Embarazo: ¿Qué es? síntomas, tipos, etapas y mucho más

La capacidad de desarrollar una nueva vida dentro del cuerpo femenino es un hecho majestuoso e increíble, las mujeres poseen el don de la vida y que en nuestro vientre crezca un nuevo ser, dicho proceso es conocido como el embarazo, una etapa muy importante para muchas y en el siguiente articulo te otorgaremos más información sobre esto, sus etapas, síntomas, variaciones y mucho más.

¿Qué es?

Se conoce como embarazo a un periodo determinado, que inicia desde que el cigoto es implantado en el útero hasta el momento del nacimiento, durante todo este proceso las mujeres sufren una gran variedad de cambios tanto físicos como en su metabolismo, morfológicos, a nivel biológico y hormonal, cada uno de estos cambios se hacen en pro a la protección y nutrición del feto, para que así este pueda desarrollarse correctamente.

Entre estos cambios pueden destacar por ejemplo una falta de menstruación regular, lo cual contaría como un cambio hormonal y el agrandamiento de los senos, los cuales comienzan a producir la leche materna, que se considera el principal alimento de los bebés y el único hasta cierta edad.

Por otro lado existe lo que conocemos como gestación, esto se refiere específicamente al desarrollo y crecimiento de la nueva vida intrauterina, es decir el proceso de desarrollo del feto, mientras que los cambios que se dan en la madre y hacen dicho crecimiento posible, es lo que se determina como embarazo.

El embarazo en las mujeres se trata comúnmente de una gestación unitaria, es decir que lo más común que es se trate de un solo feto en desarrollo, sin embargo puede existen casos de dos o más fetos en crecimiento, lo cual se conoce como embarazo múltiple.

Por otra parte es importante destacar el tiempo de duración del embarazo en las mujeres, se puede contar por meses los cuales son 9 o semanas, lo cual se trataría de 40 aproximadamente, comenzando a contar desde el día inicial en el que la menstruación se presentó por última vez y si se cuenta por medio de la fecundación, sería aproximadamente 38 semanas.

Tipos

El embarazo es una etapa de cambios, riesgos, dudas, felicidad e ilusión para muchas, se destaca que cada embarazo es diferente, cada mujer tiene una experiencia distinta y ni siquiera los distintos embarazos en la misma mujer marchan y se desarrollan de la misma forma.

Existe una variedad de tipos de embarazos los cuales se destacan por ciertas particularidades, sin embargo se suelen generalizar en tres tipos donde se desglosan otros tantos más, estos tipos varían desde la cantidad de fetos, la condición del desarrollo embrionario, entre otras características.

Estos tipos de embarazo son:

Intrauterino

Este se puede considerar un embarazo normal y el que ocurre con más frecuencia, se trata de aquel embarazo que se compone de tres trimestres y se desarrolla en el interior del útero, implantandose en él un óvulo fértil.

Durante el tiempo de duración de este embarazo y una vez que el ovulo ya se encuentra dentro del útero, comienza a desarrollarse la placenta, así mismo existirá un conducto que otorgara al bebé los nutrientes, oxígeno y el flujo sanguíneo necesario para crecer correctamente, esto se le llama cordón umbilical.

Dentro de este tipo de embarazo pueden existir ciertas alteraciones que se clasifican como embarazo de bajo riesgo y embarazo de alto riesgo.

Además también se puede considerar dentro de este tipo de embarazo los embarazos múltiples, estos son aquellos en los que más de un óvulo es fecundado a la vez, pueden ser dos o más los cuales se clasifican como gemelos o mellizos, trillizos, cuatrillizos, quintillizos, entre otros.

Este tipo de embarazo múltiple suele suceder con más frecuencia en las mujeres que genéticamente tienen probabilidades de desarrollarlos, o aquellas que son fecundadas de manera artificial.

Ectópico

Este tipo de embarazo es aquel que ocurre cuando el óvulo fecundado no se implanta dentro del útero si no en cualquier otra área cercana, debido a esto no es posible que el embarazo se complete pues este tipo de embarazo significa un peligro para la madre, y es necesario extraer el óvulo para que la mujer no sufra ningún problema.

Este tipo de embarazo suele afectar significativamente a la madre a nivel psicológico, pues implica una pérdida segura, ya que el feto no lograra sobrevivir ni desarrollarse correctamente, por este motivo se puede crear un trauma en la mujer y lo mejor es otorgarle ayuda profesional para superar las heridas sentimentales que existan a raíz de este suceso.

Por otra parte se debe destacar que el haber padecido un embarazo ectópico, no es indicativo de que en los siguientes embarazos este hecho se repita, pues no es un factor que determine el estado de salud de los embarazos que vendrán, ni tampoco incapacita la mujer para volver a quedar en cinta.

Otro nombre con el que se le conoce a este tipo de embarazo es embarazo extrauterino, las posibilidades de desarrollo no suelen ser mayor a los primeros tres meses, se suelen manifestar algunos síntomas específicos y probablemente se produzca una expulsión espontánea durante el transcurso de la semana 6 o 7 semanas.

Si esto no ocurre lo más probable es que se provoque una expulsión con la ayuda de algunos fármacos o con alguna intervención quirúrgica, esto con el fin de poner a salvo la vida de la madre.

Además de esto, el embarazo ectópico tiene subtipos que dependen del lugar en donde se haya alojado el óvulo, estos son:

Tubárico: cuando el óvulo se aloja en las trompas de Falopio de la mujer provocando obstrucción e inflamación.

Ístmico: en este caso también se aloja en la trompa de Falopio pero en un área específica, la última porción de la misma llamada istmo.

Ovárico: en este caso, es común que el óvulo se confunda con algún quiste porque se aloja dentro del ovario.

Cervical: cuando se aloja en el conducto o cuello del útero.

Abdominal: en este tipo de embarazo ectópico la implantación se produce en una cavidad encontrada en el área peritoneal.

Intramural: este es cuando el óvulo se encuentra alojado en una capa interna de músculo perteneciente al útero, pero es muy poco probable que esto suceda.

Molar

Este es un tipo de embarazo en el cual existe un riesgo muy alto para la madre y una posibilidad nula de sobrevivir para el embrión, cuando se habla de embarazo molar nos referimos a un tipo de embarazo en el cual el óvulo fue fecundado anormalmente, esto provoca un crecimiento descontrolado de la placenta llevando a la formación de quistes.

Debido a esto, no existe una formación adecuada ni un crecimiento del embrión; dichos quistes formados en el útero por el embarazo molar no se consideran de tipo maligno o cancerígeno.

Sin embargo puede tener consecuencias que pueden resultar graves e incluso aunque no sean cancerígenos, los quistes pueden conllevar al desarrollo de esta enfermedad, por este motivo es importante que se interrumpa el embarazo en el momento en el que se da a conocer.

Existen dos clases de embarazo molar, uno es el considerado completo, en el cual no existe ningún indicio de ser normal en ningún aspecto, ni en el área de la placenta ni en el mismo embrión, esto se traduce a que la carga cromosómica es 100% paterna, lo cual no se considera normal pues suele ser 50% materna y 50% paterna.

Por otra parte está el embarazo molar parcial, este es cuando algunos aspectos son normales pero no lo es el desarrollo embrionario, en cuanto al área cromosómica se reconoce un 50% de carga materna y el 50% de la carga paterna, pero esta última se encuentra doblemente agrupada, es decir que en vez de tener a cantidad normal de 46 cromosomas se encuentran 69.

Síntomas

Durante los tres primeros meses de embarazo se considera que la sintomatología que se manifiesta es mucho más fuerte e intensa, por lo general esta gran cantidad de síntomas son los que dan a conocer la existencia de la gestación, ya que son signos característicos de ella y mientras van pasando las semanas estos se van incrementando.

Por ejemplo el primer mes suele ser el menos intenso, se pueden experimentar ciertas sensaciones nuevas y extrañas pero nada demasiado radical.

En el momento en el que el óvulo que ya fue fecundado llega hasta el útero, y existe un aumento en la producción de cierta hormona, la cual colabora para que este óvulo madure lo suficiente para llegar a ser un feto y pueda así alimentarse de la placenta, esta hormona es la hCG u hormona gonadotropina coriónica humana.

Además las hormonas de estrógeno y progesterona también aumentan, todos estos incrementos hormonales provocan cambios físicos y manifestaciones sintomáticas destacables.

Al pasar los meses comienzan a manifestarse algunos síntomas como los siguientes:

  • Aumento del tamaño y la sensibilidad del pecho, esto se debe a los cambios hormonales que provocan la preparación de dicha parte del cuerpo para la producción de leche y así cumplir su función.

  • Fatiga, cansancio y somnolencia, esto sucede porque durante el embarazo la producción de sangre aumenta y esto representa un desgaste energético en el cuerpo, además la actividad en el organismo es considerable, por este motivo es importante descansar.
  • Constantes deseos de orinar, debido al aumento en el tamaño del útero y la presión que esta ejerce en la vejiga; este es un síntoma bastante común.
  • Antojos, este es uno de los síntomas más destacables de las mujeres embarazadas, a pesar de que no es un signo presente en el 100% de los casos, estos antojos pueden venir acompañados del rechazo a algunos alimentos.
  • Mayor sensibilidad olfativa, este síntoma es común y viene de la mano con el rechazo de algunos olores en específico, pues el hecho de lograr apreciar mejor un olor puede provocar desagrado.
  • Náuseas y mareos, este es, entre todos, el síntoma más destacable, pues es la que se presenta con mayor frecuencia; por lo general las náuseas suelen manifestarse durante las primeras horas del día y pueden venir acompañadas de vómitos, esto se debe al aumento de la hCG en el cuerpo.
  • Ausencia menstrual, esto también puede ser un claro indicio de la existencia de un embarazo, aun más cuando la frecuencia del ciclo menstrual es regular.

  • Humor cambiante, esto también se debe a los cambios hormonales que existen en el organismo, las mujeres embarazadas por lo general serán más sensibles de lo normal y sus emociones serán mucho más intensas.

Síntomas de un embarazo ectópico

Existen casos en los que la muerte y expulsión del embrión sucede de manera tan prematura que los síntomas son realmente pocos y leves, debido a esto, es común que el embarazo ectópico pase desapercibido y sea confundido con un ciclo menstrual atrasado.

Por otra parte existen casos en los que el embarazo avanza un poco más, es decir que el desarrollo del embrión se inicia y esto puede provocar una gran variedad de síntomas, entre estos se encuentran fuertes dolores a nivel del abdomen o en el área de la pelvis, sobre todo en un área o lado más acentuado, esto suele darse en un 50% de los casos.

Otro síntoma que se puede dar durante el embarazo ectópico es el sangrado abundante por la vagina, la desaparición temporal del ciclo menstrual, mareos o vómitos, aumento en el tamaño y la sensibilidad de las mamas, dolor en áreas como la columna y los hombros, aceleración de la frecuencia cardíaca, malestar en el resto del cuerpo, problemas a nivel intestinal, entre otros.

Por otra parte, en caso de que el área donde se encuentra el embrión sufra una ruptura o una hemorragia, estos síntomas mencionados se agudizan de forma significativa dando paso a una irritación en el peritoneo, e incluso puede causar un shock en la mujer, esto suele ser una de las complicaciones más presentes en los embarazos ectópicos.

Otra consecuencia mucho menos común es la infertilidad, pero esto realmente afecta a una parte muy pequeña de las mujeres que sufren un embarazo ectópico, pues del 85% al 90% de las mujeres logran tener un embarazo totalmente normal posterior a este inconveniente.

Embarazo sin síntomas

Así como existen mujeres embarazadas que experimentan una gran cantidad de síntomas y signos que manifiestan la existencia de la gestación, existen algunas otras que no presentan ningún tipo de síntoma, nada que le dé indicios de embarazo; es conocido que no todos los embarazos son iguales y los cambios hormonales no afectan a todos los organismos de la misma forma.

Pueden existir los casos en los que las mujeres hayan confirmado su embarazo con cualquier tipo de prueba, pero no presenten ningún cambio ni sintomatología y el embarazo no se manifiesta hasta que comienzan a darse en ellas los cambios físicos típicos, como lo es el aumento en el tamaño de su vientre.

Es común que los síntomas no se manifiesten en las seis primeras semanas. sin embargo existen alguna mujeres en las cuales el embarazo asintomático se extiende durante los tres primeros meses, probablemente el único síntoma que se manifieste en ellas sea la somnolencia, por esto es común que muchas mujeres no sepan que están embarazadas sino hasta varios meses después.

Esta falta de síntomas no representa nada negativo, no quiere decir que algo marche mal en el embarazo ni es signo de alguna anormalidad, por el contrario, puede considerarse buena suerte el hecho de no tener que pasar por estos síntomas, que pueden resultar incluso molestos para muchas.

Sin embargo siempre es importante mantener un control durante la gestación, para siempre tener un 100% de seguridad de que todo marcha bien.

Etapas del embarazo

A lo largo de las 40 semanas de duración en el embarazo, la cantidad de cambios existentes en el cuerpo de la madre y en el desarrollo gestacional son cada vez mayores, un embarazo suele dividirse en tres etapas de tres meses cada una, y durante cada etapa existe una variedad de características, además cada uno de estos trimestres duran aproximadamente 13 semanas o un poco más.

Primer trimestre

  • Cambios en la madre

Durante esta primera etapa del embarazo, la madre tendrá una gran cantidad de cambios a nivel hormonal pues algunas de ellas se comenzarán a producir en mayor medida, esto tendrá como resultado la manifestación de diferentes síntomas que son muy conocidos, entre estos se encuentran el cansancio, la acidez, la sensibilidad en los senos, las náuseas matutinas, problemas de estreñimiento, antojos, entre otros, destacando por supuesto la falta de menstruación.

Es posible que se presenten en algunas mujeres dichos síntomas sean bastante fuertes, y en otras en cambio quizá no presenten ninguno o pocos de ellos.

  • Cambios en el bebé

A la vez que suceden todos estos cambios en la madre, el futuro bebé también se va desarrollando, lo cual implica una cantidad de cambios que lo ayudan a crecer, en este primer trimestre durante las primeras semanas será reconocido como un embrión, este se va desarrollando tanto externa como internamente, es decir en sus órganos.

En este punto el corazón del embrión empezará a tener palpitaciones, además se van desarrollando sus extremidades y la cabeza, pero todo esto sucede de manera progresiva.

Entre las semanas cuatro y cinco la médula espinal y el cerebro del embrión se desarrollan, además el corazón se forma y comienzan a brotar sus brazos y piernas; posteriormente en la semana ocho, los primordiales órganos ya se habrán empezado a formar, así como el cráneo y las estructuras protectoras externas.

Así mismo el corazón latirá y las extremidades serán suficientemente largas para que las manos y pies se desarrollen, de igual forma los órganos sexuales se formaran, así como los párpados.

Al llegar a la semana número doce, el embrión ya se puede considerar un feto, pues este ya tiene una apariencia más fácil de reconocer, en este punto ya se nota de manera clara el cordón umbilical, además tanto los nervios como los músculos del feto serán funcionales.

Como ya se han desarrollado los órganos sexuales, en este punto se podrá conocer el sexo del feto, la cabeza deja de crecer de forma veloz y se va balanceando con el tamaño del cuerpo, además empieza a desarrollar habilidades como lo es cerrar los puños o los párpados, los cuales se mantendrán así hasta la semana 28, aproximadamente.

Segundo trimestre

  • Cambios en la madre

Durante esta etapa el embarazo suele ser mucho más leve en cuanto a los síntomas se refiere, muchos de ellos ceden y las molestias son menores en comparación a los primeros tres meses, en este punto las náuseas suelen desaparecer, esto se debe a que el cuerpo va acostumbrándose a todos los cambios hormonales.

En este punto también se comienzan a notar mucho más los cambios físicos en la madre, el vientre es mucho más prominente y los pechos se agrandan y pueden incluso comenzar a expulsar leche de manera ocasional.

Así mismo la madre debe comenzar a descansar más y comer un poco más seguido, en cantidades menores, y se darán aún más cambios físicos significativos como por ejemplo un tono más oscuro en el área de las areolas, manifestación de estrías en ciertas áreas específicas como los glúteos, las mamas o los muslos.

También se da un oscurecimiento de algunas partes del cuerpo como la nariz, las mejillas, la frente y la línea que se alarga desde el ombligo hasta el inicio de la área púbica, sensación de hormigueo en las manos e inflamación de los pies y tobillos.

Además, antes del final de este trimestre el bebé comenzará a manifestar de manera más evidente, para la madre, sus movimientos, además los órganos de la madre se reacomodaran según el crecimiento del útero.

  • Cambios en el bebé

En este punto el desarrollo del bebé se encuentra más avanzado, la mayoría de sus órganos ya se encuentran desarrollados prácticamente en su totalidad y desarrolla muchas habilidades y reflejos como la succión, el hecho de tragar y de rascarse.

Durante la semana número dieciséis el esqueleto ya está mucho mejor conformado por los tejidos, tanto óseos como musculares, aunque aún deben terminar de desarrollarse.  Además ya comienza a formarse la piel y el meconio que se encuentra en el intestino del feto, lo cual será lo primero que expulse y lo que se podría considerar la primera materia fecal, en esta semana también comienzan los reflejos de succión.

En la semana número veinte, la actividad del feto comienza a ser más constante, los movimientos se manifiestan más y la madre puede notarlos con mayor facilidad, además la piel en formación se encuentra protegida por el lanugo, lo cual es una especie de vello muy delgado.

En este punto los vellos como las pestañas y las cejas ya se desarrollaron, así como las uñas tanto de pies como de manos, así mismo en esta semana el bebé desarrolló la habilidad de tragar o deglutir y escuchar.

Al acercarse la semana número veinticuatro, el bebé está mucho más desarrollado y comienza a hacer muchas más cosas como por ejemplo el reflejo de sostener, bostezar y sobresaltarse, así mismo comienza a dormir y despertar por cierto tiempo durante el día y la noche.

En cuanto a los órganos del bebé, se encuentra formado por completo cada uno de los pulmones, aunque no han empezado a cumplir su función, los glóbulos sanguíneos se producen gracias a la médula ósea y las papilas gustativas ya se comienzan a desarrollar al igual que las huellas dactilares, que en este punto ya se encuentran totalmente formadas.

El cabello ya ha empezado a crecer y los testículos (en el caso de los niños) ya se han desarrollado, y el útero y ovarios (en el caso de las niñas) ya se han formado en su debido lugar, en cuanto al peso y la grasa corporal del bebé va aumentando.

El rostro del bebé ya está definido, sus ojos, orejas, boca y nariz se formaron y aunque la velocidad de crecimiento de la cabeza ha disminuido, sigue existiendo una desproporción en comparación al cuerpo.

Tercer trimestre

  • Cambios en la madre

En este punto el embarazo se encuentra en el momento cercano al nacimiento de su bebé, en este momento la vejiga de la madre estará un poco presionada por el útero, debido a esto la frecuencia en la necesidad de orinar aumentara.

Así mismo algunos otros órganos se encontraran también presionados por el bebé, como por ejemplo el estómago, por este motivo quizá la madre sienta pesadez con pequeñas porciones de comida, así mismo los pulmones tendrán algo de dificultad para expandirse y por esto puede sentir la mujer una pequeña sensación de ahogo.

Además de esto la mujer puede experimentar acidez, inflamación en el rostro, manos y pies, expulsión de calostro, abultamiento del ombligo en algunos casos, insomnio y en este punto pueden comenzar las contracciones de Braxton-Hicks, las cuales son indoloras y se conocen como contracciones falsas.

En cuanto a la preparación del cuerpo para el parto normal, va sucediendo el borramiento del cuello uterino, la dilatación del mismo, las contracciones uterinas, entre otras situaciones; todo esto va sucediendo de manera progresiva, además pueden surgir algunos dolores en ciertas áreas como la ingle, el hueso pélvico y la zona lumbar, esto se debe al peso del área abdominal.

  • Cambios en el bebé

En este punto, la fuerza de los movimientos y patadas es mucho más notable, el espacio comienza a ser muy reducido para él, porque ha crecido significativamente, los pulmones ya están totalmente formados y desde la semana 37 el bebé logra sobrevivir fuera del útero materno.

Cuando el embarazo alcanza las treinta y dos semanas, los huesos del bebé se han desarrollado correcta y completamente a pesar de que no son del todo fuertes, además existe una mejor percepción de luz pues sus ojos pueden abrirse y cerrarse sin problemas. Por otra parte, el cuerpo tiene la capacidad de retener hierro y calcio, el vello delgado que protege su piel se va desprendiendo.

Durante la semana número treinta y seis el bebé aumenta su grasa corporal, en este momento la fuerza de los movimientos disminuye pero se perciben mejor sus estiramientos dentro del útero.

Posteriormente entre las semanas treinta y siete y cuarenta, cada uno de los órganos del bebé se encuentran totalmente funcionales. De igual forma se produce el encajamiento, en el cual se coloca en posición para salir con la cabeza incrustada en el espacio pélvico de la madre, y de esta manera estará listo para el momento del parto.

Riesgos

En cuanto a los riesgos en el embarazo existe una variedad de ellos, factores que pueden ocasionar imprevistos y situaciones que sean desfavorables para la gestación. Algunos de estos factores son:

Problemas de salud: algunas mujeres padecen previamente algún inconveniente en su salud que puede ocasionar riesgos dentro del embarazo, como por ejemplo hipertensión, quistes en los ovarios, diabetes, problemas a nivel cardíaco, algún problema o enfermedad autoinmune, padecimientos renales, exceso de peso significativo o desnutrición, hipotiroidismo o hipertiroidismo, Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida o VIH, entre otros.

Edad: este es otro factor que puede ocasionar algunos problemas en el embarazo, por ejemplo si la mujer es madre primeriza y tiene más de 35 años existe la posibilidad, aunque no en todos los casos, de tener complicaciones durante el parto, extensión del tiempo en el mismo, estancamiento durante el proceso y necesitar intervención quirúrgica durante el mismo, es decir un parto por cesárea, además de correr el riesgo de que el bebé nazca con alguna deficiencia a nivel genético.

En el otro extremo también existe el riesgo de que la madre sea menor de edad o adolescente, esto puede ocasionar hipertensión y deficiencia en los niveles de glóbulos rojos, además puede tener un parto prematuro.

Estilo de vida: las rutinas o adicciones que pueda tener la madre durante el embarazo también pueden representar un alto riesgo, tanto para el desarrollo del bebé como para la forma de avanzar del embarazo, por ejemplo si la madre consume alcohol o drogas, esto llegará directamente al feto por medio del cordón umbilical y puede provocar trastornos físicos, intelectuales o a nivel motor.

Condiciones durante el embarazo: existen variaciones que pueden provocar riesgos durante el embarazo, entre estos se pueden encontrar por ejemplo un embarazo múltiple, el cual puede provocar partos prematuros y aún más si la madre es mayor de 30 años, esto puede ocasionar deficiencias respiratorias para los bebés, además posiblemente sea necesario que nazcan por medio de una cesárea.

Además de esto la preeclampsia, la eclampsia o la diabetes gestacional también pueden representar factores de riesgos para el embarazo.

Complicaciones

Además de esto pueden existir algunas complicaciones en el embarazo las cuales pueden o no ir unidas a los factores antes mencionados, por ejemplo, el aborto natural o espontáneo, las infecciones de diferentes tipos como respiratoria o urinaria, las cuales pueden provocar problemas tanto a la madre como al bebé.

También se pueden dar hemorragias o sangrado excesivo, preeclampsia, embarazo extrauterino, diabetes gestacional, sufrimiento fetal, mala posición del feto, desprendimiento de placenta prematuro, entre otros.

Pruebas de embarazo

Existen muchas formas de saber sobre la existencia de un embarazo, existen desde pruebas antiguas caseras, pruebas de farmacia y algunas un poco más certeras como las realizadas en laboratorio, aunque también es posible enterarse gracias a una visita al ginecólogo gracias a un eco, estas se pueden realizar en cualquier momento y mientras más pronto se conozca de la existencia de éste, más fácil será mantener los cuidados prenatales necesarios.

Las diferentes pruebas de embarazo que existen son:

Pruebas de farmacia u orina

Estas suelen ser las más comunes, se realizan poniéndola en contacto con la orina y si la hormona del embarazo o hCG se encuentra presente en el cuerpo, se manifestara luego de unos minutos en la prueba, indicándola con una marca específica sobre el recuadro que se encuentra en ella.

Estas son fáciles de conseguir en las farmacias y tienen una precisión de un 98% si es utilizada correctamente, el mejor momento para realizar estas pruebas es cuando ya han pasado tres semanas desde la última relación sexual, así podrás estar más segura de que el resultado no es un falso positivo.

Prueba de sangre

Esta prueba cumple prácticamente la misma función de la prueba de orina, pues por medio de esta también se determinará si existe la hormona hCG y si esto es así entonces, el resultado de embarazo se considera positivo,.

Este tiene una precisión del 100% y se realiza haciendo extracción de muestra de sangre por medio de la vena, de este tipo existe una prueba que sólo arroja resultados de positivo y negativo, y otra que proporciona la información de la cantidad de hormona hCG que existe.

Pruebas caseras

Antes de que se dieran dichas pruebas antes mencionadas, existían algunas otras formas de detectar la existencia de un embarazo por medio de la orina. En estas también se determinará si el cuerpo posee la hormona del embarazo gracias a la reacción de diferentes utensilios o productos, como por ejemplo el vinagre, el cual resulta positivo si aparece espuma en él, jabón, cloro, pasta dental, entre otros; sin embargo este tipo de pruebas tienen una baja precisión.

Embarazo adolescente

La adolescencia es aquella etapa comprendida entre los 10 años y los 19 años de edad, en esta etapa las personas sufren una cantidad inmensa de cambios tanto físicos, biológicos, hormonales y psicológicos que determinan la adultez, esta etapa no suele ser la más favorable para enfrentar un embarazo.

Esto se debe a que tanto física como psicológicamente, la mejor edad para la procreación es aquella comprendida a partir de los 20 años y hasta los 35 aproximadamente, pues en esta etapa es cuando hay más probabilidades que tanto la madre como el bebé estén totalmente sanos.

Durante la adolescencia en cambio, existen muchos riesgos de abortar o tener partos prematuros, además los bebés pueden sufrir problemas de salud con su peso e incluso pueden llegar a morir.

Por otra parte emocionalmente se pueden dar problemas de rechazo hacia el recién nacido de parte de la madre, problemas a nivel familiar, social, cultural, inseguridades y problemas de rechazo; esto se debe a que las adolescentes no se encuentran preparadas psicológicamente para enfrentar esta etapa, y brindar una crianza adecuada al bebé.

Para prevenir que todo esto suceda lo más recomendable es brindar una buena educación sexual a los adolescentes, enseñarles la importancia de la sexualidad, la mejor forma de cuidarse y mantener una sexualidad adecuada a su edad y sana. La comunicación es la mejor herramienta, esta es una de las principales funciones de la familia y de los adultos que le rodean.

Consecuencias

Existe una cantidad de consecuencias tanto psicológicas, como físicas y sociales para la adolescente y para el futuro bebé, entre estas se encuentran los nacimientos fuera de término, la desnutrición, hemorragias, malformaciones, problemas de desarrollo, entre otras cosas.

Cultural y psicológicamente la madre puede sufrir problemas en el aprendizaje, abandono de los estudios, así como para sobrellevar los diferentes tipos de relaciones con las demás personas de su edad, problemas dentro de la familia, dificultad para desarrollar un lazo o una interacción adecuada con el bebé.

Así como para brindarle una crianza positiva, temor a ser rechazadas, problemas económicos e incluso en algunas ocasiones la sensación de soledad y abandono por parte del padre del bebé, además pueden padecer de ansiedad y depresión.

¿Cómo prevenir un embarazo?

El embarazo está claramente ligado a la sexualidad tanto femenina como masculina, y aunque es un aspecto realmente importante en la vida de las personas se debe entender los métodos para lograr una sexualidad saludable, donde un embarazo no deseado nos sorprenda.

Es lógico que, a menos que padezcas alguna enfermedad que no te permite procrear o en su defecto esterilidad, al tener relaciones sexuales estas expuesta a tener un embarazo, por este motivo actualmente existen tantas formas de evitarlo y cuidarse.

Entre las formas más comunes de protegerse se encuentran los condones, pues estos además de evitar embarazos también protegen de las enfermedades de transmisión sexual. El embarazo se da cuando el semen o liquido preseminal del hombre entra en contacto con la vagina o vulva, por este motivo también es recomendada la utilización de anticonceptivos como las pastillas, implantes, inyecciones, aparatos, anillos, parches, entre otros métodos.

Pero hay que tomar en cuenta que debe existir una constancia y disciplina con el uso de estos métodos para que funcionen realmente, algunos de ellos poseen cargas hormonales que evitan la fecundación de los óvulos, otros trabajan de forma externa y además existen algunos anticonceptivos de emergencia.

Algo importante de destacar es que ninguno de estos métodos son 100% efectivos, siempre existe la posibilidad, aunque sea baja, de que fallen de alguna manera; por este motivo se dice que la única manera de evitar de manera 100% segura un embarazo es la abstinencia.

Psicológico

En algunas mujeres existe un trastorno a nivel psicológico en el cual, a pesar de no estarlo, experimentan síntomas, signos e indicios de estar embarazada. Es conocido el gran poder que tiene el cerebro sobre el cuerpo, por eso algunas mujeres al experimentar un excesivas ganas de ser madres comienzan a padecer este tipo de trastornos o embarazos imaginarios.

Sin embargo existen otros casos en los que también se presentan los embarazos psicológicos, ocasiones en los que sucede lo opuesto a lo antes mencionado, es decir mujeres que tienen un miedo desmedido de quedar embarazadas comienzan a sentir que su fobia se hace realidad.

Esto se debe a un descontrol en las hormonas influenciado por el poder del pensamiento, esto provoca que los ovarios tengan cambios e incluso el cuerpo puede comenzar a segregar la hormona del embarazo, esto explicaría porque algunas de ellas arrojan falsos positivos en las pruebas de embarazo.

Los síntomas principales de un embarazo psicológico son una falta de ciclo menstrual por el tiempo en el que generalmente dura el embarazo, es decir nueve meses, agrandamiento del pecho y expulsión de calostro, mareos y vómitos, también pueden subir de peso en exceso y tener la sensación de percibir movimientos inexistentes.

Anembrionario

Esto se refiere a un embarazo sin bebé, a pesar de sonar extraño existen casos en los que el óvulo es fecundado, viaja al útero y al alojarse allí no se desarrolla el embrión si no únicamente el saco en donde él se encuentra.

Esto puede deberse a ciertos inconvenientes en los cromosomas tanto en el espermatozoide como en el óvulo, esto se puede detectar gracias a la ecografía desde la semana número siete, en este punto ya se puede observar el vacío dentro del saco embrionario y una falta de palpitaciones.

A pesar de que el bebé no se forma, de igual manera las hormonas crean los cambios comunes de un embarazo normal pero es bastante común que el cuerpo por sí solo expulse el saco embrionario de forma natural, si esto no ocurre se debe realizar la extracción de manera artificial para evitar problemas en el cuerpo de la mujer.

Embarazo no planeado

Se entiende por embarazo no planificado aquel que se da sin haberlo previsto, bien sea por una falla en los anticonceptivos preventivos o de emergencia, o por falta de protección. En estos casos la mujer puede sentir un poco de confusión sobre la dirección que tomar, sin embargo algunas deciden continuar con él, asistir a controles para que la gestación vaya lo más saludable posible.

Causas

En cuanto a las causas sobre el embarazo no planificado, existe una variedad de ellas que se dan dependiendo de la sociedad y la cultura de cada persona, como por ejemplo el hecho de no utilizar métodos anticonceptivos para protección; algunos hombres consideran que el disfrute del coito no es igual con el uso de condones, por este motivo algunos no los utilizan y no les dan la importancia necesaria.

Por otra parte existen casos en los que las mujeres no emplean anticonceptivos de ningún tipo, bien sea porque no tienen una constancia ginecológica o una asesoría de como hacerlo, a esto se le podría categorizar como descuido en la sexualidad, estos casos generalmente se observar en adolescentes.

por otra parte existen causas como la presión social, los fallos en los anticonceptivos, los problemas de decisión influenciados por sustancias como el alcohol y sobre todo una desinformación sobre la educación sexual importante, pues para muchos esto es un tabú, y no orientan a los jóvenes de manera adecuada.

No deseado

Básicamente se puede considerar un embarazo no planeado, sin embargo en los embarazos no deseados es común que la gestación sea interrumpida, este tipo de embarazo se da en un 40% de los casos y de este porcentaje la mitad son embarazos adolescentes, y la mayoría de ellos culminan con un aborto inducido, bien sea de forma voluntaria, con medicamentos o por medio de cirugía.

Se entiende que esto representa un gran riesgo para la madre, pues estos procesos son ilegales en algunos lugares del mundo por los problemas que puede ocasionar.

¿Es posible un embarazo con líquido preseminal?

Alrededor de la sexualidad y los embarazos existe una gran cantidad de mitos y dudas, entre estos se destaca que posibilidades existen de que un embarazo se dé con el contacto entre la vulva y el líquido preseminal, sin que exista penetración.

El líquido preseminal es aquel que sale del aparato reproductor masculino durante las relaciones sexuales, esto no se controla ni es algo que se note, este fluido ha sido objeto de muchas investigaciones pues principalmente se creía que también existían espermatozoides vivos en él, sin embargo más adelante se demostró que la cantidad era poca o nula y los existentes eran espermatozoides muertos.

Aun así existen posibilidades de que se encuentren espermatozoides funcionales en este fluido, por lo general el quedar embarazada gracias a este líquido es muy baja, por esto se puede creer que no es factible, pero existen ciertas excepciones en las cuales se genera la concepción.

Con menstruación

Existe algo llamado falsa menstruación, es posible observarla durante el embarazo sobre todo en las primeras semanas, esto en general suele provocar preocupación en las mujeres que son conscientes de su embarazo y engañar a aquellas que no, porque lo confunden con su ciclo normal. Existen algunas mujeres que presentan falsas menstruaciones durante más de la mitad del embarazo, lo cual sí puede significar un problema.

Algunas de la razones por las cuales esto se puede dar, es por un embarazo con implantación artificial, esto se da en la etapa en la que debería aparecer la regla, pero su causa es la rupturas menores de ciertas arterias; pero el color suele ser más rosa o marrón y no presenta coágulos, además la cantidad es mucho menor a una menstruación.

Sangrado

Por otra parte existen los sangrados un poco más fuertes, estos son de cantidades anormales y pueden venir acompañados con dolores en el área abdominal o en el vientre, las posibles causas de estos sangrados son un problema en el área vaginal o cervical como una lesión por ejemplo, ejercicios que demande demasiada fuerza, lesiones durante las relaciones sexuales.

También puede tratarse de algún aborto espontáneo, embarazos molar o extrauterino, malformaciones en el feto, entre otras causas, todo esto puede provocar problemas de dolor fuerte y sangrado excesivo.

Hormona hCG

Se conoce como hormona hCG o gonadotropina coriónica humana, a aquella hormona que se produce cuando una mujer está embarazada, esta hormona es producida por todas aquellas células que conforman la placenta, esta ayuda a aportar nutrientes al óvulo que está desarrollándose.

Para determinar la existencia de dicha hormona en el cuerpo se pueden utilizar pruebas tanto de sangre como de orina, para la primera opción en el día 10 u 11 después de haber concebido es posible detectarla, por otra parte mediante la orina se puede observar una vez han pasado de 14 a 15 días.

Esta hormona es la responsable de todos los cambios que se dan durante el primer trimestre del embarazo, esto se debe a que cada 72 horas la cantidad de hormona se va multiplicando, hasta que en la semana 10 aproximadamente se estabiliza su producción.

Para considerar que una mujer está embarazada el nivel de hCG debe superar los 5mlU/ml, y la cantidad que exista en el transcurso de la gestación no siempre determina lo saludable del bebé, pues existen casos en los que la hormona se encuentra en cantidades bajas y el bebé es completamente sano.

Aunque la alteración de sus niveles puede significar ciertos problemas en específico, cuando es muy alto puede dar indicios de embarazo múltiple o molar y cuando es baja puede indicar la existencia de un embarazo ectópico o un probable aborto.

Embarazo riesgoso

Cuando hablamos de embarazo riesgoso nos referimos a un tipo de embarazo que puede representar un peligro tanto para la madre como para el bebé, existen distintos niveles de riesgos, algunos son más delicados en ciertas etapas como el primer o último trimestres, otros en cambio necesitan cuidados muy específicos durante todas las etapas.

De alto riesgo

Esta es una variación de un embarazo riesgoso pero mucho más difícil, en este tipo de embarazo hay más posibilidades de que las complicaciones presentes o futuras atenten con la vida de la madre o del bebé, en estos casos es posible que se recomiende un reposo total, evitar la actividad física, mantener controles más constantes, entre otras medidas que disminuyan los riesgos.

Este tipo de embarazo realmente se da en un porcentaje muy bajo, pues solo el 10% de las mujeres padecen este tipo de complicaciones. Para detectar este tipo de embarazos por lo general se utiliza como referencia la historia médica de la madre en la primera cita de control, además de una cantidad de exámenes variados entre los que figuran los exámenes sanguíneos, urinarios, biológicos, genéticos, ecografías, entre otros.

Múltiple

Cuando hablamos de embarazo múltiple, nos referimos a aquel embarazo en el que se fecundan más de un óvulo o cuando un mismo óvulo sufre una división, y se desarrollan algunos en el mismo saco embrionario y otros en sacos distintos, este tipo de embarazo se considera de alto riesgo.

Las causas suelen ser variadas pero los factores principales para que un embarazo múltiple se dé son la genética tanto materna como paterna, la edad de la mujer y la fecundación in vitro, en la cual muchas veces se fecunda más de un óvulo.

Cuando un mismo óvulo se divide se observa la fecundación de gemelos, en los cuales la genética es prácticamente igual, el sexo y el físico son realmente muy similares, cuando son dos óvulos distintos existen diferencias más notables.

Por lo general cuando la fecundación se trata de dos, tres, cuatro o más bebés el parto suele ser prematuro, y con un índice de riesgo mayor tanto para la madre como para los bebés.

Interrumpido

El embarazo interrumpido o aborto como se le llama popularmente es aquel embarazo que por una u otra razón no se logra completar hasta el nacimiento del feto o bebé; e incluso antes de alcanzar las veintidós semanas de embarazo y pueda sobrevivir fuera del útero materno, en este punto usualmente el peso del bebé no llega a los 500 gramos.

Los tipos de embarazo interrumpido existentes son los espontáneos o involuntarios, en el cual el cuerpo de la madre expulsa al feto antes de tiempo por razones de salud o complicaciones; y el inducido o provocado en el cual la decisión de extraer al feto está bajo la tutela de la madre o del doctor.

En este caso puede que el embarazo sea no deseado y la madre tome la decisión de interrumpirlo, o que sea un procedimiento realizado quirúrgicamente para preservar la vida de la madre.

En algunos países el aborto inducido es ilegal e inseguro, porque existen clínicas clandestinas que lo practican sin los debidos parámetros de higiene o salud, en otros países por el contrario se considera legal y se realiza en clínicas con adecuada higiene y profesionales capacitados.

Embarazo a término

Se trata de aquel embarazo que cumple con su ciclo completo, dura entre las treinta y nueve y las cuarenta semanas aproximadamente. Esto quiere decir que la salud del bebé se encuentra un poco más asegurada, ya que tiene el tiempo suficiente y necesario para desarrollarse de forma adecuada, pues aunque a las 37 semanas el bebé ya puede sobrevivir fuera del útero, corre muchos peligros debido a que sus órganos no se encuentran completamente desarrollados ni 100% funcionales.

Si posee un embarazo a término quiere decir que su parto podrá ser normal y es muy poco probable que requiera un parto inducido, incluso si su salud y la de su bebé está en perfectas condiciones puede optar por otras opciones de parto como el parto en agua; todo bebé que nace a término tiene muchas probabilidades de ser totalmente sano.

In Vitro

Se le conoce como embarazo o fecundación In Vitro a aquel tipo de fecundación realizada científicamente en un laboratorio y de forma planeada, en este caso el óvulo y el espermatozoide son unidos para que se creen embriones que se introducirán en el útero de la mujer, con el fin de que se dé un embarazo seguro.

Existen dos formas distintas de fecundar el o los óvulos, pues se puede realizar por medio de la fecundación tradicional o con una inyección de espermatozoides del tipo Intracitoplasmática, pero el tipo de fecundación lo decidirá el ginecólogo a cargo del caso.

La fecundación In Vitro es una de las opciones para todas aquellas parejas que desean tener hijos y no lo logran de forma natural, bien sea por problemas de infertilidad en alguna de las dos parejas o por cualquier otro inconveniente con alguna inseminación artificial previa.

Esto se puede realizar con el semen de la pareja o con el semen donado, si existe algún inconveniente de salud por parte del hombre; esta es una solución dentro de muchas relaciones o parejas que desean un hijo propio.

El primer paso para esto es la estimulación ovárica, se trata de colocar unas inyecciones hormonales en los ovarios cada día para que estos produzcan más de un óvulo mensual, esto se hace de 10 a 20 días. Posterior a este periodo se inyecta en la mujer hormona hCG, con el fin de que los óvulos maduren y se pueda realizar la punción de los folículos, procedimiento que se realiza en una sala de operaciones.

Luego de esto se realizará la fecundación de los óvulos con el semen extraído en una muestra, y más adelante se cultivara dentro de un laboratorio el embrión o los embriones que van evolucionando. Los que se consideren mejores se introducirán en el útero materno con una cánula especial, para que se alojen allí y el embarazo se ponga en marcha.

Subrogado

Esto se refiere básicamente a lo que conocemos como vientre en alquiler, en este tipo de embarazo una mujer pasa por todo el proceso de embarazo y parto para que una vez que nazca el bebé, sea entregado a la persona, pareja o matrimonio que se considerarán los padres biológicos y legítimos de dicha criatura.

Esto se lleva practicando de forma comercial desde los setentas y aunque existen diferencias de pensamiento con respecto a esto, muchas personas lo ven como una buena opción para tener hijos si no son capaces de procrearlos por sí mismos.

Del embarazo subrogado se conocen varios tipos como el parcial, en el cual los óvulos con los que se lleva a cabo pertenecen a la mujer gestante y el esperma pertenece a otra persona, por este motivo no se considera este proceso igual a una adopción.

Algunas mujeres cobran por prestar su vientre para dicho procedimiento, y otras personas por el contrario lo realizan dentro del mismo núcleo familiar, pero esto depende del tipos de familia que sea, pues algunas personas lo consideran incesto.

Incipiente

Se entiende por embarazo incipiente básicamente a aquel embarazo que se encuentra en su etapa principal, o iniciando básicamente en el primer trimestre.

Esto incluye los cambios que se dan en la madre y la evolución del bebé, como por ejemplo el desarrollo de sus órganos, la maduración de muchos de ellos, entre otros procesos que se dan durante la etapa más delicada del embarazo, que son los primeros tres meses.

En este punto el corazón del bebé empieza a latir, el flujo sanguíneo de ambos se une y la placenta aporta todo lo necesario para que el embrión se fortalezca, pero es importante cuidarse en esta etapa pues aunque el cuerpo materno tenga el poder de eliminar la toxicidad de muchas sustancias, algunas otras sobrepasan la capacidad del mismo y pueden llegar a dañar al feto, e incluso provocar aborto o un embarazo de alto riesgo.

Abdominal

Este es un tipo de embarazo ectópico, el más extraño de todos, en el cual el embrión en vez de alojarse en el útero materno lo hace en la cavidad peritoneal, en el exterior de las trompas, el útero y el ligamento de este.

En el embarazo abdominal la probabilidad de que la madre muera es muy alto, por esto es necesario tratarlo a tiempo, el embrión puede alojarse en otras áreas también como el intestino, la pared abdominal o pélvica, bazo, hígado, saco rectouterino, entre otras áreas cercanas.

Por otra parte existen casos en los que este embarazo supera las veinte semanas por lo cual representa un avance peligroso, para tratarlo es necesario extraer el embrión por medio de una intervención quirúrgica.

Vitaminas

Durante el embarazo es necesario que las mujeres tengan una buena alimentación, equilibrada y sana para que de esta manera exista una gran cantidad de vitaminas y minerales en su cuerpo, y así pueda brindárselas al bebé.

Es común que se recomiende, sin embargo, tener una especie de refuerzo tanto de vitaminas como de minerales, por ejemplo los suplementos de yodo y ácido fólico, pues es difícil que por medio de la alimentación se absorban completamente. Con esta ayuda el porcentaje de sufrir un parto prematuro será muy bajo, el peso del feto será adecuado y sus órganos y columna vertebral se formarán sin complicaciones.

Los alimentos que se deben consumir para obtener vitaminas durante el embarazo son carnes magras, frutas, verduras, pescados, legumbres y productos a base de lácteo que no contengan grasas.

Las vitaminas complementarias que se deben consumir son el ácido fólico, el hierro, el calcio, la vitamina E, vitamina A, C y D, vitamina B2, B6 y B12 y magnesio. Todas estas vitaminas ayudan a fortalecer los huesos, los tejidos, los músculos, en la formación de los órganos, la piel, entre otros.

Ingesta de vitamina C durante el embarazo

Esta vitamina es sumamente importante para mejorar la salud tanto de la madre como del hijo, esto logra evitar problemas de tensión y edemas en rostro, pies y manos, además de la anemia y un tamaño reducido del bebé.

Ayuda a que el hierro sea absorbido de forma más eficaz y además otorga protección antioxidante a la madre y al hijo, la inmunidad aumenta, influye en la creación de colágeno, entre otros beneficios.

Sin embargo es importante no tomar un exceso de suplementos de vitamina C, pues esto también puede provocar ciertos problemas como un parto prematuro. Debido a esto se recomienda consumir alimentos ricos en vitamina C para que la ingesta de esta sea de forma natural, algunos alimentos son por ejemplo las frutas cítricas como las naranjas, las fresas, el kiwi, entre otros.

Ultrasonido

El ultrasonido o ecografía es una especie de prueba que se utiliza en las mujeres embarazadas y ayuda a mantener un control durante la gestación, funciona por medio de ondas sonoras que reflejan la imagen del interior uterino en donde se puede apreciar al bebé, gracias a esto se puede observar si el desarrollo del feto va marchando adecuadamente y el estado del útero se encuentra en buenas condiciones.

Por medio del ultrasonido la madre podrá observar a su hijo, escuchar su corazón latir, verlo moverse e incluso conocer su sexo si así lo desea, además podrá apreciar si existe un embarazo múltiple.

La ecografía se puede realizar en cualquier etapa del embarazo, a veces se utiliza al principio para confirmar la gestación y determinar si va marchando adecuadamente. Los ultrasonidos se pueden realizar por vía vaginal, lo cual se le denomina ecografía transvaginal o por medio del abdomen, que sería la ecografía transabdominal. Así mismo, existe un tipo de ultrasonido abdominal en tercera y cuarta dimensión, que ayudan a observar mejor y asegurarse que no existen malformaciones.

¿Se puede viajar en avión?

Aunque en algunos países existen reglamentos específicos, en ciertas aerolíneas que especifican que las mujeres embarazadas con cierto tiempo determinado de gestación, usualmente si tienen más de siete meses, no deben viajar. La realidad es que esto no es un impedimento para volar, las mujeres embarazadas pueden viajar en avión siempre y cuando sean sanas, no tengan un embarazo de alto riesgo y no se encuentren cercanas a su fecha de parto.

A pesar de que no se recomienda del todo hacer viajes largos de más de cuatro horas, tampoco está del todo prohibido. Sin embargo es importante que los viajes no sean demasiado constantes, por otra parte la aerolínea probablemente solicite informes médicos para asegurarse de que el embarazo es sano y que no tiene más de 32 semanas, posterior a esto se suele pedir a la madre que firme un documento en el que exhorta de responsabilidades a la aerolínea sobre su salud.

Así mismo, en el avión se deben tomar ciertos factores en cuenta, como por ejemplo el lugar del asiento, ropa cómoda, la movilización durante el vuelo, aún más si se trata de viajes largo, pues esto colabora con la buena circulación, mantenerse hidratada, realizar flexión de extremidades y asegurarse de que el cinturón de seguridad no maltrate al bebé.

Además se debe destacar que la disminución de oxígeno luego del despegue no afecta al feto, pues su frecuencia cardíaca continuara igual que siempre, lo cual significa que el oxígeno recibido por él es el adecuado y suficiente para no afectarle el vuelo en avión; el ruido tampoco significará un problema para él, además las turbulencias no influyen en lo absoluto sobre el embarazo.

Embarazo con VIH

El VIH o Sida es un virus transmitido por medio de las relaciones sexuales principalmente aunque existen otras formas de contagio, durante el embarazo existe el peligro de que esta enfermedad sea transmitida y contagiada al bebé de diferentes formas. Puede ser durante el embarazo, en el proceso de parto en caso de ser vaginal, o por medio de la lactancia materna.

En el caso del parto una solución posible es la cesárea para que los riesgos de contagio sean menores, además la madre debe someterse al tratamiento debido para dicho virus, lo cual mejorará la calidad de su salud y de la salud del bebé, siempre y cuando los medicamentos que tome no sean perjudiciales para la gestación.

Además el bebé después de nacer deberá obtener medicación preventiva por la menos seis semanas, esto para evitar y brindar protección contra todo posible contagio, así mismo se debe realizar un control para determinar la existencia del virus.

Con VPH

La enfermedad de transmisión sexual más común en el mundo es el virus de papiloma humano, esto puede afectar a una cantidad considerable de mujeres embarazadas. Dicho virus provoca pocos problemas o complicaciones durante el embarazo, pero si existen algunos tipos de este virus que son carcinógenos.

Este virus no puede ser transmitido de madre a hijo cuando este se encuentra en el útero, y es muy poco probable que suceda durante el parto vaginal, a menos que existan verrugas en el canal vaginal de la madre. Si en dado caso el bebé se contagiara de VPH, probablemente el cuerpo de él lo combata hasta eliminarlo sin tener problemas significativos.

Con el virus del Zika

Este es un virus transmitido por un mosquito, el cual provoca consecuencias graves en la salud, sobre todo cuando se encuentra en estado de embarazo, pues es posible el contagio directo al feto. Este virus puede tener efectos como malformaciones, microcefalia, problemas cerebrales entre otros efectos graves.

Los fluidos corporales también pueden provocar el contagio de este virus, otros problemas que se pueden relacionar con el zika son deficiencia del crecimiento en la matriz, aborto, nacimiento de un bebé muerto. Si al nacer el bebé está contagiado de Zika, es necesario que sea atendido y tratado de inmediato.

Los síntomas de este virus son cefalea, náuseas, vómitos, molestia, dolor o irritación en los ojos, aumento de la temperatura, sarpullido, dolores musculares y en las articulaciones.

Embarazo después de los 43 años

A pesar de que existe una probabilidad mucho más reducida de que las mujeres puedan quedar embarazadas luego de cumplir los cuarenta años, no es imposible, pues muchas logran procrear de manera natural; sin embargo se conoce una cantidad de ventajas y desventajas en este tipo de embarazos.

Entre las ventajas se podrían considerar los aspectos sociales y psicológicos, pues a esa edad las mujeres tienen una capacidad de experiencia mucho más amplia, quizá ya tenga una familia extensa y no sea el primer hijo, por este motivo posee más sabiduría maternal.

Así mismo es posible que la estabilidad económica en este punto sea buena y esto ayudará a tener un mejor manejo de todo el proceso. Por otra parte existe una cantidad de desventajas por parte de la salud tanto materna como del bebé, por ejemplo después de los 40 años quizá se de una dificultad para poder quedar embarazada, pues la cantidad de óvulos baja.

Además es posible que exista un embarazo de alto riesgo, la madre puede desarrollar diferentes afecciones como la diabetes gestacional, malformaciones en la placenta e inconvenientes en el momento del parto, de igual forma el bebé puede nacer bajo de peso o de forma prematura.

En una mujer virgen

Un embarazo se da gracias a la fecundación de un óvulo con un espermatozoide, esto a su vez es un proceso que se realiza gracias al coito, por esto suena prácticamente imposible el hecho de que una mujer que se considera virgen, es decir con el himen intacto o que no haya tenido relaciones pueda quedar embarazada.

A pesar de esto, han existido casos en los que esto es real, algunas mujeres han asegurado no tener contacto sexual por vía vaginal y aun así haber quedado embarazadas, pero este tipo de situaciones es un claro ejemplo de la poca educación sexual que se les da a muchas jóvenes, pues se cree que si no existe una penetración entonces los espermatozoides no podrán llegar al óvulo.

Sin embargo en algunas ocasiones es posible que el hombre eyacule en áreas cercanas a la vagina, y si este es el caso los espermatozoides pueden llegar a trasladarse dentro de ella por medio de los fluidos vaginales, aunque esto no es común, existen algunos casos en los que sucede.

Además existen casos en los que los espermatozoides logran pasar a través del himen sin romperlo, haciendo que estas mujeres se consideren vírgenes desde el punto de vista científico.

Durante la cuarentena

Existe la creencia de que no es posible concebir durante los 40 días posteriores al parto, pues si no existe un ciclo menstrual no hay ovulación, sin embargo esto es un mito, es completamente posible quedar embarazada.

Muchas mujeres logran tener relaciones sexuales con poco dolor antes de cumplir la cuarentena, debido a que sus cuerpos se recuperan rápido y las cicatrizaciones son aceleradas, pero durante este tiempo la mujer sigue ovulando a pesar de que no esté bajando su regla.

La cuarentena es un periodo muy importante para la recuperación del cuerpo femenino posterior al embarazo y el parto, tanto física como internamente, pues en este tiempo los órganos se reorganizan, el útero se desinflama y el área vaginal se recupera, algunas mujeres necesitan más tiempo y otras en menos de cuarenta días se sienten mucho mejor.

No se suele recomendar las relaciones sexuales durante la cuarentena, porque pueden ocurrir ciertos inconvenientes como desgarres vaginales, además el cuerpo continúa expulsando ciertas secreciones como la sangre excedente.

Si la mujer no desea procrear nuevamente, es importante que tome en cuenta que es posible y que consulte con el médico para que le indique métodos anticonceptivos que no afecten al bebé.

Infección urinaria en el embarazo

Este es un padecimiento frecuente en las embarazadas y se suele justificar con la retención urinaria que se da gracias a la uretra, causada por el incremento de hormonas, o debido a la presión que ejerce el útero a la vejiga.

Gracias a esto se puede iniciar una infección bacteriana sin síntomas, la cual se puede convertir en una cistitis que provoca distintos síntomas, todo esto puede ocasionar un parto prematuro o antes de su tiempo, debido o la ruptura pretérmino de las membranas.

Para determinar la presencia de una infección urinaria se deberá realizar algún urocultivo o análisis, en el cual se reflejara la cantidad de bacterias existentes en la orina, si esta cantidad es elevada se debe tratar con medicamentos antibacterianos hasta lograr curar dicha infección.

Flujo blanco

Es común que durante el embarazo se de una expulsión de flujo vaginal, sin embargo suelen ser distintas en color y consistencia a los flujos que se suele expulsar regularmente fuera del embarazo, sin embargo por lo general no son signos de problemas y no es necesario preocuparse por ello.

El flujo más común durante el embarazo es aquel de color claro, blanco un poco translúcido, puede ser algo más abundante que como se presenta durante la época previa a la menstruación. Es común que debido a esta cantidad de flujo algunas mujeres utilicen protectores diarios, pero por ningún motivo se debe utilizar otros productos que se emplean durante la menstruación, como los tampones pues aumentan el riesgo de contraer infecciones.

El incremento en la cantidad de dicho flujo se debe un poco a que la producción de estrógeno se agudiza y la circulación de sangre en el are de la vagina es mayor. Es importante distinguir el flujo blanco normal de aquel flujo que pueda ser producto de una infección, si este es el caso dicho flujo se tornara un poco más amarillo o verde, es mucho más espeso y tiene un fuerte olor desagradable.

Además vendrá acompañado de unos cuantos malestares como piquiña, sensación de ardor y dolor y enrojecimiento del área, si este es el caso se debe asistir al ginecobstetra.

Sexo en el embarazo

La sexualidad en el embarazo es un tema rodeado de mitos y tabúes, algunas personas piensan que no es factible mantener relaciones mientras se está embarazada, lo cual es falso, toda mujer siempre y cuando mantenga un proceso gestacional saludable puede mantener su vida sexual activa sin problemas.

Si bien es cierto que existen algunos casos en los que las técnicas se deben modificar, e incluso algunas mujeres por problemas de salud deben evitar la actividad sexual, esto no es aplicable de forma general, pues la penetración no causa ningún daño al bebé ya que no es posible que el pene alcance el lugar en donde se encuentra el feto.

Además si no existe un embarazo de riesgo la actividad sexual no influirá en el momento del parto, no lo provocará ni tampoco ocasionará un aborto, la sensación depende también de cada mujer pues algunas encuentran más placer durante el embarazo que otras, por otra parte existen mujeres que tienen una libido más elevada durante los primeros meses de la gestación.

Por otra parte el tema de las posiciones es importante, pues es necesario tener el cuidado adecuado, pues no se debe ejercer presión en el área abdominal, sin embargo la cantidad de posiciones que se pueden experimentar es amplia.

Embarazo con diarrea

Claramente la cantidad de cambios que experimenta el cuerpo durante el embarazo es significativa, por este motivo es común que se dé una diarrea producto de los cambios a nivel intestinal, esta situación puede representar una preocupación para las mujeres.

Se puede entender por diarrea cambios en la consistencia o la frecuencia fecal, de forma más líquida y con dolores estomacales; es posible que durante los nueve meses de embarazo en cualquier momento se sufra este problema, aunque de forma leve y se detiene de forma natural al pasar unos pocos días.

El problema comienza a agravarse si se presentan episodios de temperatura elevada, sangrado por la vía rectal, dolores abdominales muy intensos, vómitos y si se dan demasiados días con diarrea pues esto conlleva a una deshidratación, en este caso es importante acudir con un experto.

La diarrea puede manifestarse gracias a los cambios hormonales o por una mala digestión de los alimentos, también por modificaciones en la dieta, problemas para tolerar los productos lácteos, efecto secundario de las vitaminas o medicamentos tomados en el embarazo o alguna bacteria a nivel estomacal.

Con estreñimiento

Este es otro padecimiento común durante el embarazo, algunas mujeres tienen problemas de estreñimiento durante el embarazo aunque anteriormente no lo hayan padecido, se debe a todos los cambios en las producciones de las hormonas en la mujer, por ejemplo la progesterona.

Esta hormona provoca que el sistema digestivo se vuelva más lento al igual que el tránsito a nivel intestinal, por lo tanto se puede considerar normal el estreñimiento durante el embarazo, para combatirlo es recomendado ingerir fibra.

Con gripe

La gripe es una enfermedad viral o infecciosa que puede ser pasajera, la cual si no se trata correctamente puede derivar en otra enfermedades. En general el cuerpo humano combate la gripe con el sistema inmune, pero durante el embarazo, a las defensas del cuerpo se les dificulta pelear con determinadas infecciones, por este motivo las posibilidades de enfermarse para la embarazada son mucho más altas.

Los síntomas de la gripe son bastante específicos, entre ellos se encuentra la tos, irritación y molestia en la garganta, secreción nasal abundante o moderada, en algunas ocasiones se da un aumento de la temperatura que supera los 38º C, cefalea, dolor en el cuerpo y malestar general.

Para evitar contraer gripe, es recomendable que se le aplique la vacuna antigripal y aunque es común el miedo por parte de las madres a que dicha vacuna provoque algún problema al bebé, esto no es un problema, pues a pesar de los componentes de dicha vacuna no es dañina ni para el embarazo ni para el desarrollo del feto.

Con miomas

Se conoce como miomas a los tumores que aparecen en el útero de forma benigna y sin provocar síntomas, sin embargo a pesar de que no son tumores malignos es importante mantenerlos vigilados, pues pueden provocar consecuencias como sangrados o hemorragias sobre todo en el ciclo menstrual. Cuando se trata de mujeres embarazadas, estos tumores también pueden provocar complicaciones hemorrágicas, tanto durante la gestación como en el momento del parto.

Los miomas en el útero pueden llegar a aparecer en un porcentaje muy bajo cuando se trata de embarazadas, apenas el 5% de ellas los presentan, pero esto no significa que se deba pasar por alto, pues en el embarazo incrementa el crecimiento de estos tumores.

Estos suelen ser provocados por la hormonas existentes en la placenta, por lo general la existencia de los miomas se conocen previos al embarazo, pues con los controles ginecológicos rutinarios se pueden descubrir gracias a las ecografías. Si por el contrario se descubren una vez que la mujer ya está en estado, un indicio claro es un crecimiento excesivo del útero.

Algunas complicaciones que se pueden presentar durante el embarazo debido a los miomas pueden ser partos prematuros, interferencia con el proceso de desarrollo del bebé, abortos espontáneos, hemorragias en el proceso de parto, obstrucción del cuello uterino, obstaculización para la producción de contracciones, entre otros. Así mismo es posible que el mioma se reabsorba o se mueva de lugar.

Con ovarios poliquísticos

Algunas mujeres a lo largo de sus vidas llegan a tener una gran cantidad de problemas con sus ciclos menstruales, irregularidad con la llegada de la menstruación, entre otros descontroles. Y todo esto se puede deber a un problema específico, los ovarios poliquísticos, estos son múltiples quistes que se encuentran alojados en los ovarios y aparecen gracias a desórdenes hormonales, estos quistes pueden representar un problema para lograr la gestación.

A pesar de que es posible salir embarazada aun sufriendo de ovarios poliquísticos, esto puede representar una mayor dificultad para lograrlo, e incluso cuando el caso se agrava puede ocasionar infertilidad.

Los síntomas de los ovarios poliquísticos son ausencia del ciclo menstrual por uno o varios meses, abundante o muy poco sangrado durante la menstruación, brotes de acné en diferentes áreas como la espalda, el tórax o el rostro, manchas en la piel y vello corporal.

Con hipotiroidismo

El hipotiroidismo es un problema a nivel de la tiroides, esta área del cuerpo genera cierta cantidad determinada de hormona tiroidea y si esta producción es muy reducida se considera como hipotiroidismo. Los síntomas de esta enfermedad pueden ser muy similares a los síntomas que se presentan durante el embarazo, por ejemplo el desorden menstrual, el cansancio constante y las variaciones significativas de peso.

El hipotiroidismo representa un problema durante el embarazo, porque si la producción de la hormona tiroidea es ineficaz, el cuerpo de la madre no posee suficiente para traspasarla al feto, el cual la necesita para poderse desarrollar adecuadamente, sobre todo en las primeras semanas de gestación; por ejemplo la buena formación del cerebro depende de esta hormona.

El consumo de yodo para la madre será esencial para que la hormona tiroidea se produzca, durante el primer trimestre el hipotiroidismo puede provocar aborto espontáneo, por otra parte la madre puede sufrir preeclampsia y se puede interrumpir el crecimiento fetal.

Para tratar esta enfermedad es necesario reemplazar debidamente la hormona tiroidea con la utilización de levotiroxina sintética, dicho tratamiento no implica un riesgo en el embarazo ni para el bebé.

Con hipertensión

Se conoce como hipertensión la alteración de la presión arterial, cuando hablamos de la presión arterial alta durante el embarazo podemos apreciar dos tipos, la primera es la gestacional, que es aquella que comienza a manifestarse durante la gestación e inicia aproximadamente en la semana número veinte.

Este tipo no suele ser sintomática ni tiene efectos en general sobre la salud materna ni la del bebé, además es pasajera y luego del parto desaparece de forma autónoma, aunque puede ser la causante de futuros problemas de tensión. Pero si es una hipertensión grave puede provocar un parto prematuro o fallos en el peso del bebé.

El segundo tipo es la crónica, esta se puede padecer antes del embarazo o antes de cumplir la veinte semanas; esta suele implicar más riesgos e incluso puede provocar preeclampsia, con esto se refiere a una hipertensión repentina que suele afectar a las embarazadas durante el último trimestre, este padecimiento puede ocasionar daños en el hígado o en los riñones y puede suponer un riesgo elevado para la vida de ambos.

Con diabetes

La diabetes es un desorden en los niveles de azúcar o glucosa en la sangre, de la diabetes común existen dos tipos, tipo 1 y tipo 2; cualquiera de estos tipos de diabetes durante el embarazo puede llegar a causar una cantidad de problemas, tanto para la madre como para el bebé.

Entre esas complicaciones se destacan los defectos en los órganos vitales del bebé, como el cerebro y el corazón y malformaciones en la columna vertebral; provocar daños a nivel nervioso además se puede dar un nivel elevado de glucosa en la sangre del bebé. Esto provoca sobrepeso y un crecimiento excesivo, esto puede ser un obstáculo para tener un parto normal, por lo que se suele optar por una cesárea.

Por otra parte la diabetes puede ocasionar preeclampsia en la madre, parto prematuro, niveles muy bajos de azúcar en la sangre como un efecto contraproducente del tratamiento, abortos y complicaciones que lleven a la muerte.

Por otra parte también existe la diabetes gestacional, este tipo es manifestado solo en la etapa del embarazo; suele ser asintomática y se debe a los cambios a nivel hormonal, la alimentación es clave para controlar y prevenir este tipo de diabetes.

Con hepatitis

La hepatitis es una enfermedad o virus que afecta al hígado, existen varios tipos de hepatitis entre las más comunes están las A, B y C, las cuales pueden afectar a las mujeres embarazadas. Por este motivo es necesario realizar ciertos exámenes, para determinar si se padece o no esta enfermedad.

Si la hepatitis existente es del tipo B, las probabilidades de contagio al bebé son muy elevadas, pero esto se puede prevenir si la madre se aplica la vacuna para dicha enfermedad y de esta forma proteger al feto de ser contagiado dentro del útero, o en el parto gracias a la sangre y los fluidos.

Por otra parte cuando se trata de hepatitis tipo C, no existen interferencias en el momento del embarazo y la gestación, por lo tanto la salud del bebé no se ve afectada a menos que la hepatitis materna avance demasiado y provoque otros problemas más graves, si es así se puede dar un parto prematuro.

Dolor de vientre durante el embarazo

Es posible que durante el embarazo se den algunos malestares o dolores en el área del vientre, esto se debe a los ligamentos que rodean el útero, los cuales se van estirando en conjunto a la expansión uterina. Esto con el fin de brindar un mejor soporte, este estiramiento puede llegar a provocar ciertos dolores en el centro o a los lados del vientre y abdomen.

Suelen manifestarse en el segundo trimestre y a pesar de ser molestos no son un signo de preocupación, estos dolores se pueden manifestar es más áreas al realizar movimientos bruscos o al cambiar de forma repentina de posición, o cuando la actividad diaria es algo fuerte.

Este dolor puede llegar incluso a sentirse en la cadera debido al peso del abdomen, pero algo importante a destacar es que no debe ser un dolor prolongado, pues si dura un periodo muy extenso y es demasiado intenso puede significar un problema o peligro que se relacione con el desprendimiento placentario, problemas en el apéndice, la preeclampsia o el parto prematuro.

Hinchazón durante el embarazo

Es común sufrir de inflamaciones en ciertas partes del cuerpo durante el embarazo, en las extremidades inferiores se suele sentir dolores y pesadez, incomodidad con el calzado y problemas para colocarse prendas como los anillos, por la inflamación de los dedos de las manos.

Los pies y los tobillos son las áreas que más suelen hincharse durante el tercer mes de embarazo y el quinto, la causa de esto puede ser la retención de líquidos en el cuerpo, un incremento de la cantidad sanguínea que se encuentra circulando en las extremidades, presión en el área de la pelvis por el crecimiento fetal, en especial durante los embarazos múltiples; temperatura alta o un incremento significativo del peso.

Para que las molestias sean menores es importante mantener una buena alimentación con cantidades de sal reducida, evitar mantenerse sedentaria, elevar las piernas por periodos medios de tiempo, evitar las altas temperaturas y si la hinchazón es más severa, se puede realizar un drenaje linfático.

Lactancia durante el embarazo

Según las recomendaciones de la OMS la alimentación del bebé debe ser basada en lactancia exclusiva hasta que cumpla los seis meses y posteriormente de forma complementaria hasta que el niño cumpla dos años, como este tiempo es variable y algunas mujeres lo extienden, es posible que se dé un embarazo durante el tiempo en el que se encuentran amamantando.

Si bien el cuerpo tiene una reacción de reducción fértil durante la lactancia, no es imposible concebir en este periodo. En estos casos existen muchos mitos que no están científicamente comprobados, los cuales recomiendan evitar el dar pecho durante el embarazo, sin embargo esto no es necesario en lo absoluto.

Si se pueden llegar a observar ciertos factores como un consumo de energía mayor, o sensibilidad excesiva en las mamas, además el sabor de la leche puede variar en el embarazo así como la cantidad producida; así mismo es posible que la estimulación sobre las mamas provoquen contracciones uterinas, pero esto es muy poco probable.

El feto no tiene ningún problema en este periodo, los nutrientes maternos son suficientes para su adecuado desarrollo, solo en caso de embarazos de riesgo, múltiples, si se presentan hemorragias, o existen probabilidades de abortar se recomendará evitar la lactancia.

Consumo de alcohol

El alcohol es una sustancia potencialmente dañina para las mujeres embarazadas y para el feto, no existe una dosis que se considere aceptable, pues cualquier cantidad y cualquier tipo de alcohol pueden repercutir de forma negativa en el desarrollo fetal.

El alcohol provoca problemas y discapacidades físicas en el organismo de los bebés, deficiencias intelectuales, en la actitud y de aprendizaje, además del corazón y el cerebro así como el resto de los órganos vitales se pueden ver afectados de por vida.

Esta sustancia al entrar en el torrente sanguíneo llega directamente al feto por medio del cordón umbilical, esto puede ser la causa de un aborto o la muerte del feto.

Además físicamente pueden padecer un tamaño muy reducido del cráneo, surco subnasal, estatura reducida, peso por debajo de lo normal, dificultad para coordinar, concentrarse, hablar, razonar, succionar, ver, escuchar, dormir, recordar y aprender, hiperactividad, dificultad de memorizar, deficiencia renal, cardiaca y problemas óseos.

Relación con la fertilidad

Se entiende como fertilidad a la capacidad que posee una persona para reproducirse y concebir, se da gracias a la fusión o unión del óvulo alojado en las trompas de Falopio con un espermatozoide. Es un proceso natural y presente en la mayoría de las personas, aunque existen casos en los que esto no es posible y se consideran infértiles.

Esto quiere decir que existe una incapacidad de concepción de forma natural, este tipo de personas suelen tener opciones como la fecundación In Vitro o la inseminación artificial.

La edad influye mucho en la fertilidad femenina, pues cuando se sobrepasa la cuarta década de vida existe solo un 50% de capacidad fértil y dicho porcentaje se disminuye a cero en cuanto llega la menopausia.

Para lograr un embarazo o para evitarlo es importante conocer los días de mayor fertilidad, una vez que el óvulo se expulsa desde el ovario, cuando éste recorre el ducto de las trompas de Falopio se considera el punto de mayor probabilidad fértil, posteriormente este morirá y será expulsado en los días de menstruación.

Cambios en el útero durante el embarazo

La cantidad de cambios que sufre el cuerpo durante la gestación es extensa, entre los más significativos se encuentra el crecimiento uterino, pues este va aumentando de tamaño a medida que avanza la gestación, el tamaño referencial del útero en su estado común es aproximadamente el de una naranja.

Pero a medida que las semanas pasan y el embarazo avanza este va creciendo, a las 12 semanas se puede comparar con una toronja extendiéndose hasta el exterior del área pélvica; y cuando se trata de un embarazo múltiple, la extensión del útero inicia unas cuantas semanas antes.

En la segunda etapa del embarazo el útero crecerá al punto de no caber en el área pélvica y ahora se ubicara un poco más arriba, esto provocará una presión y modificaciones de localización en los órganos, además los músculos se tensan al igual que los ligamentos que se encuentran alrededor del útero.

Una vez que se inicia la segunda etapa del embarazo, el doctor tomará algunas medidas que indicarán la salud y el estado de desarrollo del feto; el tamaño del útero debe ser adecuado, pues si es más pequeño o más grande del promedio puede descontrolar la fecha probable, o puede significar que hay complicaciones.

En la recta final del embarazo el útero crece al máximo, comparando su tamaño con el de una sandía, y se encuentra ubicado desde el final de las costillas hasta el área del pubis. Cuando se acerca el momento del parto el útero comienza a contraerse para así prepararse y adaptarse al proceso que vendrá, posterior al embarazo el útero va volviendo a su tamaño normal poco a poco, entre las seis semanas posteriores.

Parto

El parto es la conclusión a nivel fisiológico del embarazo, en este momento un embarazo sano ya debió alcanzar las 40 semanas y el bebé nacerá. Existen diferentes tipos de parto, el más común es el parto normal o vaginal, el cual suele comenzar de manera espontánea y se desarrolla naturalmente sin la manifestación de problemas.

El parto inicia con contracciones uterinas que cambian de forma frecuente, aumentando de intensidad y regularidad, mientras que el cuello uterino se dilata para que el bebé logra pasar por el canal vaginal y ser expulsado con éxito.

Otros tipos de parto existentes son la cesárea, el parto inducido, en el que se emplean ciertos medicamentos para provocar el inicio del mismo, parto natural, parto sin dolor, con fórceps, entre otros, todos con el mismo fin, el nacimiento del bebé.

Existen diferentes fases del parto como por ejemplo el preparto que se da días antes del momento de dar a luz, la dilatación en donde el cuello uterino se expande y el el bebé sale del útero.

Influencia de la luna llena

Con el paso de los años se han dado una cantidad de mitos y creencias alrededor del tema sobre el embarazo, la influencia lunar es uno de los temas más tocados, se cree que el efecto de la luna se encuentra relacionado con el ciclo gestacional, en especial cuando se trata del parto, aunque esto no está demostrado de manera científica.

Una de las bases de estas creencias es el tiempo que dura la luna para atravesar el zodiaco, pues la cantidad de días que tarda para realizar este recorrido es la misma cantidad de días en los que se comprende el ciclo menstrual, es decir 28 días.

Existen también algunas referencias que se tratan de la relación entre la diosa Luna y la fertilidad, por ejemplo algunas personas se guían por el calendario lunar para calcular los mejores momentos en cuanto a la época más fértil o también para intentar predecir el momento del parto, una vez que ya están embarazadas.

Una creencia común es decir que la luna llena, influencia el proceso del parto. Sin embargo científicamente los factores comprobados que inducen naturalmente el parto son las fibras musculares, el desarrollo completo del bebé, el incremento de oxitocina en el cuerpo, el estrés, entre otros.

(Visited 756 times, 1 visits today)

Deja un comentario