El matrimonio como sacramento: ¿Qué es?, características y más

Los matrimonios dentro de la religión son muy significativos, específicamente en la religión católica pues en ella el matrimonio representa uno de los sacramentos considerándose un acto de amor eterno ante los ojos de Dios, en el siguiente artículo conocerás que es el matrimonio como sacramento, entre otros datos importantes que podrían ser de tu interés.

¿Qué es el matrimonio como sacramento?

El matrimonio para la iglesia católica representa uno de los sacramentos por lo tanto su importancia es apreciable dentro de la religión, el catolicismo se puede considerar un principio religioso el cual pertenece al cristianismo, así mismo dentro del catolicismo el jefe de la religión es representado por el Papa de Roma.

Existen en el cristianismo cuatro ramas principales que son la iglesia ortodoxa oriental, la cual abarca la cantidad de 86 millones de personas considerándose entre las cuatro la última en cuanto a cantidad, el catolicismo que alcanza el primer lugar con 1300 millones de personas, la iglesia ortodoxa y el protestantismo con 270 millones y 920 millones de seguidores respectivamente.

Las características originales de la religión católica son el seguimiento de un canon, un determinado ritual y una disciplina la cual fue desarrollada durante los primeros años en los que se creó la religión cristiana.

En cuanto a las iglesias la católica es considerada la más grande cuando nos referimos a seguidores pues cuenta con veinticuatro iglesias que a su vez se divide en veintitrés iglesias orientales y una latina, entre todas cuentan con más de 1200 millones personas que practican el catolicismo, dichas iglesias funcionan en conjunto en comunión con el papa.

Existe un argumento dentro de esta iglesia que se basa en que dentro de sí misma permanece la única iglesia creada originalmente por Cristo y desde el inicio dirigida por el apóstol Pedro, a dicho apóstol se le encargo una importante tarea al igual que a otros como el, difundir el catolicismo por la región para que se extendiera por el mundo.

Debido a esto se considera un sacramento difundiéndose así como un símbolo o un camino para desarrollar un vínculo íntimo y considerado sagrado entre las personas y Dios.

Tomando como una guía la tradición católica los seguidores reconocen como primer papa en la historia al apóstol Pedro el cual representa entre las iglesias una figura de autoridad máxima, así mismo actualmente la máxima autoridad es el Obispo de Roma, es decir el Papa Francisco quien según los registros históricos pertenecientes a la iglesia corresponde al sucesor número 266.

Entre todas las sedes episcopales existe una en específico que destaca entre los demás, esta es la Santa Sede en la cual reside y se encuentra el papa pues este se considera la pieza central o el gobierno de la iglesia católica en general ya que por medio de este se dan las opiniones y así actúa la iglesia, gracias a este facto es considerado de manera internacional como un organismo soberano.

Según la opinión que posee la iglesia católica con respecto al matrimonio este se considera una alianza totalmente natural, es decir que es totalmente descartable la idea de que se trata de un objeto meramente cultural y nada más. Se considera natural esta unión pues en ella tanto el hombre como la mujer mantienen juntos una nueva vida en la cual debe predominar la lealtad, el amor y la tolerancia.

Así mismo se sabe que desde el inicio de los tiempos esta unión fue creada por dios fundamentalmente como un principio basado en que la creación del hombre y de la mujer fue realizada inicialmente con la idea de que ambos se unieran y complementaran.

Gracias a esto se consideran tres características como las básicas del concepto de amor que maneja la iglesia católica, estos son la incondicionalidad y la disposición a procrear y la unidad tanto en las relaciones como en la familia en la biblia y en la religión.

Sin embargo existen algunos factores que rodean al tema del matrimonio los cuales no son aceptados en lo absoluto por la iglesia católica pues los consideran pecado o una falta a las leyes de dios, estas son por ejemplo los matrimonios igualitarios, es decir entre dos personas del mismo sexo, la poligamia, la infidelidad o adulterio y la oposición de aportar a la vida o procrear.

Dentro de la biblia es reconocido el matrimonio como una idea que nació de Dios al momento de la creación del hombre otorgándole así a Adam una única pareja la cual era Eva y a ella una única pareja el cual era Adam.

Esto llevo a la creación de la regla principal dentro del matrimonio en el catolicismo, la monogamia, e indicando dentro de la biblia que el hombre en algún punto de su vida deberá despegarse de sus padres para poder unirse a una mujer convirtiéndola en su esposa y volviéndose ambos así “una sola carne”.

Lo cual se traduce en que cada hombre y cada mujer deben contar con una sola pareja y deben actuar con exclusividad para ellos pues su matrimonio no debe ser compartido ni debe existir un tercero dentro de esta relación ya que eso se consideraría adulterio.

Así mismo es conocido que dentro de la biblia, es decir la escritura sagrada de la religión cristiana, se encuentran una cantidad considerable de enseñanzas con respecto  al matrimonio, una de estas enseñanzas dicta que los hombre tienen el deber de amar a sus esposas como a sí mismos de tal manera como Cristo lo hizo con la iglesia entregándose a ella.

Además también deben honrarlas ya que cualquier tipo de abuso bien sea verbal o físico será rotundamente rechazado y nunca será tolerado sin excepción.

Por otra parte otra de las enseñanzas que nos brinda la biblia dice que una vez que hombre y mujer se unan en matrimonio ella se encontrara  sujeta a él hasta que alguno de los dos fallezca, solo si esto sucede podrán volver a contraer nupcias dejando en claro que no es aceptada la separación así como tampoco se permite el adulterio pues esto mancharía la pureza del matrimonio que debe ser siempre honrado.

Pero la razón por la que el matrimonio se toma en cuenta como un sacramento es por la representación de unión que gozaba de fidelidad y amor infinito que se dio entre Dios y las personas, al igual que este caso entre el hombre y la mujer se puede apreciar una unión similar entregándose mutuamente amor asumiendo que una vez unidos se crea un lazo el cual no debe ser roto por nadie.

En este inquebrantable lazo la resurrección de Cristo es secuenciada con el otorgamiento que se le da a las dos personas del don del Espíritu Santo, don que asegura la fidelidad y la pureza del matrimonio y de los cónyuges entre sí, así como la procreación de futuros hijos para formar una familia y educar a dichos hijos de la manera correcta.

Por otra parte existe una afirmación por parte de ambos, tanto ella como el, de recibirse uno al otro y entregarse de forma mutua para cumplir la promesa de fidelidad y exclusividad, además de acompañarse en cada situación de la vida sea negativa o positiva en tiempos de adversidad o prosperidad durante la salud y la enfermedad de manera perpetua y hasta que ambos den su último suspiro.

¿Qué elementos permiten considerar el matrimonio como un sacramento?

Dentro de la religión existe una variedad de elementos los cuales son esenciales para poder considerar el matrimonio como un sacramento, estos definen ciertas características que se manejan dentro de la iglesia y del matrimonio así como del ritual mismo.

Estos elementos son los siguientes:

Materia y forma

Con esto nos referimos a las palabras o palabra “Si” que se utilizan para dar el consentimiento sobre el otorgamiento total de uno hacia el otro,  esto es considerado materia dentro del sacramento mismo y como forma pues se le da la interpretación de expresar la aceptación de una entrega mutua lo cual es básicamente lo que viene implicado dentro del matrimonio.

Ministro

Al tomar en cuenta este elemento existe una controversia sobre que se considera Ministro realmente, mientras que en occidente este se reconoce como los contrayentes o cónyuges siendo el clérigo por otra parte un testigo el cual recibe el otorgamiento de consentimiento en el nombre de la iglesia por parte de la pareja en oriente esto cambia un poco pues se considera Ministro el clérigo encargado de realizar la unión o la celebración y el cual confiere el sacramento.

Sujeto

Existen ciertos requerimiento que impone la iglesia católica para que pueda llevarse a cabo un matrimonio de forma sacramental, estos requerimientos se relacionan con el resto de los sacramentos pues es totalmente necesario que ambos cónyuges cuenten previamente con el bautismo, la comunión y finalmente la confirmación.

Así mismo es importante que ninguno de los dos tenga ningún tipo de impedimento para contraer nupcias, uno de estos impedimentos por ejemplo puede ser la edad pues si son demasiado jóvenes no será posible unirlos en matrimonio al igual que sucedería si estos poseen algún tipo de parentesco familiar.

Antiguamente durante el rito de la ceremonia el sacerdote que oficiaba la boda pronunciaba las palabras de “si alguien conoce alguna razón para que esta pareja no pueda unirse en matrimonio que hable ahora o calle para siempre”, dicho enunciado otorgaba la oportunidad de que si existía algún impedimento del que este fuera consciente se hiciera conocer.

Actualmente por otra parte se suele preguntar previamente si alguien se opone a esta unión de manera de anuncio en la parroquia para que así si algún ciudadano siente o piensa que esta unión no se puede llevar a cabo podrá comunicarlo con antelación.

Fines

Existen algunos fines específicos dentro del matrimonio dictados por el catecismo de la iglesia católica, estos aseguran que tanto el matrimonio como la familia en general tienen que regirse por tres características básicas que son, primero el bien o beneficio de ambos cónyuges, segundo la procreación de nuevos hijos dando la oportunidad de traer nuevas vidas al mundo y tercero la buena educación que sea otorgada a estos durante toda su vida.

Efectos

Se pueden observar básicamente dos dentro de la iglesia católica que serían el vínculo o lazo matrimonial el cual es establecido y otorgado por Dios principalmente y la gracia del sacramento matrimonial propiamente el cual puede cumplir con la tarea de perfeccionar el amor que se tengan ambos para de esta manera lograr que su unión se aún más fuerte con el fin de que la misma se mantenga durante toda sus vidas.

El matrimonio como sacramento de Jesús

Durante el antiguo testamento la imagen de un noviazgo o el amor dentro de una unión conyugal se utilizó con frecuencia para lograr reflejar la relación que poseía Dios con su pueblo.

De esta manera es posible no solo percibir el concepto importante que rodeaba al matrimonio si no también una especie de estereotipo con el cual identificar la alianza de fidelidad que se apreció entre el creador y las personas, sin embargo también es posible resaltar la infidelidad que se dio por parte de Israel como una especie de adulterio considerado traición.

Por otra parte en los Efesios se reflejó esta imagen del matrimonio para ser posteriormente comentada en repetidas oportunidades por las autoridades religiosas dentro de la iglesia con el objetivo de resaltar y enfatizar el amor que deben avivar e impulsar los esposos dentro de sus vidas, así mismo dicho carácter se denominó un sacramento el cual sellaba en conjunto la indisolubilidad que se incluye dentro del concepto del matrimonio pues este debe ser duradero y resistente.

Así mismo se toma en cuenta el hecho de que la gracia que posee el matrimonio implica una ampliación de la bondad que tuvo cristo para con la iglesia relacionándose directamente esto con la misión que debe poseer la familia cristiana dentro de la iglesia propiamente.

De igual manera dentro de la unión matrimonial se debe asumir una realidad una realidad humana que representa un signo considerado cristológico y eclesiástico, con esto se refiere a la unión que se dios entre Cristo y la iglesia sin que se dé un abandono de la idea real sobre el matrimonio como una institución completamente natural.

Sin embargo dentro del matrimonio esta unión no solo representa lo antes mencionado pues ambos cónyuges los cuales son bautizados y contraen nupcias son receptores del amor de Cristo siendo miembro de la iglesia.

A pesar de que se dice que la alianza del matrimonio la creo Dios desde que se inició la creación de la humanidad y Cristo elevo la misma para que posteriormente fuera otorgado por la iglesia católica la digna denominación de sacramento entre los cónyuges bautizados es claro que Jesús no creo para el matrimonio ningún rito especifico, este por su parte le dio valor al amor de la humanidad haciéndose presente en las bodas de Caná.

Naturalmente el matrimonio es considerado una unión enaltecida, iluminada y sublime categorizada gracias a la redención y la gracia de Cristo y así de esta forma poder considerar plenas las riquezas propias del matrimonio en su forma natural tomando una dimensión distinta una vez que se convirtió en parte de los siete sacramentos.

A pesar de que la admisión libre que se expresa de parte de los cónyuges se considera la acción jurídica que determina la decisión del cual provienen tanto los derechos como los deberes considerados propios del matrimonio el hecho de ser un sacramento no se origina de un acto diferente al jurídico con relación a la admisión, por esta razón ambos se identifican juntos.

El matrimonio como sacramento de la iglesia

Dentro de la iglesia católica existen los sacramentos que se refieren a los signos sensibles que pertenecen a la gracia de Dios por los cuales se logra otorgar lo que se conoce como vida divina, esto se traduce como el otorgamiento de ser hijos de Dios a los creyentes pertenecientes a la iglesia.

Los siete sacramentos

Dichos sacramentos son 7 y representan importantes etapas de la vida de cada persona cristiana, pero estos sacramentos tienen una subdivisión categórica que es la siguiente:

Sacramentos de la iniciación cristiana

  • El Bautismo: dicho sacramento se conoce como aquel responsable de iniciar o adentrar a las personas dentro de la vida con el cristianismo abriéndole las puertas a la comunidad católica y la iglesia que se considera el cuerpo místico de Cristo, por lo general se lleva a cabo con agua bendita y por medio de un ritual que incluyen oraciones hechas por el sacerdote.

Así mismo el objetivo de dicho sacramento es borrar el pecado original de las personas así como cada uno de los pecados personales.

  • La Confirmación: también conocido como crisma tiene como fin confirmar como lo dice su nombre el bautismo del creyente reafirmando así la fe que este posee en Cristo siendo promulgado en la ceremonia en la que se lleva a cabo otorgándole así a este los siete dones del Espíritu Santo.

Dicho ritual se lleva a cabo por un sacerdote y es utilizado de forma simbólica un aceite bendecido durante el día de Jueves Santo.

Este sacramento se hace con el fin de dar la oportunidad de decisión al creyente que fue adentrado posiblemente por decisión ajena a la religión con el bautismo, pues este se suele hacer cuando las personas están en sus primeros años de vida, así mismo si el creyente desea continuar bajo la familia cristiana una vez ha alcanzado una edad de decisión propia realizara este sacramento.

  • Eucaristía: esto representa una especie de celebración honrando a Cristo para así conmemorar su ultima cena así como la pasión y la resurrección del mismo, se lleva a cabo ingiriendo la hostia sagrada que se considera el cuerpo de Jesús transformado en el pan el cual es otorgado al creyente por el sacerdote colocando dicha hostia en la boca la cual debe ser ingerida de forma lenta y con el debido respeto.

Para poder recibir este sacramento la persona debe previamente haberse confesado y se le debió otorgar el perdón divino pues necesita estar en estado de gracia.

Sacramentos de curación

  • Penitencia: también conocida como confesión o reconciliación dicho sacramento se basa en la confesión de las personas a un sacerdote de sus pecados cometidos, los sacerdotes aplican penitencias para que las personas las cumplan y así puedan reconciliarse con Cristo.

Este sacramento tiene como fin arrepentirse y reconocer si ha pecado o fallado a la palabra de Dios comprometiéndose a no volver a pecar para que de esta manera dios pueda perdonarlo.

  • Unción de los enfermos: con este sacramento los sacerdotes realizan oraciones dedicadas a las personas enfermas para que así estos sanen por medio de la fe, así mismo estos escuchan sus lamentos para que el sacerdote pueda promover para ellos el perdón de Dios y puedan ser recibidos por el creador en caso de que la persona esté en etapas próximas al fallecimiento.

Sacramentos al servicio de la comunión y la misión

  • Orden sacerdotal: este es un sacramento que puede ser tomado para que la persona obtenga la autoridad necesaria para poder ejercer ciertas funciones específicas a nivel eclesiástico para unirse al culto de Dios y la salvación de las almas.

Dicho sacramento se divide en el episcopado que cumpliría tareas como sucesor de los apóstoles, el presbiterado que son los candidatos a pastor y sacerdote y finalmente el diaconado que mantiene su disposición a la orden del servicio a la iglesia cumpliendo funciones caritativas, predicadoras y orientadoras.

  • Matrimonio: finalmente tenemos el sacramento que santifica la unión entre dos personas de sexos opuestos recibiendo la bendición de un sacerdote y bajo la palabra de Dios constituyendo así el núcleo principal para la formación de una familia.

El matrimonio como sacramento no solo representa una simple comparación para determinar ciertas conductas a nivel moral que debe haber entre los esposo si no que representa una realidad que se da entre los esposo o los cónyuges y la iglesia como tal pues a través de ellos Dios logra expresar la unidad y el amor que otorga tanto a ellos como a las familia que pronto se formara desde la base conyugal y a la humanidad en general incluyendo la iglesia.

En este sacramento se considera que no solamente la organización humana se ve involucrada si no también el reino de los cielos pues tanto la humanidad como el plano divino se unen entre si para involucrarse en esta alianza.

Una vez que hemos considerado esto sabemos que el matrimonio sacramentado tiene el poder de actuar firme y autoritariamente así como de manera autónoma ante las partes civiles pues poseen el derecho a interceder en los matrimonios de los bautizados, por estas razones se considera también que tiene toda la validez jurídica apreciable siempre y cuando se realice bajo las condiciones necesarias.

Inicialmente cuando Adam y Eva fueron creados fueron determinados como compañeros mutuos según lo establecido por Dios dando esto paso a la institución del matrimonio cristiano y como esto fue una creación de él las leyes del mismo se rigen por su propio criterio.

Gracias a esto lo primero en ser asegurado era la propagación de los humanos bajo la bendición de Dios para multiplicarse pero la institución del matrimonio no significaba exclusivamente la población de la tierra si no la compañía que Dios consideraba necesaria para el hombre para lograr así que estos se complementaran, apoyaran, amaran y ayudaran a crecer en forma espiritual.

Por esta razón se creó esta como una unión que durara toda la vida y que se complementaran y unieran tanto en mente como en cuerpo y corazón con el fin de que su lazo se enriqueciera logrando así la salvación por medio de la unidad.

¿Qué instituyó el matrimonio como sacramento?

Para la iglesia la institución básica del sacramento matrimonial se representa por medio de la unión de dos personas sumamente importantes dentro de la biblia, María y José, pues tanto su unión como su hogar estuvo siempre libre de pecados concibiendo a Jesús por medio de la unción otorgada por el espíritu santo.

Este sacramento posee en lo absoluto cada uno de los elementos que se requieren para llevar a cabo la santificación destacando que todo aquel que viva dicho sacramento de forma real y verdadera con la unción que corresponde a la iglesia llega a purificarse y santificarse para lograr así su encuentro con Dios.

Una vez que dos cristianos asumen el compromiso que implica aceptar este sacramento están a su vez diciendo si a una vida larga juntos en la cual deben siempre fomentar y alimentar el amor así como la fidelidad.

Estos deben encontrar el don de la fuerza para que de esta manera puedan avanzar con gracia uno junto al otro de manera exitosa enfrentando las adversidades y compartiendo los momento de dicha destacando siempre la capacidad de perdonar y pedir perdón por los errores cometidos.

Es conocido que en ningún momento de la historia el matrimonio fue visto como una carga pues ni el Génesis, ni Pablo y mucho menos Jesús lo consideraron de esa forma, viéndolo de hecho como un misterioso don divino que une al hombre y la mujer.

Sin embargo en algún punto comenzó a considerarse que este sacramento tenía como fin principal la procreación, por dicha razón se consideraba difícil de sobrellevar para algunas personas, pero las perspectivas han cambiado dando a conocer que esto debe implicar amor y gozo para las personas que desean asumirlo.

(Visited 2.070 times, 1 visits today)

Deja un comentario