir estos patrones.

La crianza tiene como fin tener incidencia en todo el desarrollo de los niños así como brindarles apoyo y bienestar para fortalecer su crecimiento durante sus primeros años de vida. Es tarea de los padres participar en todo este proceso, desde el cuidado de los niños recién nacidos, evitar que se caigan, que coman algo indebido hasta otorgarle las bases de un comportamiento adecuado a niños mayores es por esto que colocan a la crianza como una de las funciones más importantes de una familia.

La crianza determina el comportamiento de la familia en la sociedad, así como de cada uno de los individuos que la integren ya que tanto el comportamiento de los niños como su estabilidad mental y emocional va a depender totalmente de ella.

Pautas para la crianza

Los encargados de establecer las pautas para la crianza son los padres, ya que serán ellos quienes determinen el tipo de crianza que se vaya a utilizar y las maneras de llevarla a cabo. Muchas veces pueden intervenir expertos en este proceso pero únicamente con el objetivo de orientar a los padres y ayudarlos pero la responsabilidad es de ellos únicamente, así como la satisfacción al ver su tarea realizada también será individual.

Criar a los niños es una tarea bastante difícil y que requiere de bastante esfuerzo y por consiguiente genera algo de cansancio, pero existen algunas pautas para hacer de esta tarea algo más sencilla y beneficiosa tanto para los hijos como para las parejas que decidan iniciar la paternidad y crianza de un niño. Algunas de estas pautas son:

Deberes y derechos: es importante conocer los deberes del niño y enseñarle a cumplirlos pero también conocer sus derechos y velar porque disfruten de cada uno de ellos eficientemente.

Estimular el autoestima:para que un niño crezca feliz necesita tener un autoestima adecuado y ser seguros de sí mismos, y es tarea de los padres estimular esto, dejándole expresar sus sentimientos u opiniones y nunca ignorarlos o hacerlos sentir menos por demostrar abiertamente sus sentimientos.

Reconocer las buenas acciones: es necesario aprender a corregir a los niños cuando cometen errores pero es muy importante que durante la crianza también se premien a los niños que tengan buenas acciones y que demuestren que han aprendido las lecciones, esto con el fin de motivarlos a seguir con ese comportamiento.

Establecer límites: dentro de un proyecto de crianza deben existir límites establecidos tanto para regular la conducta de los hijos como la de los padres, a fin de que ninguna de las partes se sienta irrespetada ni abusada.

Dar el ejemplo: antes de corregir a los niños y condenar las conductas que se consideren incorrectas o inadecuadas es necesario que se analicen a ustedes mismos y procedan a verificar si están dando el ejemplo de la conducta que están pidiendo, de no ser así se recomienda trabajar para proyectar lo que quieren obtener de los niños.

Disponibilidad de tiempo: sabemos que los padres necesitan trabajar para poder darle el sustento a los hijos pero dentro de todo esto es necesario que saquen algo de tiempo para pasar con los niños a fin de establecer vínculos de amistad y confianza entre ellos.

Diferentes etapas: es necesario comprender que los niños pasan por muchas etapas y la misma crianza que recibe un bebe de 1 año no será la misma que se le otorgue a uno de 10 años, es por esto que los padres deben acompañar a los niños en cada una de las etapas y amoldar su crianza a cada una de estas.

Estilos de crianza

Los padres son las figuras que más influyen en el comportamiento del niño ya que le otorgan las enseñanzas que estos necesitan para crecer. Los jóvenes siempre toman como referencia el comportamiento de los padres para ellos forjarse el suyo por lo que se recomienda evaluar nuestro comportamiento como padre a fin de determinar que sea el que queremos que nuestros hijos reproduzcan en su vida diaria.

Entendemos como estilos de crianza al conjunto de valores, emociones y enseñanzas que enseñan los padres dentro del hogar, esto lo eligen ellos y va a depender totalmente de sus creencias, pensamientos y conductas, eligiendo la que mejor se adapte a su forma de ser y al ámbito donde se desenvuelvan. Los padres pueden optar por una crianza permisiva o por una estricta según sea su deseo.

Es importante que los padres tengan la libertad de elegir como criar a sus hijos sin sentirse presionados por factores externos, ya que es la mejor manera que estos tienen de mostrar su autoridad. El estilo que estos elijan va a estar influenciado aparte de por sus deseos, por los aspectos psicosociales en los que se encuentren, pero siempre teniendo en cuenta dos aspectos fundamentales los cuales son la sensibilidad y la exigencia.

Estos aspectos son importantes para mantener el equilibrio dentro del hogar, la sensibilidad se enfoca en interesarse por el bienestar de los niños que estos se sientan cómodos dentro del hogar a la exigencia es la firmeza que mostraran los padres en el establecimiento de normas y la verificación de su cumplimiento.

Existe incluso estilos de crianza que se consideran incorrectos y que requieren de la intervención de autoridades a fin de garantizar la salud física y emocional de los menores. Entre los estilos de crianza más comunes podemos mencionar los siguientes:

Crianza natural

Este es un movimiento bastante antiguo pero que actualmente está resurgiendo y son muchas las familias que la han adoptado como el estilo de crianza para criar a los niños. Es bien sabido que en la actualidad mayormente ambos padres trabajan y esto sin duda les garantiza a los niños una calidad de vida más holgada y con muchas más comodidades, les permite tener juguetes nuevos, una educación de calidad y muchos otros más lujos pero si, lamentablemente esta calidad de vida cuesta pasar menos tiempo en compañía de los padres.

La crianza natural suele ser llamada como crianza con apego y es un llamado a ponerle pause todas las prisas que tiene el adulto hoy día y dedicarse a disfrutar de la niñez y adolescencia de los hijos, estando con ellos todo el tiempo que sea posible. Este tipo de crianza rechaza fielmente el uso de terapias para mejorar los comportamientos del niño ya que dicen que esto solo ayuda a que los adultos se estresen menos y que a su vez los niños repriman sus emociones.

En este tipo de crianza permiten que los niños expresen sus sentimientos y opiniones sin temor, los cuidan y los respetan pero también los enseñan a respetar, pero sin golpes, gritos ni castigos sino con amor, no existen horarios para alimentarse, además el niño puede dormir con los padres cada vez que sienta que lo necesita y recibe de estos muchas muestras de amor tales como abrazos y besos constantes.

Muchos expertos consideran que esta no es una crianza correcta por el apego que crea en los niños, no crea personas independientes y puede ser causante de la malcriadez de los niños por sobreprotegerlos demasiado y no establecer límites visibles a la hora de su crianza, sin embargo, muchos sectores mayormente los pertenecientes a la familia tradicional lo aceptan como el estilo de crianza correcto.

Crianza respetuosa

La crianza respetuosa es un método bastante beneficioso para criar a los niños pero no siempre es sencillo de llevarse a cabo ya que consiste en altas dosis de paciencia y de mucha serenidad y empatía, además el padre debe tener la suficiente autoridad para que resulte efectivo y no se le vuelva en contra ocasionando la rebeldía de los niños dentro del hogar. Si se realiza adecuadamente dará lugar a la creación de una familia funcional

Es un método que consiste principalmente en tratar a los niños como iguales, estableciendo una horizontalidad tanto en deberes como en derechos, otorgándole a estos una serie de tareas y normas a cumplir de acuerdo a su alcance pero dándole el trato y el respeto que se merecen por ser seres humanos, sin distinción de edades, es decir, darles el mismo trato que nos gustaría recibir de vuelta.

Los padres que se vayan a iniciar en este estilo de crianza deben contar con bastante empatía para atender las necesidades del niño oportunamente, y entender ciertas faltas de respeto en las que podrían incurrir por su edad y su no tan desarrollada habilidad de expresar sus sentimientos y opiniones.

También se deben establecer normas a seguir dentro del hogar pero debe hacerse democráticamente con el asentimiento de todos los integrantes de la familia recordando siempre que los niños también tienen su opinión y merece ser respetada y tomada en cuenta. Las faltas de respeto o violación de los límites establecidos debe ser castigada pero siempre cuidando de no dañar la integridad física ni emocional de ninguno de los integrantes de la familia.

Muchos sectores no aprueban este tipo de crianza y la condenan porque opinan que no es una manera idónea de criar a los niños porque no es estricta en el establecimiento de normas y los niños pueden crecer sin tener conciencia de los límites. Entendemos que esta es una manera bastante difícil de criar a los niños pero siempre debemos tener en cuenta que no se trata de criar con ausencia de límites sino con respeto y entendimiento a las maneras de aprender que tiene cada persona para lo que se necesita muchísima paciencia.

Crianza positiva

Este es el estilo de crianza que la mayoría de los padres intenta implementar en casa, es bastante sencilla de llevar a cabo y son muchísimos los beneficios que tiene esta sobre el niño y su correcto desarrollo y crecimiento. También la podemos encontrar con el nombre de disciplina positiva y consiste básicamente en criar a los niños con el amor y el cariño como punto de partida, es decir, educarlos, corregirlos pero nunca parar de demostrarle y hacerle saber nuestro amor y cariño hacia ellos.

Este representa un estilo de crianza bastante beneficioso para el niño ya que los hogares que se amoldan a este tipo de crianza por lo general representan un ambiente agradable de paz, tranquilidad y alegría, que será lo que los niños van a reproducir más adelante tanto en la escuela como en la comunidad, siendo individuos tranquilos, felices, respetuosos y con una gran estabilidad mental y emocional.

Esta crianza está basada en el respeto y en el amor, y si, castiga los comportamientos inadecuados o inapropiados pero lo hace de manera amorosa sin establecer castigos físicos ni que le puedan dañar su estabilidad emocional, además siempre encuentra la manera de premiar los comportamientos adecuados para que esto sirva como motivación para que continúen realizando estas acciones constantemente.

Dentro de los hogares que aplican la disciplina positiva existe un ambiente agradable y una maravillosa comunicación por lo que los niños encuentran en sus padres a unos amigos y excelentes aliados a la hora de resolver un problema o una inquietud lo que fomenta una autoestima adecuada y una excelente estabilidad emocional.

Con el respeto y el amor como bases principales, esta se convierte en una crianza muy fácil de llevar a cabo y los beneficios que tendrá esta sobre el niño y la tranquilidad del hogar inclinara siempre la balanza a su favor.

Crianza compartida

Hace algunos años el hombre era quien trabajaba para otorgar el sustento a los hogares mientras que la madre se quedaba en casa cuidando del hogar y de los niños, pero esto ha cambiado muchísimos y cada vez son más las madres que forman parte del mundo laboral y que también apoyan monetariamente al padre para el sustento del hogar, logrando así un adecuado equilibrio dentro del hogar pero a todas estas nos preguntamos ¿y los niños?, ¿Quién se encarga de su cuidado? Pues en la crianza compartida tendremos la respuesta a esta pregunta.

Para tener un hijo se necesita tanto una madre como un padre, lo mismo pasa con la crianza, se necesita tanto del cuidado materno como el paterno para que un niño crezca adecuadamente. El término de crianza compartida es relativamente nuevo y surge luego de la introducción de las mujeres en el mundo laboral ya que antes eran ellas únicamente quienes cuidaban de los hijos pero hoy día, por los cambios y la evolución de las mujeres vemos a los padres cada vez más involucrados en esto.

Dentro de este término se establece el tipo de crianza en la que tanto el padre como la madre tienen autoridad y no existe una que sea resaltante. Esto es bastante beneficioso para todos los factores que intervienen en ella. En el caso de las mujeres significa un apoyo bastante grande el saber que los padres pueden ocuparse mientras ellas trabajan lo que reduce mucho las tensiones que por lo general atacan a las mujeres que trabajen fuera de casa.

Muchos estudios han determinado que los padres que intervienen en la crianza de los niños desarrollan una sensibilidad bastante grande lo que hace que el ambiente en casa sea más tranquilo y sereno y para los niños recibir la crianza tanto del padre como de la madre crea una sensación fuerte de estabilidad, además favorece su percepción de las relaciones entendiendo la igualdad de géneros creando individuos sensibles y sin tendencia a la violencia.

Crianza fisiológica

El mundo cambia y avanza constantemente y con esto las personas que lo rodean, actualmente con la tecnología, el trabajo nos queda muy poco tiempo para dedicarle a la crianza, además muchos hemos notado que los adultos generalmente vivimos en un constante apuro, siempre intentando hacer todo a las prisas y con una enorme necesidad de controlarlo todo y de querer intervenir en muchos aspectos que quizás con la intención de ayudar o mejorar terminamos estropeándolo todo.

Muchas veces estas prisas la llevamos a casa, y se ve reflejada en la crianza que le damos a nuestros hijos, metiéndonos en la cabeza que a cierta edad deberían sentarse, comenzar a caminar, decir sus primeras palabras, comenzar a leer y demás cosas que tienen una edad especifica en nuestro reloj imaginario y cuando el desarrollo del niño no se ajusta a estas edades comenzamos a creer que tienen algún problema y peor aún, intentamos ayudarlos a solucionarlo interviniendo de esta manera en su desarrollo normal.

Es por esto que la crianza fisiológica es tan beneficiosa para los niños ya que esta se encarga en dejar que los niños aprendan a su ritmo, sin forzarlos por nuestras creencias ya que realmente no es importante la edad en que un niño comience a caminar sino que lo haga bien en el momento que logre hacerlo ya que esto no es algo que se aprende sino una capacidad que requiere desarrollarse y cada niño es diferente en estos aspectos.

Con una crianza fisiológica el niño crece tranquilo, sin presiones con libertad y esto favorece a que su crecimiento y desarrollo sea oportuno ya que van aprendiendo poco a poco y realizando las cosas cuando se sientan seguros para esto. Esta crianza rechaza la utilización de terapias de aprendizaje ya que el lema principal de esta es que cada niño aprende a su propio ritmo y es necesario respetarlo.

Crianza consciente

La crianza consciente es una manera de criar a los niños, resulta muy compleja pero sencilla a la vez ya que al igual que la crianza fisiológica se trata de entender cada una de las etapas normales del niño y no forzar la realización ni el aprendizaje de estos sino dejar que ellos aprendan poco a poco y vayan realizando las actividades cotidianas conforme de sientan seguros con ellas sin intervenir más que para ayudar o apoyarlos.

En la crianza consciente debemos dejar de ver a los niños como una clase inferior a los adultos a los que se le permiten únicamente los derechos que consideremos correctos, sino más bien como iguales. Dentro de este tipo de crianza ayudamos al niño a crecer y a desarrollarse correctamente al tiempo que aprendemos y descubrimos cosas nuevas que nos ayudaran también a nosotros como adultos.

Siempre debemos recordar que el hecho de ser adultos no nos convierte en seres poderosos y con mucho más poder que los niños, simplemente somos personas con más experiencia y nuestro trabajo es proporcionarles a los niños esta experiencia y aprendizaje, pero con amor, paciencia y dulzura para que les sea sencillo aprenderlas sin sentirse presionados por nosotros.

Una vez que entendemos que los niños son seres humanos al igual que nosotros y debemos entender y respetar sus emociones u opiniones todo dentro del hogar se vuelve más sencillo, aunque es complicado ponernos en su lugar y pensar como ellos lo harían, siempre es posible y resulta una tarea gratificante a la hora de ver los resultados.

Si decidimos educar a nuestros niños a partir de una crianza consiente debemos armarnos de valor y tener la paciencia necesaria para entender sus necesidades y comprender que a veces sus maneras de expresarla no son las correctas, pero es nuestro deber como padres enseñarle las maneras adecuadas de demostrar sus emociones.

Crianza autoritaria

Por lo general las familias tradicionales establecen un estilo de crianza autoritaria, la cual consiste en que los padres son la máxima autoridad, son ellos quienes establecen las reglas, las normativas a seguir dentro del hogar y determinan los castigos necesarios a la hora de incumplir alguna regla. Por lo general usan los castigos como la manera de enseñar aunque no siempre es la manera correcta ya que estos corrigen y castigan sin explicarle motivos ni razones solo con el fin de hacer respetar su autoridad.

Los padres que establecen este tipo de crianza imponen reglas y esperan que estas sean cumplidas sin ser cuestionadas. Este tipo de crianza no fomenta una conducta  propia sino el respeto a las reglas y la repetición de patrones. Es un estilo de crianza totalmente dominante donde el único deber de los niños es aprender y seguir el conjunto de normas establecidas por los padres, los chicos tendrán opinión propia cuando hayan alcanzado la edad adulta mientras tanto deberán cumplir las normas dictadas únicamente por los padres o atenerse a los castigos que pueda ocasionar la desobediencia.

La comunicación no es la base fundamental de esta familia ya que la opinión de los niños no tiene ningún peso ya que se les considera seres inferiores por el hecho de ser niños y no poseer experiencia. Los padres no son receptivos en la crianza de los niños ya que no suelen escuchar las opiniones de estos ni tomarlas en cuenta.

Estos padres si quieren a sus hijos,pero suelen tener expectativas bastante altas hacia ellos es por esto que buscan controlarlo todo y les dan poca libertad a los niños, no es su estilo de crianza dar grandes muestras de cariño ya que creen que con la enseñanza y la protección que le otorgan es suficiente para cumplir con su papel.

Crianza con amor

De por si tener un hijo e iniciar una familia representa uno de los actos más grandes de amor que puede realizar una persona, ya que en esto se basa la familia. amor visto y expresado de diferentes maneras, según el tipo de crianza la pueden expresar con enseñanzas, protección, seguridad, cariño y muchísimas otras maneras. Toda familia exitosa debe tener bases claras de amor, ya que el amor es la energía más fuerte que existe para unir a las personas y vivir con amor fortalece la comunicación y la confianza que se respire dentro del hogar.

No solo es importante sentir amor, sino saberlo demostrar, ya que este es un sentimiento tan fuerte que no debe ser callado sino demostrado ya que el amor genera más amor, y este siempre vendrá acompañado ya que el que ama, respeta, el que ama puede convivir, compartir y sentir confianza dentro del hogar.

Un hogar no debe ser creado por error, todo aquel que vaya a ser padre debe ser por voluntad y no por presiones ni necesidad de llenar un vacío, ya que cuando esto se hace por voluntad es más sencillo que fluya el amor. Para estos existen muchos métodos anticonceptivos y de planificación para que una familia sea creada únicamente en el momento que en que los padres estén preparados para esto.

Las personas que crecen dentro de una familia amorosa por lo general son más seguras de sí mismas, con la estabilidad emocional que les proporciona el poder demostrar abiertamente sus sentimientos y recibir demostraciones constantes de amor, esto les favorece muchísimo en el desarrollo de su autoestima así que básicamente son personas mucho más felices que tienen una gran capacidad para desarrollarse dentro de cualquier ámbito.

Crianza sin violencia

Muchos padres utilizan la violencia, la autoridad indiscutible, la fuerza o los regaños y castigos como métodos para enseñar cuando en realidad esto lo que hace es crear individuos temerosos, con poca confianza en sí mismos y totalmente dependientes, ya que los regaños constantes y la violencia le hacen creer que no son suficientes para realizar algunas tareas.

Con la violencia como método no siempre se logra que los niños aprendan ya que muchas veces el plan sale al revés y se termina generando una gran rebeldía por parte de los niños quienes se cansan de ser maltratados y pueden comenzar a exigir que se les respete. (Ver: Violencia familiar o intrafamiliar)

Es necesario criar a los niños estableciendo una autoridad, que ellos aprenden a respetar, a cumplir normas y seguir instrucciones, pero jamás valiéndose de maltratos ni de agresión física para lograrlo ya que la integridad física y mental de una persona jamás debe ser vulnerada. La violencia no solo es golpes ni maltrato físico, dentro de la violencia también podemos encontrar insultos, terror, ignorar a los niños y muchas otras acciones que le puedan afectar de alguna u otra manera en su desarrollo normal.

La crianza sin violencia intenta establecer reglas, poner límites, pero con una manera disciplinaria adecuada para asegurar su cumplimiento, sin obviar los sentimientos del niño y siempre poniendo su bienestar sobre cualquier cosa. Mostrarle las reglas e incitarlo a que las cumplan sin amenazarlos ni presionarlos es una manera muy buena de enseñarlos ya que con esto desarrollan una gran responsabilidad y madurez la cual los acompañara en todos los aspectos de su vida diaria.

Siempre será más feliz aquel niño con opciones y sin temor, que tenga la libertad de expresas sus ideas y de cuestionar alguna de las reglas que se le impongan sin sentir miedo a ser lastimado o castigado sino con la plena conciencia de que podrá negociar estas reglas y alcanzar un acuerdo entre sus padres ya que entiende la relación de amor y amistad que tiene con estos.

Crianza biológica

Esta es una de las crianzas más criticadas en la actualidad, de hecho, con toda la modernización a la que se ha encontrado expuesta la sociedad esta ha quedado obsoleta casi en su totalidad, es el tipo de crianza de la que muchas veces nos hablan nuestras abuelitas o escuchamos hablar a las señoras mayores de la comunidad, la cual no es ni sana para él bebe ni sana para la madre. Son muy pocas las personas que practican este tipo de crianza y no encontramos ningún registro de que resulte beneficiosa para ninguna de las partes.

Comencemos por recordar que la madre aparte de ser madre también es un ser humano, con metas y una vida más allá de la maternidad y este tipo de crianza trata de que la madre debe vivir solo para los hijos, dejar de trabajar y dedicarle todo el tiempo a los niños, incluso si esto implica descuidar al marido ya que dicen que una mujer es primero madre ante qué otra cosa. Debe olvidar su carrera profesional y cualquier ambición laboral que tenga para dedicarle todo el tiempo posible a los chicos acompañando cada etapa de su vida.

Esto habla de alimentar a los niños solo con lactancia, durante 2 o 3 años y los primeros meses sin ayudarse de ninguna otra fórmula ya que consideran que este es el vínculo mayor que existe entre un niño y su madre, además debe dormir con los bebes y ser únicamente ella quien se ocupe de todas las necesidades, esto coloca a la madre en un fuerte estado de presión que puede ocasionar problemas depresivos o un cansancio extremo que terminara por afectar su trabajo como madre.

También crea un apego  insano en los niños quienes comienzan a depender únicamente de la madre y no aprenden a realizar cosas por si solas. Las personas que la practican dicen que así fueron creadas las cosas y que es la crianza ideal ya que Dios les dio el don de amamantar para que ellas se hicieran cargo de toda la crianza de los niños.

Crianza familiar

La crianza familiar es aquella que se lleva a cabo dentro de los hogares de familia extensa, en la que el niño se cría además de con su madre y padre, con abuelos, tíos y otros familiares quienes pueden aportar en su crianza, con enseñanzas diferentes.

Convivir constantemente con un grupo variado de familiares les genera a los niños grandes dosis de tolerancia y sentido común el cual luego le serán bastante beneficiosos en el momento en que comiencen a asistir a la escuela o para convivir dentro de la comunidad ya que sabrán interactuar con diferentes personas y evitar a toda costa los conflictos que pudieran surgir.

El convivir con muchas personas además de darle a los niños la necesaria capacidad de tolerancia, les proporciona seguridad emocional ya que saben que siempre tendrán a alguien dentro de casa a quien acudir en caso de presentar algún problema o inconveniente, además de pedirle un consejo a personas que sin ser sus padres ni tener esa autoridad sientan el mismo cariño y cuidados hacia él, esto es bastante beneficioso en la etapa adolescente de los chicos.

También encontrarán la diversión y recreación dentro del hogar ya que podrán jugar con sus primos o hermanos sintiéndose siempre acompañados.

Pero no todo es color rosa, para establecer una crianza familiar se necesitan marcar ciertos límites, dejando claro desde el principio que la autoridad de los padres es la superior y que pueden recibir ayuda de los abuelos o tíos, pero sin entrometerse en su manera de criarlos ni intentar cambiar las reglas o modalidades de crianza a espaldas de ellos.

En muchos casos se ha visto que los padres luego de haber iniciado una crianza familiar con su hijo comienzan a tener problemas con los que integran la familia porque comienzan a tomarse atribuciones sobre el niño o a sentir derechos de criticar e incluso intentar cambiar las reglas, por esto se debe pensar bien antes de comenzar a criar a su hijo de esta forma, por si bien, los beneficios son enormes las complicaciones que se podrían dar también lo son.

Crianza responsable

La responsabilidad es una de las primeras características que debe tener la persona que vaya a comenzar a conformar una familia, es importante que sea una persona capaz de suplir todas las necesidades que se presenten dentro del hogar y con la suficiente madurez para abordar y solucionar todos los problemas que puedan surgir de manera justa y correcta para así darle a los niños seguridad tanto física, como económica, mental y emocional para que se desarrollen adecuadamente sin problemas.

Una persona responsable podrá cuidar de su familia y estar al pendiente de que no le falte nada, además se encargara de corregir todas las fallas que encuentre en el hogar y será lo suficiente maduro como para determinar si la falla que está notando proviene de el mismo y de ser así, la solucionara de inmediato para asegurar el correcto funcionamiento de la familia. Entendemos a la familia como un sistema, ya que cuando uno de sus partes fallas, todo comienza a fallar.

Una crianza responsable incluye fijar una serie de normativas, pero con anticipación y con la debida implicación de todos los integrantes de la familia y mantenerlas constantemente siendo estrictos en la exigencia de su cumplimiento pero sin llegar a lastimar ni maltratar por ellas, pero no solo se trata de corregir lo malo, sino también es importante que se realce lo bueno, ofreciendo elogios y halagos a los hijos cuando hagan algo bien ya que esto les servirá de motivación para continuar con estas conductas.

Unos padres responsables no se salen de quicio ni pierden la calma cuando sus hijos no siguen algunas normas o cuando traspasan alguno de los límites establecidos, sino con confianza, tranquilidad, paciencia y mucha autoridad, le hacen saber lo que hicieron mal y le explican las consecuencias que esto traerá. Criar a los niños bajo un estilo responsable generara muchas máspersonas responsables, maduras y realistas que harán del mundo un lugar mejor.

Crianza extensiva

Una crianza extensiva es aquella que abarca todo lo relacionado con el cuidado de los niños. Se trata de imponer reglas, verificar su cumplimiento, satisfacer sus necesidades, demostrarles cariño y afecto a los niños, ser responsable en su cuidado procurando que estos cumplan con todos sus deberes, pero también disfruten de sus derechos. En este tipo de crianza los padres son la autoridad máxima, pero tratan de no imponerla, sino que los hijos sientan deseos de respetarla para poder abarcar la confianza y además crear vínculos de amistad, respeto y amor.

Es el tipo de crianza más amplia ya que en este caso los padres son omnipresentes, deben ser educadores, amigos, recreadores, protectores. Por lo general les queda muy poco tiempo para ellos mismos lo que puede ocasionar estrés, además los niños pueden comenzar a desarrollar algún tipo de dependencia ya que los padres realizan todo con ellos y para ellos que pudieran dejar de realizar las tareas habituales si no cuentan con su ayuda o su intervención.

Muchos sectores critican esto, opinando que para que un niño desarrolle aptitudes y habilidades debe contar con cierta libertad para intentarlo y con un amplio margen para equivocarse y la sobreprotección que les genera este tipo de crianza no resulta del todo beneficiosa. Puede dar lugar a niños malcriados, rebeldes o con poca seguridad para realizar actividades comunes, teniendo baja autoestima y temor para realizar las actividades.

Crianza afectiva

Este es uno de los tipos de crianza más recomendadas por los expertos ya que se trata de una crianza bastante empática, donde se enseña a los niños desde el amor, respetando sus opiniones poniéndonos en su lugar para entender sus pensamientos y reacciones y jamás parar de demostrarles amor y cariño generando de esta manera dentro del hogar un ambiente sano en el que los niños crezcan felices y se sientan queridos, además de tener la libertad de ellos mostrar sus sentimientos y hacer muestras de cariño sin sentir pena.

Dentro de un tipo de crianza afectiva colocamos a los niños en primer lugar, siendo lo más importante dentro del hogar. También podemos entender que el afecto puede expresarse de muchísimas formas por lo que vemos a madres consentir a los niños, realizarles sus comidas preferidas, ayudarlos con las tareas, teniéndole paciencia, pero sobretodo corrigiéndolos para que estos aprendan con todo el respeto y el amor del mundo sin lastimarlos ni hacer que estos sientan temor o algún tipo de presión.

Es muy sano decir te quiero de vez en cuando, llenar de besos y abrazos a nuestros hijos para hacerle saber el amor que sentimos por ellos y lo importante que son en nuestra vida, ya que nuestro deber no es solo enseñar, sino también convertirnos en amigos y aliados de nuestros hijos.

Los niños que crecen en familias afectivas son bastante felices y tienen una enorme facilidad para relacionarse con personas fuera del núcleo familiar por esto siempre debemos tener en cuenta lo saludable y los enormes beneficios que trae el demostrarles amor a nuestros hijos siempre que tengamos la oportunidad.

Crianza no afectiva

Dentro de un tipo de crianza no afectiva los padres se ven a sí mismos como la máxima autoridad. Siempre piensan que su único deber es enseñar a los niños y opinan que para esto es necesario establecer reglas fijas de estricto cumplimiento y enseñar con disciplina la manera de cumplirlas, también suelen trazar limites bien establecidos entre la relación de padre e hijo para que estos no incurran en faltas de respetos ni abusos y de lugar a una familia disfuncional

Los padres tienen una alta jerarquía y los hijos deben respetar esto, no deben tratarlos como amigos y suele ocurrir que no le tengan tanta confianza o que se sientan intimidados en su presencia. Por lo general, estos padres pueden amar a sus hijos, pero no le demuestran los sentimientos por considerarlos una muestra de debilidad frente a ellos ya que siempre intentan mantener la estampa de personas fuertes y poderosas.

Las pocas muestras de amor que reciben hacen que ellos tampoco sepan cómo demostrar sus sentimientos o crean que los sentimientos son sinónimo de debilidad por lo que suelen crecer siendo personas retraídas, con inestabilidad emocional y con dificultades para las relaciones interpersonales. Solo ven en los padres a unos tutores que los enseñan y disciplinan, pero no se sienten en confianza de acudir a ellos para buscar un consejo o contarles un problema lo que es bastante perjudicial para el crecimiento de un niño.

Crianza temporal

Cuando un niño se encuentra en situación de abandono, es huérfano o se encuentra en centros de acogida por haber sido víctima de maltratos o abusos por parte de sus padres biológicos, las personas pueden optar por su adopción, para darle a estos niños una calidad de vida, una visión diferente y agradable de los que son las relaciones, para de esta manera hacer crecer su hogar formando una familia siempre con la intención de amar y respetar a estos niños.

La adopción de los niños que han pasado por problemas tales como abandono, abuso o muerte traumática de los padres no siempre es la más sencilla, de hecho exigen a los padres que pasen con ellos un tiempo, es cuál es el que conocemos como la crianza temporal que consiste en dejar a los niños en un hogar para verificar como se adaptan a este, el tiempo lo determinaran los supervisores del centro de acogida y de los organismos de protección al niño, pudiendo ser de solo una noche a variar hasta alcanzar algunos meses.

La crianza temporal culmina cuando los padres logran obtener la custodia de los niños, pero esto no siempre es así, por lo que es necesario que los padres estén conscientes de que estos serán niños difíciles que no siempre se acostumbraran al hogar donde reciban la crianza temporal, también puede ser que los padres demuestren no ser aptos para lidiar con todos los problemas que pueden venir con estos niños.

Desde un principio los padres reciben charlas y entrenamientos indicándoles que serán el punto de acceso de estos niños con la nueva realidad de una familia pero que ellos no siempre serán la familia con los que se quedarán por lo que se le debe dar todo el amor, cariño y enseñanza mientras dure, pero sin encariñarse ni apegarse mucho a los niños.

Crianza materna

Entendemos que tanto la crianza de los padres como la de las madres es importante para el crecimiento y desarrollo de los niños muchos sectores opinan que la más importante es la materna, ya que son ellas quienes  llevan al niño en su vientre y posteriormente son quienes los alimentan de su cuerpo mediante la lactancia.

Mayormente en los hogares conformados por un tipo de familia patriarcal esta es la crianza que los niños reciben, ya que al estar los padres constantemente fuera de casa buscando el sustento económico y alimenticio los niños quedan en casa al cuidado de la madre, recibiendo de ella todos los cuidados necesarios.

La crianza materna se diferencia de la paterna por ser más afectiva, estudios han demostrado que las mujeres desarrollan un instinto maternal incluso antes de ser madres, sintiendo empatía por todos los niños del mundo. La familia matrialcal también suelen ser más comunicativas y demostrativas lo que hace que se les facilite muchísimo la relación con los niños y que estos al ser criados por ellas desarrollen una excelente capacidad de demostrar sus sentimientos.

Las madres también suelen ser más permisivas con los chicos, siempre con su enorme capacidad de negociación y la confianza que les genera la comunicación que utilizan con ellos, sin embargo, además de presentarse las madres como más afectivas y cariñosas también suelen ser más controladoras y estrictas que los padres. Tanto la presencia materna como la paterna es importante para el desarrollo de los niños sin embargo, aún se continua viendo como más importante la presencia de la madre en la sociedad.

Hijos de crianza

Entendemos como hijo de crianza a aquel niño que convive en el seno de la familia siendo criado por estos como hijo pero sin tener ningún vinculo ni sanguíneo ni civil que los una. Únicamente poseen un lazo afectivo y es lo que los conlleva a convivir como una familia. una relación familiar que no está conformada por lazos legales ni sanguíneos tiene como base fundamental los valores tales como el amor, la confianza y el respeto.

No existe una ley que defienda a estos hijos pero en caso de reclamo de herencia son reconocidos por la jurisprudencia ya que se entiende que no existe un solo tipo de familia y que las formas para constituirlas son muy variadas y entra en esta clasificación lo que conocemos como familia de hecho o afectivas, por lo tanto estos hijos gozan de reconocimiento civil contando con los derechos que cuenta un hijo legitimo tales como protección y reconocimiento patrimonial.

Siempre se intenta cuidar del bienestar de los llamados hijos de crianza, incluso, en algunas leyes de países europeos se considera una violación a sus derechos alejarlo de su familia de crianza contra su voluntad así sea para que vuelvan a su familia biológica.

Sin embargo, para que un niño sea considerado hijo de crianza y por lo tanto pueda optar por los derechos que le corresponden debe demostrar que mantiene una relación de convivencia con la familia de crianza por varios años y además demostrar una fractura en la relación con sus padres biológicos que incluya la desasistencia económica y emocional.

La crianza y el apego

El apego es la unión que sienten los padres con los hijos y viceversa. Generalmente surge cuando son los mismos padres quienes crían a sus hijos y están con ellos regularmente formando parte de todo su proceso de crecimiento y desarrollo, pero más que todo estos lazos de apego se dan con las madres mayormente durante el proceso de lactancia de los pequeños aunque puede darse con cualquiera de los progenitores.

El apego ha sido visto de varias maneras por los expertos, muchos indicando que este comienza a representar una necesidad para los niños ya que para que se sientan cómodos y seguros durante el proceso de crecimiento necesitan desarrollar estos lazos y también para acatar con mayor facilidad las normas y reglas que impongan los padres ya que tendrán en ellos total confianza.

Esto inicia desde el embarazo, momento en que la familia se prepara para traer un niño al mundo, pueden desarrollar apego desde ese mismo instante, y esto garantiza que serán unos padres cuidadosos y harán lo posible por el bienestar del bebe, esto incluye alimentarlo eficientemente, demostrarles amor constantemente y propiciarles un ambiente oportuno para su descanso.

Los sectores que indican que esto resulta incorrecto alegan que es por el tiempo que tienen que dedicar las familias a esto, ya que cuando los niños desarrollan apego comienzan a requerir de la presencia de los padres constantemente lo cual puede afectar su desarrollo profesional y su vida personal, ademas de traducirse en altas dosis de cansancio y estrés.

La crianza y la salud

La crianza es el medio que los padres utilizan para cuidar a sus hijos, siendo el factor más importante en el cuidado de la salud de los niños desde el primer momento que estos nacen, ya que si bien, es importante la intervención de los expertos y especialistas en el cuidado de los niños los padres o quienes estén a cargo de la crianza de los jóvenes son los principales garantes de un adecuado acceso a la salud de los niños.

Desde el momento que los niños nacen y se le da acceso a la lactancia materna y a los alimentos adecuados para su edad, se cuida que no se ensucien, que no se lastimen, que no lleven a su boca objetos contaminados o peligrosos se está cuidando su salud, pero siempre debemos recordar que la salud no es solo algo físico, además debemos mantener a nuestros chicos con una adecuada estabilidad emocional para cuidar de su salud mental.

(Visited 187 times, 1 visits today)
Categorías Crianza

Deja un comentario