Sexualidad femenina: definición, secretos, mitos y mucho más

La sexualidad es un tema importante de tratar pues aunque es un proceso natural y común en el ser humano aún existe una gran desinformación en la sociedad con respecto a esto, sobre todo en cuanto a la sexualidad femenina se refiere pues para algunas personas es un tema tabú y existen mitos y dudas que rondan el tema, en el siguiente articulo conocerás datos importantes sobre la sexualidad femenina.

¿Qué es?

Se puede decir que en la sexualidad femenina en cuanto a las personas se refiere, se integran una variedad grande de conductas y procesos los cuales comprenden tanto el comportamiento de la mujer en el aspecto sexual como la identidad sexual que tenga.

Así mismo, también se incluyen otros enfoques como la parte fisiológica de la sexualidad femenina, el aspecto psicológico, dentro de la sociedad, entre las diferentes culturas, a nivel político y en el aspecto tanto religioso como espiritual de dicha actividad.

Además existen muchos de estos aspectos que se incluyen dentro de la sexualidad humana y femenina específicamente los cuales han sido afrontados por algunos principios dentro de la moralidad, la ética y la ciencia teológica.

A lo largo de la historia dentro de las culturas ha existido un reflejo de la sexualidad humana tanto en las artes visuales como en las artes literarias representándose en cierta medida desde las diferentes perspectivas de la sociedad, dentro de estos enfoques se destacan tanto expresiones explicitas como expresiones más implícitas tanto en el aspecto sexual en general como en el comportamiento de las mujeres.

Debemos tomar en cuenta también la existencia de una variedad de limitaciones que rodean el comportamiento sexual que se considera correcto o permitido dentro de la sociedad así como en el aspecto legal se refiere.

Con el paso del tiempo han existido una constante modificación y evolución dentro de la sexualidad femenina y en la sexualidad en general, esto también tiene ciertos cambios y diferencias dependiendo de cada cultura y de cada área del mundo.

Los diferentes enfoques o matices de la sexualidad femenina comprenden aspectos asociados con el sexo a nivel biológico, en cuanto a la orientación sexual, diferentes tipos de relaciones interpersonales, el aspecto físico, la comunicación con otras personas, la autoestima, los comportamientos y valores, las alternativas en cuanto a las actividades, la personalidad y además dentro de los roles de género dentro de la sociedad.

Hormonas sexuales

Las hormonas sexuales femeninas ejecutan su función en todo el cuerpo de la mujer, estas hormonas están unidas a ciertos receptores encontrados en las membranas de las células pertenecientes tanto a los órganos como a los tejidos denominados tejidos diana.

Estas conexiones dan paso a los efectos bioquímicos celulares que se necesitan para que los efectos biológicos del cuerpo se den con normalidad, si esto no se da de una manera correcta ni los órganos ni los tejidos podrán transformarse como lo hacen naturalmente.

Las mujeres experimentan cambios significativos en sus cuerpos con el paso del tiempo desde el inicio de sus vidas, estos cambios ocurridos en el organismo se dan provocados por las modificaciones a nivel hormonal los cuales se manifiestan dependiendo de muchos factores como las actividades diarias, el estado de ánimo, alimentación, entre otras así mismo las etapas que atraviesan las mujeres a lo largo de sus vidas influencian estos cambios.

Un claro ejemplo de cómo los factores sentimentales pueden afectar ciertas hormonas sexuales es el estrés, este afecta de manera negativa la producción de algunas hormonas las cuales son moderadas gracias a un segmento cerebral el cual tiene lugar entre el hipotálamo y la hipófisis.

Dicho segmento tiene a su vez una importante comunicación con dos órganos llamados gónadas los cuales son representados en los hombres como los testículos y en las mujeres como los ovarios. Cuando hablamos de las hormonas femeninas debemos saber que su función principal es hacer posible la funcionabilidad de los genitales femeninos así como la regulación en él.

Estas hormonas comienza a producirse desde que la mujer está en el útero materno, aunque en este punto se producen en niveles bastante moderados al igual que a lo largo de la infancia, así mismo al llegar a la pubertad comienza a aumentarse el nivel de producción, así mismo es importante destacar que estas hormonas femeninas son un punto clave y determinante cuando se trata de la fecundación, el embarazo y el parto de las mujeres.

Las hormonas femeninas son:

Estrógeno

Estas se producen en los ovarios y se encargan de que el aparato genital de las mujeres logre madurar hasta el punto de alcanzar la fertilidad.

Además algunos efectos que se producen gracias al estrógeno son el crecimiento de las mamas, uñas y cabello, así como la extensión del tamaño pélvico, el aumento de tamaño en la areola y en el pezón, mayor acumulación de grasa tanto en los genitales como en el cuerpo en general, variaciones dentro del sistema venoso, retención de líquido y ablandadura a nivel óseo.

Si la cantidad de producción de estrógeno baja significativamente se pueden dar ciertas enfermedades como lo es el cáncer, la menopausia, las enfermedades cerebro vasculares y la osteoporosis. Además esta hormona cumple funciones en otras partes del cuerpo como las arterias, la piel, el cerebro, las articulaciones óseas, y la mucosa tanto de la uretra como de la vejiga.

Progesterona

Esta hormona se produce en el cuerpo lúteo el cual es una masa glandular del ovario la cual es de color amarillo y se forma luego de la ovulación, la progesterona se crea gracias a una ruptura que se da cada cierto tiempo en el folículo del ovario.

La función de la progesterona es contribuir con el desarrollo correcto de las mamas y del útero haciendo que puedan funcionar como debe ser, la progesterona suele cumplir sus funciones durante la parte secundaria del ciclo menstrual.

Esto permite que detengan las modificaciones y el aumento en masa dentro del endometrio que provoca la hormonas de los estrógenos, influenciando a su vez ciertos cambios en cuanto a la maduración del endometrio para que este se encuentre listo en el momento de implantar un embrión, así mismo la progesterona actúa de forma similar en los senos.

Secretos de la sexualidad femenina

En cuanto a la sexualidad femenina se refiere existen algunos secretos que no todos conocemos, pues es un tema en algunas ocasiones considerado complejo, en la actualidad existe la teoría general de que las personas pasan por cinco etapas diferentes las cuales son el deseo, la excitación, la meseta, el orgasmo y la resolución.

De estas cinco etapas solo existe una por la cual puede o no pasar la mujer que sería la etapa del deseo pues es posible que una relación sexual sea iniciada sin sentir deseo previo, dicho sentir comienza a aumentar a medida que las demás fases van avanzando.

Esto aunque no lo parezca, es muy común pues las mujeres en muchas ocasiones pueden comenzar a tener relación sin sentir deseo, a diferencia de los hombres, provocando que este aparezca junto a la segunda fase que es la excitación.

Además de esto existe otra fase que posee diferencias destacables tanto en hombres como en mujeres, el orgasmo, pues es conocido que las mujeres tienen una capacidad para experimentar orgasmos múltiples, habilidad que no posee el sexo masculino, sin embargo no en todas las relaciones sexuales se dan los orgasmos.

Algunos secretos importantes a destacar son principalmente el contexto o ambiente, pues este es un factor importante para el desenvolvimiento cómodo de las mujeres en su sexualidad, pues un buen ambiente aumentara su deseo sexual así como la estimulación corporal.

Retomando el tema de los orgasmos múltiples, debemos destacar que absolutamente todas las mujeres tienen la posibilidad de experimentar multiorgasmos durante una sola relación sexual pero esto es una situación que depende de muchos factores, como la confianza con la otra persona, la libertad que sienta la mujer, la seguridad en sí misma, y la consciencia de las distintas sensaciones fisiológicas que podrá sentir.

Frustración sexual

Existen ciertas ocasiones en los que las mujeres experimentan una incomodidad al hecho de establecer relaciones sexuales con alguien, una incapacidad de sentir placer o simplemente una falta de apetito sexual.

Esto puede ocurrir por diferentes motivos, bien sea por estrés externo como preocupaciones por el trabajo, problemas personales, entre otros o por problemas tanto con sigo mismas como con sus parejas por ejemplo la baja autoestima o la inexistente motivación de parte de ambos.

Esto indudablemente provoca una insatisfacción a nivel sexual lo cual puede dar como resultado un alejamiento dentro de la pareja así como la disminución en la frecuencia de los encuentros sexuales y cuando estos están por suceder las mujeres pueden incluso intentar evitarlos hasta el punto de rechazarlos completamente.

El experimentar frustración sexual puede provocar a su vez el desencadenamiento de algunos sentimientos que afectan emocionalmente a la mujer como el enojo, la tristeza, la inseguridad propia, la depresión, la impotencia e incluso la sensación de inseguridad en la sociedad.

Este tipo de frustración se puede llegar a asociar con muchos aspectos que van desde el psicológico hasta el fisiológico así como las relaciones interpersonales o aspectos influenciados a nivel sociocultural. Además es más común que esta falta de apetito sexual se de en mujeres que experimentan el proceso de la menopausia, sin embargo, aunque son pocos, existen casos en los que las mujeres jóvenes también lo experimentan.

Además la hipertensión y la diabetes pueden influir a que esto suceda al igual que el estrés o la depresión lo cual se considera una enfermedad psicológica.

Otro factor que puede influir es la incomodidad a la hora de tener relaciones sexuales, pues muchas mujeres pueden experimentar dolor debido a una falta de lubricación provocando así que el deseo sexual disminuya. Así mismo algunas mujeres en embarazo o en la etapa de postparto, no todas, experimentan esta frustración sexual.

Impotencia

La impotencia sexual femenina conocida también como disfunción sexual femenina se trata de un desorden que se da gracias a una alteración importante dentro del comportamiento normal dentro del ámbito sexual femenino, provocando que el deseo, el pensamiento o las fantasías sexuales se reduzcan significativamente llegando incluso a desaparecer en algunos casos.

Además de esto, las mujeres pueden experimentar la inhabilidad de poder gozar el acto llevando esto a una influencia negativa dentro de su vida personal y sus relaciones. Usualmente existen cuatro circunstancias en las que se dan ciertas deficiencias como por ejemplo el orgasmo, el deseo, la excitación y finalmente el dolor que pueda experimentar durante el acto sexual.

No existen motivos generales a los cuales se les pueda responsabilizar por este trastorno pues existe una variedad de áreas puntuales en las que se puede dar la disfunción sexual de las mujeres, por ejemplo algunas de estas son las causas físicas como los desórdenes a nivel hormonal, algunas enfermedades por ejemplo las cardiopatías, el mal de Parkinson, la depresión, entre otras.

Además un cambio brusco en los métodos de anticoncepción también puede influir en esto al igual que el cansancio, los cambios de humor, algún trauma relacionado a el coito, un uso desmedido de drogas o de alcohol, estrés o problemas con la pareja.

Por otra parte, otro factor que disminuye la excitación puede ser alguna lesión a nivel espinal que puede ocasionar inferencias en los mensajes enviados desde los genitales hasta el cerebro provocando una incapacidad de sentir placer o excitación.

Además durante el coito, la estructura vaginal experimenta algunos cambios para facilitar el proceso y provocar el placer como el agrandamiento del clítoris, el ensanchamiento de la parte superior de la vagina o la lubricación en esta.

Cada uno de estos cambios tienen efectos positivos para que la mujer no experimente incomodidades pero si alguno de estos procesos o cambios no se da debidamente afectara a la excitación femenina.

Remedios caseros

Existen algunos remedios o tratamientos naturales y caseros que pueden ayudar a aumentar el deseo sexual de la mujer, sin embargo siempre es importante que tomen en cuenta la causa de su impotencia sexual, pues puede que necesite ayuda profesional psicológica o médica.

Estos remedios caseros ayudan a la estimulación de los sentidos y el ánimo de la mujer, algunos de estos son:

Cardamomo y Vainilla

Esta mezcla tiene diferentes efectos afrodisíacos pues ambos ingredientes poseen características que ayudan a la estimulación sexual, por ejemplo el cardamomo con el zinc que contiene ayuda a la activación de las células sexuales, así mismo la vainilla es una estimulante de sentidos.

Para preparar este remedio casero se necesitan cinco semillas pulverizadas de cardamomo, una cucharada de miel, una de vainilla y agua, al tener todos estos ingredientes de debe colocar en un recipiente el agua que debe estar previamente hervida y se le incorpora los dos ingredientes afrodisíacos, la vainilla y el cardamomo, una vez que esto pase por una cocción de quince minutos se pasara por un colador y se le agregara la miel.

Canela y jengibre

Este té también es un remedio muy conocido para aumentar el libido de la mujer pues el jengibre se considera desde hace mucho tiempo un afrodisíaco natural importante, ya que ayuda a la mejoría de la circulación sanguínea alrededor de todo el cuerpo, especialmente en el área de la pelvis, de igual manera este ayuda a estimular algunos sentidos provocando una mejoría en el ánimo dando como resultado un aumento en la disposición sexual de la mujer.

Así mismo, la canela provoca al igual que el anterior ingrediente, un aumento dentro del deseo sexual, pues aumenta y mejora la circulación de la sangre alrededor de los genitales.

Para preparar un litro y medio de este té se necesitara esta cantidad de agua, cincuenta gramos de jengibre y una rama de canela, la raíz se deberá cortar en trozos finos y se le incorporara a el agua que debe estar hirviendo junto a la canela, luego de un proceso de cocción que se acerque a los quince minutos se debe colar y endulzar al gusto con azúcar o miel.

Aceites

Además existen algunos aceites para masaje que ayudan en forma aromática a aumentar el deseo sexual como el aceite de canela, rosa, jazmín y vainilla.

Alimentos

El incluir los siguientes alimentos en la dieta alimenticia puede ayudar a combatir este problema gracias a sus nutrientes:

  • Pescados azules
  • Aguacate
  • Fresas
  • Espárragos
  • Higos
  • Almendras
  • Ostras
  • Plátano
  • Semillas de calabaza

Yerbas

Las siguientes yerbas también son medicinas naturales que pueden funcionar para combatir esta condición:

  • Dong quai
  • Ginseng
  • Muaira puama
  • Gingko biloba
  • Menta

Higiene intima

La higiene a nivel íntimo de la mujer es un tema muy importante a tocar pues es vital tener un área genital limpia y sana para así poder disfrutar de una sexualidad saludable, para poder tener una buena higiene es importante conocer el cuerpo y los genitales femeninos pues algunas personas piensan que tanto la vagina como la vulva son lo mismo lo cual es totalmente herrado.

Al hablar de la vagina nos referimos a la vía que conecta el útero con los órganos externos sexuales, así mismo es el área por donde avanzan los bebes durante el nacimiento, la vía por donde se expulsa el flujo menstrual y en donde el órgano masculino penetra durante el coito, por otra parte la vulva se conoce como el abarcamiento de todos los órganos externos genitales como lo son la uretra, el clítoris, la vagina, los bulbos, los labios tanto internos como externos y las glándulas.

Un factor muy importante en esta zona es la piel, pues gracias a ella logramos una variedad extensa de sensaciones como el placer, la sensibilidad, la presión, el dolor, la protección, el frío, el calor y el tacto gracias a la extensa cantidad de terminaciones nerviosas además de poseer millones de glándulas que se encargan de producir sudor y grasa.

Existen tres características importantes a tomar en cuenta para lograr una buena higiene intima, estas son el flujo vaginal, la flora bacteriana y por supuesto el olor. Cuando hablamos de la flora bacteriana es importante destacar que su función es sumamente fundamental pues ella se encarga de proteger nuestra área intima de otras bacterias que puedan provocar daños.

Así mismo el flujo se encarga de mantener el canal vaginal hidratado y limpio, en cuanto al olor se produce por sudor, sebo, menstruación, etc. Cada olor es característico, sin embargo es importante que no sea fétido y excesivamente fuerte pues esto puede indicar enfermedad.

Algunos consejos importantes para mantener la higiene intima son:

  • Si no es necesario o no es recetado previamente por un ginecólogo no se debe realizar duchas vaginales pues esto va matando poco a poco la flora bacteriana.
  • Lavar con agua y un jabón neutro de manera externa para evitar resequedad
  • No alterar el pH con jabones que contengan olor
  • No utilizar desodorantes íntimos para evitar irritaciones
  • Cambiar constantemente las toallas diarias y las toallas sanitarias o tampones en caso de estar en el periodo menstrual y evitar que dichas toallas contengan olor
  • Evitar esponjas u objetos parecidos para la limpieza intima pues en vez de limpiar pueden provocar infecciones por bacterias
  • Antes del acto sexual y luego de él es importante lavar la zona genital
  • Poner atención a los rastrillos o rasuradores para evitar cortes o irritaciones en los labios y sus alrededores
  • No utilizar prendas demasiado ajustadas como pantalones o ropa interior pues esto ocasiona acumulación de humedad e irritación
  • Mantener el área del periné limpia
  • Cambiar diariamente la ropa interior la cual debe ser preferiblemente de algodón y estar previamente lavada con productos que no sean agresivos con la piel

Mitos sobre la sexualidad femenina

Alrededor de la sexualidad existe una infinidad de mitos, sobre todo cuando se trata de la sexualidad femenina, algunos han surgido a lo largo del tiempo en base a la sociedad y las creencias a través de la historia.

Algunos de los mitos que es importante aclarar y desmentir sobre este tema son los siguientes:

No puedes tener orgasmos si eres virgen: esto es totalmente falso, pues es conocido que la sexualidad de los humanos inicia su desarrollo desde una edad corta y muchas mujeres aun antes de tener su primera relación sexual ya han experimentado conociendo su cuerpo y descubriendo los placeres que pueda tener por medio de la estimulación propia.

Al perder la virginidad sangras: realmente esto no siempre es así, pues la forma y el grosor del himen varía dependiendo de cada mujer e incluso algunas no lo poseen desde el nacimiento, pues durante el periodo en el que aún se encuentran en la matriz este tejido se secciona, desmintiendo el mito de que el himen y el sangrado va relacionado al 100% con la virginidad.

La masturbación no es cuestión de mujeres: según algunas encuestas realizadas a más de 2.000 mujeres que figuraban desde las edades de 19 a 60 años se concluyó que más de la mitad solían estimularse a sí mismas de manera frecuente arrojando algunos estudios como resultado que dicho acto mejoraba el humor, sin embargo el hecho de que la mujer lo haga o no iniciando la pubertad depende de los estilos de crianza que se le de.

A cierta edad ya no tienes apetito sexual: esto es totalmente falso pues algunos estudios realizados por el INE dicen que alrededor del 85% de las mujeres adultas entre 57 y 65 años aún son activas sexualmente destacando que la menopausia no debe ser un impedimento pues a pesar de que el cuerpo sufre algunos cambios de igual forma tiene algunas ventajas como la despreocupación de quedar embarazadas.

Además otros mitos existentes alrededor de este tema son que el mayor punto de placer de la mujer es el punto G o que no es posible quedar embarazada durante el periodo de tu menstruación, estos y otros mitos son totalmente falsos.

Tabú sobre la sexualidad femenina

Cuando hablamos de “tabú” nos referimos a una conducta que no es aceptada ni comprendida por la sociedad y la cual no se considera como “normal”, cuando hablamos de la sexualidad existe una cantidad extensa de tabúes como que no se puede tener relaciones sexuales durante la menstruación porque no es higiénico o que durante el embarazo la mujer no puede mantener relaciones sexuales pues se considera impuro.

Así mismo existe el tabú de hablar sobre sexo entre la familia o de padres a hijos lo cual realmente es un error pues para evitar embarazos adolescentes y enfermedades de transmisión sexual, se debe destacar la importancia de la sexualidad y es necesario tocar este tema con la juventud para que no inicien una vida sexual desinformada lo cual llevara fácilmente a errar en algunas decisiones debido a la crianza llena de tabúes que pueda tener.

Algunos de los tabúes más comunes con respecto a la sexualidad femenina son:

La mujer debe tener un erotismo pasivo: no puede ser ella quien dé el primer paso o posea iniciativa para tener relaciones sexuales así como tampoco puede “dominar” el acto en algún punto, pues deber ser sumisa y estar siempre a la disposición del hombre, esto suele resultar un tabú algo machista, pues así como los hombres las mujeres pueden tener momentos de iniciativa o dominio lo cual puede resultar positivo para la pareja pues existe una equidad.

La mujer debe fingir: muchas personas poseen el pensamiento de que la mujer debe expresar siempre el máximo placer y si no lo consigue la solución es fingir para no manifestar el hecho de alguna insatisfacción sexual, sin embargo esto no es del todo correcto pues aunque no lo parezca es común que muchas mujeres no lleguen a experimentar el punto máximo de placer.

El sexo en el embarazo es impuro: el embarazo se considera una etapa de pureza en la mujer, pues lleva en su interior a un ser inocente de cualquier pecado, por esta razón el pensar en tener relaciones sexuales durante esta etapa puede resultar perturbador para algunas personas teniendo las falsas creencias de que podrían dañar al feto o incluso provocar un aborto.

Sin embargo es conocido que el sexo durante el embarazo posee algunas ventajas como por ejemplo la adaptación del canal vaginal para el momento del parto además de que algunas mujeres manifiestan sentir mayor placer durante el embarazo.

Durante la menopausia

La menopausia es una etapa por la que toda mujer pasa cuando llega a cierta edad, en este punto el cuerpo, el organismo y las hormonas experimentan una cantidad de cambios los cuales pueden ser abrumadores para la mujer, estos cambios pueden llevar a ciertas alteraciones en la vida sexual y si bien las cosas no son iguales a cuando se encontraba en la flor de la juventud no quiere decir que sea imposible continuar teniendo una vida sexual activa.

Durante la menopausia la producción de estrógeno disminuye significativamente provocando algunos efectos como la falta de apetito sexual (no en todos los casos), lubricación vaginal muy baja, poca intensidad cuando se trata de la excitación o placer y cierta molestia o cierto dolor durante la penetración, sin embargo estas consecuencias pueden variar.

Además es importante destacar que la disminución en la producción de las hormonas pasa por tres fases los cuales serían la perimenopausia o primera fase, la menopausia o segunda fase y la postmenopausia o tercera fase y a lo largo de estas tres etapas comienzan a manifestarse diferentes síntomas.

Como por ejemplo mareos, sudoración, migrañas, problemas para dormir, ahogo, sensación de vértigo, taquicardia, cambios en la estructura genital, disminución en la cantidad de flujo vaginal provocando resequedad, ansiedad, irritabilidad, agotamiento, falta de concentración, sensibilidad emocional, entre otros.

Lógicamente esta sintomatología afecta la sexualidad de la mujer en cierta medida pero existe una variedad de opciones a las cuales optar para acostumbrarse a estas demandas nuevas del organismo.

Algunas de estas medidas que se pueden aplicar son:

  • Un estilo de vida saludable que incluya ejercicio y alimentación saludable
  • Ejercicio muscular para la zona intima
  • Comunicación con la pareja
  • Experimentar cosas nuevas
  • No ponerse limites en la imaginación
  • Utilizar herramientas como los lubricantes que puedan facilitar el proceso sexual

Durante la adolescencia

La adolescencia es un proceso algo difícil de sobrellevar, pues es una etapa que viene acompañada de una infinidad de cambios tanto físicos como psicológicos y hormonales, en este punto la sexualidad de las mujeres se desarrolla de diferentes maneras, comienzan a experimentar cambios físicos como el crecimiento de las mamas, las caderas, entre otras partes del cuerpo.

De la misma forma experimentan la primera menstruación y con ella cambios hormonales que provocaran el desarrollo de deseos sexuales o la atracción a otras personas, en este punto muchas personas definen o comienzan a entender mejor sus gustos y orientación sexual.

La adolescencia es aquella etapa comprendida entre los 11 y los 19 años y la pubertad se entiende como los cambios experimentados que inician entre los 11 y los 13 años de edad, durante estas edades es sumamente importante que se les otorgue una educación en cuanto a la sexualidad para que entiendan a que se deben las modificaciones naturales que están experimentando y comprendan mejor el mundo nuevo al que se están adentrando.

Las hormonas comienzan a producirse en mayor cantidad en los ovarios y comienza la menstruación, todos estos cambios pueden traer problemas de seguridad y autoestima por esto es necesario que las mujeres entiendan mejor su cuerpo.

Además existen cambios psicológicos como por ejemplo un incremento en el interés por su físico propio así como por el físico de las otras personas, además comienzan a experimentar el deseo de establecer ciertos lazos con personas en específico y tienen un impulso sexual mayor, así mismo comienzan a expresar sus sentimientos de diferentes maneras y comienzan a experimentar la auto estimulación.

Es importante educar tanto a hombres como a mujeres con respecto a los embarazos, las enfermedades de transmisión sexual y otros problemas que rondan el tema sexual y que suelen darse entre las adolescentes desinformadas, el experimentar la sexualidad no está mal pero es necesario conocer la mejor manera de hacerlo.

Diabetes en la sexualidad femenina

Cuando hablamos de diabetes nos referimos a una enfermedad que puede resultar grave si no es tratada debidamente y a tiempo, esto se basa en una cantidad excesiva de glucosa en la sangre lo cual puede ocasionar una cantidad de problemas en cuanto a las defensas del organismo así como puede provocar problemas en otras áreas del cuerpo como la vista, los riñones, la dermis, e incluso puede afectar la sexualidad.

Existen algunos problemas específicamente relacionados a la sexualidad que se pueden asociar con esta enfermedad como por ejemplo la falta de interés sexual o disminución de la libido femenina.

Se considera que el deseo es la primera etapa que  se da en la actividad sexual y es posible que una mujer que sufre de diabetes pueda experimentar una falta de esta respuesta por diversos motivos como estrés o falta de confianza en sí mismas como por causas externas como poca satisfacción o falta de motivación.

Sin embargo también existen situaciones que pueden resultar de la diabetes como una disminución de la lubricación vaginal o incluso infecciones que ocasionen molestias, ardor o dolor.

La poca lubricación suele ser muy común en las mujeres que padecen de diabetes esto se da gracias a los cambios vasculares los cuales provocan resequedad, el vaginismo por otra parte son las contracciones que se dan a nivel vaginal y las cuales pueden resultar dolorosas, esto se da por que la sensibilidad de la vagina aumenta y esto es un resultado del poco flujo o lubricación.

Es común también que existan infecciones durante la diabetes pues el hecho de mantener los niveles de azúcar aumenta la susceptibilidad a la contracción de las mismas, esto provoca a su vez olores fuertes o molestias que pueden afectar en la sexualidad.

Es importante poner atención a la diabetes, pues es una enfermedad de cuidado, sin embargo este diagnóstico no debe ser un impedimento para que las mujeres tengan una buena sexualidad, por esto no debes dejar que el estrés o la angustia de lidiar con dicha condición provoque cambios negativos en tu vida en general.

Sexualidad femenina y masculina

Se considera como sexualidad tanto en hombres como en mujeres a aquella notable variedad de conductas y procesos los cuales comprenden tanto el comportamiento de ambos géneros en el aspecto sexual como la identidad sexual que puedan llegar a poseer, entiéndase por esto como los gustos que tengan por el sexo contrario o por el mismo sexo.

Así mismo, también se incluyen otros enfoques como la parte fisiológica de la sexualidad tanto masculina como femenina, el aspecto psicológico, dentro de la sociedad, entre las diferentes culturas, a nivel político y en el aspecto tanto religioso como espiritual de dicha actividad.

Es necesario destacar también la sexualidad de hombres y mujeres dentro de la familia en la sociedad y en cuanto a la educación que se les da a ambos géneros.

Existe una cantidad extensa de sociedades y culturas aun en la actualidad en las que la educación que se le proporciona a la mujer con respecto a este tema se basa en la mera satisfacción del sexo opuesto siendo esto la prioridad y provocando que los deseos y placeres femeninos queden en un segundo plano teniendo como consecuencia que ellas sientan vergüenza de expresarse.

Sin embargo, han existido muchos cambios en este pensamiento y en la mayoría de las culturas este pensamiento ha sido desplazado dando paso a que la sexualidad en hombres y mujeres a nivel social sea cada vez más equitativa y balanceada.

Diferencias

Existe una cantidad considerable de diferencias entre la sexualidad en hombre y la sexualidad en mujeres, desde los aspectos fisiológicos como psicológicos y sociales, si bien es lógico que físicamente los órganos sexuales de ambos son diferentes y cuentan con partes y funciones distintas también sabemos que los cambios que experimenta cada uno en su cuerpo en las diferentes etapas de la vida no son iguales.

El comportamiento de ambos tampoco es igual, es común creer que algunas mujeres suelen ser más expresivas, amorosas o sentimentales o pensar que los hombres son mucho más sexuales, además en cuanto a las hormonas sexuales también existen diferencias pues mientras las hormonas sexuales de las mujeres son el estrógeno y la progesterona las hormonas sexuales de los hombres son los andrógenos dentro de los cuales se comprende la testosterona, androstenediona y androsterona.

Otra diferencia notable entre hombre y mujeres es la manera en la que se manifiesta los problemas de excitación, mientras que en las mujeres se observa con una deficiencia en la lubricación vaginal en los hombres se ve representado de otra forma pues si no está experimentando excitación no se da en él una erección.

Cuando hablamos de los orgasmos también existe una diferencia entre ambos sexos, pues las mujeres como ya fue mencionado anteriormente tienen la capacidad de experimentar múltiples orgasmos durante una misma relación sexual situación que no se da de la misma manera en los hombres.

Dentro de la psicología

Con el paso de los años las mujeres han estado luchando constantemente con una gran cantidad de prejuicios que se basan en las creencias sociales de lo que debe y lo que no debe ser en cuanto al tema de la sexualidad femenina, un prejuicio que era muy común en la antigüedad es aquel que dicta que las mujeres no pueden tener sexo por placer si no con el único objetivo de procrear.

Sin embargo, en la actualidad todas estas falsas creencias se han ido disipando ayudando así a que las mujeres tengan una mayor autoestima y seguridad con respecto a sus pensamientos, sus sentimientos y su físico.

Los pensamientos de las mujeres actualmente están más abiertos a ser sensuales, así ayudan de cierta manera a tener un equilibrio dentro de su forma de ser y pensar pero esto no quiere decir que todas las mujeres tienen un mismo patrón de pensamiento, pues cada mujer tiene una forma distinta de afrontar su sexualidad influenciando en esto el entorno que las rodea.

Así mismo, el aspecto psicológico de la sexualidad femenina comienza a moldearse desde la juventud relacionándose con la forma en la que ve todos los aspectos relacionados a la sexualidad, el comportamiento que tienen las personas a ella y sus experiencias con el paso del tiempo, por ejemplo su primera relación sexual y la forma en la que se ve a sí misma.

Este último punto es sumamente importante en la psicología femenina pues la manera en la que se ven, se sienten y se aceptan tiene una influencia en su forma de sobrellevar su sexualidad a lo largo de sus vidas.

¿Cómo influye el consumo del alcohol?

Es bien conocido que las bebidas alcohólicas ocasionan cambios y alteraciones en nuestro organismo, comportamiento y psiquis, por lo general cuando las personas beben alcohol se sienten más libres, no se concentran tanto en lo que podría salir mal y sueltan un poco los nervios que pueda ocasionar un encuentro sexual, sin embargo es importante entender si los efectos  del alcohol en el organismo son positivos o negativos.

Es común que las personas utilicen esta sustancia como un plus pero es importante entender que todo en exceso es malo, el consumir demasiado alcohol puede afectar ciertas áreas y funciones puntuales del sistema nervioso central, este es el que se encarga de la tarea de convertir ciertos estímulos en estímulos sexuales los cuales facilitan el placer y la excitación que viene del entorno.

Además de esto, en las mujeres existen alteraciones circulatorias en la zona genital provocando que el nivel de lubricación disminuya llevando esto a una deshidratación por lo cual el acto sexual puede tornarse incomodo o doloroso.

De igual forma existe la posibilidad de que al producirse el orgasmo la intensidad del mismo disminuya o se atrase, esto sucede porque dicha sustancia tiene una propiedad sedante lo cual puede alterar las sensaciones corporales.

Por otra parte, cuando el alcohol es utilizado en cantidades pequeñas y no con demasiada frecuencia puede aumentar el deseo sexual pues altera ciertas hormonas que hacen que si libido sea mayor, por esta razón es importante tomar en cuenta que si bien en algunas ocasiones puede funcionar como una forma nueva de experimentar sensaciones diferentes no se debe abusar de su uso.

¿Cómo influye el consumo de los antidepresivos?

Por antidepresivo nos referimos a una medicina psicotrópica que se emplea con el fin de combatir ciertos desequilibrios depresivos importantes los cuales pueden llegar a manifestarse en uno o más momentos de la vida, así mismo este medicamento también puede utilizarse para tratar otras alteraciones del tipo alimenticio, impulsivo o de ansiedad.

Al hablar de depresión y ansiedad sabemos que se trata de ciertas alteraciones a nivel neurológico pues se ven afectados algunos sistemas de neurotransmisión relacionados a las sustancias llamadas dopamina, serotonina y noradrenalina, cuando esto sucede los antidepresivos combaten la falta de dichas sustancias ayudando a normalizar estos trastornos.

Es importante destacar que dicha medicina también tiene algunos efectos secundarios como insomnio, o por el contrario, cansancio extremo, así como alteraciones en el peso y lo que específicamente se desglosara, las alteraciones en la sexualidad de las mujeres.

Estos efectos secundarios no afectan a todas las mujeres, de hecho se pueden dar en aproximadamente el 30% de ellas y todo depende en la forma en la que el metabolismo procese dicho medicamento, los efectos secundarios comienzan con una disminución del apetito sexual y una dificultad notoria para sentir el máximo placer durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, existe una variedad de antidepresivos que pueden afectar más que otros, por ejemplo, los ISRS también conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, los IMAO o inhibidores de la monoaminooxidasa, los antidepresivos tricíclicos, los IRSN o inhibidores de recaptación de serotonina y norepinefrina y los antidepresivos tetracíclicos son los medicamentos que más probabilidades tienen de ocasionar problemas en la sexualidad femenina.

Por otra parte la Vilazodona, el Buprupión, la Vortioxetina y la Mirtazapina son los antidepresivos que poseen un índice menor de efectos secundarios.

El yoga y la sexualidad femenina

Esta actividad llamada yoga se practica desde hace más de cien años y nació en la India, esta actividad une la mente con el cuerpo por medio de ciertas posiciones que se equilibran con la respiración, esta práctica se ha vuelto más conocida en la actualidad en el occidente y muchas personas la adoptan como un estilo saludable de ejercitarse.

El yoga trae muchos beneficios como un aumento en la fuerza física y mayor flexibilidad, así mismo ayuda a la tonificación de ciertos músculos y mejoría en ciertas afecciones como la artritis, las afecciones en la columna y espalda, el balance en la presión sanguínea y ayuda a relajar y mejorar la salud mentalmente hablando.

Por esta razón es importante destacar sus beneficios en la sexualidad femenina pues es importante poseer salud mental y física para lograr una buena y eficaz sexualidad. Existe una variedad de posiciones que ayudan a mejorar la sexualidad en las mujeres, estas son:

  • La mariposa: esta posición es buena para la relajación de las extremidades inferiores y ayuda a ampliar la cadera.
  • La pinza: con esta postura consigues la estimulación de ciertas glándulas sexuales.
  • El puente: con esta posición es posible aumentar la fuerza y el nivel de tonificación de ciertos músculos como el suelo de la pelvis y ayudando a que la lubricación sea mayor, así mismo ayuda a aumentar algunas sensaciones.
  • La postura del niño: esto ayudara a la conexión interna y de esta manera lograr una conexión con la pareja mejorando la calidad sexual.

Además el yoga ayuda con la estimulación del sistema nervioso en ciertos puntos claves como la pelvis y no solo ayuda al ámbito sexual si no también a mejorar cólicos menstruales y en mujeres embarazadas los dolores que vengan al momento del parto.

Relación con el hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una enfermedad en la cual una glándula llamada glándula tiroides tiene un deficiente producción de hormona tiroidea y lo cual afecta también la producción de otras hormonas sexuales.

Los cambios más notables por esta enfermedad son los físicos, pues las personas que sufren de hipotiroidismo tienden a aumentar significativamente de peso, esta enfermedad llega a afectar a un poco más del 20%  de las mujeres y al ser esta una alteración endocrinológica la disminución de la libido se ve afectada, y este no es solo un indicativo de esta enfermedad si no también de otras enfermedades relacionadas con el sistema metabólico.

Sin embargo, esto no es algo que se considere irreversible pues es posible combatir esta falta de apetito sexual con la debida medicación que permita regular la producción hormonal, así lograras que tu vida sea normal y que tu sexualidad se mantenga saludable.

Cuando se trata medicamente esta enfermedad de la manera correcta, se recupera la libido de la mujer, el peso y se disminuyen las alteraciones tanto físicas como fisiológicas que se dieron gracias al hipotiroidismo, todo esto ira sucediendo de manera progresiva y llegara un punto en el que todo volverá a la normalidad, otro aspecto muy importante al cual ponerle atención es la parte psicológica de la mujer pues esto también puede traer cambios significativos en la sexualidad femenina.

La sexualidad femenina según Freud

Sigmund Freud se considera una de las más imponentes personalidades del siglo XX, este hombre austriaco fue un médico neurólogo que nació bajo la religión judía en el año de 1856, este médico inicio una investigación alrededor de la sexualidad femenina muy extensa.

Freud hizo mención a un velo que cubría la vida sexual y erótica de las mujeres lo cual no permitía saber si en ellas existía una especie de sobreestimación sexual, durante los años 20 Freud empezó a tener ciertas dudas sobre si la feminidad de la mujer era determinada por el hecho de no tener un aparato reproductor masculino, dicho acto significaría la castración en el caso de los hombres.

Según los estudios de Freud se entendía que las niñas sentían que a ellas se les había castrado por no poseer el mismo órgano que los niños y sentía un deseo inconsciente de contar con dicho órgano y bajo sus conclusiones las niñas se convierten en mujer luego de terminar una fase definida por el como la fase fálica la cual se basa en el tiempo en el que tanto niñas como niños desarrollas su libido en la etapa infantil.

¿En que afecta la depresión?

La depresión durante la sexualidad femenina es un factor importante para la falta de apetito sexual de la mujer, esta enfermedad o alteración psicológica es una de las más frecuentes en el mundo y es una de las más importantes de tratar.

Esta enfermedad puede darse en diferentes maneras, por distintos motivos y en variadas intensidades pues existen desde las depresiones desencadenadas por ciertos sucesos negativos sucedidos en la vida de la persona como por  ejemplo la perdida de alguna persona cercana.

También existen las depresiones que llegan a ser realmente severas en los cuales se acompañan de problemas psicológicos como la bipolaridad en las que la depresión se experimenta junto a otros estados de ánimo que pueden ser totalmente opuestos como animo excesivo o euforia.

Algunos síntomas que se presentan durante la depresión son la tristeza profunda, la facilidad de llanto y la incapacidad del disfrute de ciertas actividades que podían en el pasado resultar satisfactorias.

Durante el proceso de la depresión el deseo sexual se suele ver afectado, pues muchas mujeres tienen la incapacidad de disfrutar incluso pensamientos o fantasías, además en el 30% aproximadamente de las mujeres pueden experimentar dolor durante el coito y ausencia de orgasmos.

¿En qué afecta la hipertensión?

Cuando hablamos de presión arterial entendemos que es aquella fuerza que emplea la sangre en las paredes arteriales durante el bombeo de sangre del corazón, si dicha fuerza es muy alta y la presión se extiende por un tiempo considerable se puede dar como resultado problemas en el organismo afectando algunos funcionamientos importantes.

A pesar de que la hipertensión es un tema delicado usualmente suele ser un asesino silencioso, pues no da demasiados indicios de su existencia más que en algunos casos excesiva producción de sudor, migraña, presión en el área del pecho, nauseas, hormigueo en las extremidades entre otros.

Por otra parte esta enfermedad puede traer consecuencias como un derrame cerebral, infartos cardíacos y renales e insuficiencia en órganos vitales. En las mujeres no es muy común que la hipertensión afecte dentro de la sexualidad como afecta en los hombres pero aun así el flujo disminuido de sangre que se da en el área vaginal da como resultado la resequedad de la misma así como anorgasmia.

Pero también se recomienda la actividad sexual en las personas hipertensas, pues esto ayuda a ejercitar de alguna manera al corazón ya que durante este proceso el ritmo cardíaco se eleva y al finalizar en el punto más alto de placer se normaliza tanto sus palpitaciones como la presión existente en las arterias, pero siempre es importante mantener bajo control médico dicha afección.

(Visited 414 times, 1 visits today)

Deja un comentario