Conozca los principales Mitos sobre la Sexualidad Masculina

En los últimos años, ha habido un movimiento creciente entre los terapeutas sexuales y los investigadores para entender realmente la sexualidad de los hombres, no lo que se supone que es, sino más bien cómo se manifiesta, dónde se encuentran sus raíces y cómo lidiar con el problema. Los conflictos que presenta, no solo en terapia con hombres, sino también con parejas. En este artículo aprenderas todo sobre los Mitos sobre la sexualidad masculina.

Mitos sobre la Sexualidad Masculina

Mitos y la Sexualidad

Aunque la sexualidad no tiene una función vital para la supervivencia del ser humano, tiene un papel importante entre los componentes que conforman la calidad de vida. La Organización Mundial de la Salud definió la salud sexual como “aspectos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales de la sexualidad que enriquecen la vida y respaldan la integridad de la personalidad, la comunicación y el amor”.

Aunque se demostró que la salud sexual afecta directamente las relaciones, como la felicidad y la calidad de vida tanto en hombres como en mujeres, es actualmente uno de los principales tabúes y las personas no pueden hablar abiertamente sobre la sexualidad. La sexualidad es un instinto básico y los pensamientos sobre la sexualidad y el comportamiento sexual se desarrollan en cada individuo en la infancia, la adolescencia y la edad adulta. La conducta sexual es un proceso de socialización moldeado por la interacción de factores individuales (fisiológicos y psicológicos), sociales y culturales.

El factor más importante en el desarrollo del comportamiento sexual individual es el punto de vista de la estructura cultural de la sociedad de ese individuo. Nuestra sociedad es una de las sociedades cuya sexualidad es vista como un tabú y no se habla abiertamente. La educación formal también sigue siendo inadecuada para cubrir las necesidades de aprendizaje de los individuos sobre la sexualidad en nuestro país.

En un estudio realizado por terapeutas, se declaró que las principales fuentes de información sobre la sexualidad eran amigos, medio ambiente, medios como diarios (periódicos), revistas y material pornográfico en general, pero existe demasiada información deficiente, incorrecta y/o exagerada sobre la sexualidad se da en estas fuentes informales.

Debido a esta información engañosa, existen varios prejuicios sobre la sexualidad en el público. Una de las consecuencias más frecuentes de la información engañosa son los mitos sexuales. Los mitos sexuales son creencias sobre temas sexuales que a menudo son exageradas, erróneas y no científicas, pero se piensa que son ciertas.

Principales Mitos sobre la Sexualidad Masculina

Las creencias y conceptos erróneos, como los mitos, afectan las actitudes y comportamientos de los individuos sobre la sexualidad masculina. Los mitos sexuales pueden causar consecuencias que pueden afectar la salud pública y, en consecuencia, la salud pública en general. Las creencias y actitudes populares varían entre las diferentes culturas. También puede haber diferencias regionales dentro de la misma cultura.

Tamaño del pene

Los problemas de imagen corporal en los hombres se refieren principalmente al tamaño del pene. La imagen corporal se refiere a los pensamientos que uno tiene sobre su cuerpo, así como a la noción de cómo otros lo perciben.

Muchos hombres, afectados por mitos comunes o películas pornográficas, tienen una percepción poco realista de cuál es el tamaño «normal» del pene. Además, el mito de que el tamaño juega un papel catalizador en el placer de una mujer refuerza la importancia atribuida al tamaño del pene.

La imagen corporal afecta la función sexual principalmente a través de los pensamientos que dominan durante el contacto. Es decir, cuando las preocupaciones con respecto al cuerpo son tan intensas que distraen la atención de los estímulos sexuales, es muy posible que la satisfacción disminuya y aparezca una disfunción.

En un estudio reciente, el 21% de las mujeres a las que se les preguntó respondieron que la longitud del pene es «importante» y solo el 1% que es «muy importante». La longitud fue menos importante que la circunferencia y el 32% respondió que la circunferencia es importante.

La longitud del pene está determinada por numerosos factores, principalmente raciales. La longitud del pene cuando está erecto oscila entre 11 y 15 cm. (La longitud media para los hombres caucásicos es de 13 cm). La ciencia ha determinado que el tamaño del pene es patológico cuando tiene menos de 7 cm (la longitud de la vagina es de aproximadamente 7 cm).

No obstante, los estudios coinciden en que la forma en que sentimos nuestro cuerpo afecta nuestra satisfacción sexual mucho más que las características físicas objetivas.

Los hombres siempre están listos para el sexo

Muchos hombres creen que en presencia de una mujer atractiva siempre deben poder tener una erección. Esto no es cierto, es decir, un hombre puede sentirse cansado, puede sentir la necesidad de desarrollar cierta intimidad y una relación emocional con la mujer primero, puede no desear ser infiel, sentirse culpable o puede que no le gusten las circunstancias, etc.

Además, a menudo ocurre que las erecciones son causadas y luego se pierden durante la penetración o el contacto, antes del clímax. Muchas cosas podrían estar sucediendo: su deseo no era lo suficientemente fuerte, estaba demasiado estresado por impresionar a la mujer para que actuara o bien podría haber habido razones incidentales. De hecho, un estudio reciente mostró que aquellos que creían que «deben» estar siempre listos para tener relaciones sexuales, tenían más probabilidades de presentar problemas de erección, en comparación con los hombres que no compartían esta creencia.

No hay actividad sexual en la tercera edad

Un tema que ha comenzado a preocupar más recientemente la ciencia de la medicina sexual es la sexualidad de las personas mayores. Este problema es preocupante, porque en Europa, por ejemplo, se espera que el porcentaje de personas mayores de 60 años aumente en un 50% en los próximos 30 años. Además, la expresión de la sexualidad entre los ancianos se ha relacionado con una mejor salud general, el uso menos frecuente de los servicios de salud y una mejor calidad de vida.

En este contexto, los datos relevantes publicados recientemente sobre la población mayor de 65 años en España confirmaron que un número significativo de personas mayores tienen una vida sexual activa. Específicamente, el 63% de los hombres y el 37,4% de las mujeres informaron que eran sexualmente activas. Las prácticas sexuales más comunes fueron besos, abrazos y relaciones sexuales.

El estudio concuerda con otros estudios relacionados e indica que, si un hombre o una mujer mayor tiene una pareja y buena salud en general, es muy posible que continúen disfrutando de la vida sexual hasta la vejez.

Los problemas sexuales son más frecuentes en hombres

Los hallazgos de la epidemiología moderna indican que los problemas sexuales son más frecuentes en hombres que en mujeres. Es simplemente que en los hombres un problema sexual (es decir, la incapacidad de mantener una erección o la eyaculación precoz) no se puede ocultar fácilmente. Te podría interesar el tema de la Impotencia sexual masculina.

Independientemente de la edad, el 40% -50% de las mujeres, en comparación con el 20% -30% de los hombres, padecen al menos una disfunción sexual intensa. Las disfunciones sexuales están relacionadas con la edad, ya que todas las causas orgánicas en hombres y mujeres son consecuencias de condiciones orgánicas asociadas con vasos sanguíneos, neuronas y hormonas. Las causas psicógenas, sin embargo, son comunes en todas las edades.

El uso de material pornográfico daña una relación

Un estudio reciente que se hizo de 8,367 personas, mostró que la frecuencia pequeña o mediana en el uso de materiales pornográficos tiene consecuencias positivas en la relación de una pareja, aumentando la frecuencia y la calidad del sexo, así como la intimidad entre los miembros de la pareja. Además, el uso bajo o medio de material pornográfico parecía estar asociado a una mejor comunicación sexual en las parejas.

Una encuesta de 1,291 personas en relaciones estables presentó datos interesantes, comparando el uso de materiales pornográficos como una actividad solitaria o como una actividad para la pareja. Más hombres (76.8%) que mujeres (31.6%) informaron que solo veían material pornográfico, pero aproximadamente la mitad (44.8%) de los hombres y las mujeres informaron que a veces miraban material pornográfico con su pareja.

Aquellos que siempre usaron material pornográfico con sus parejas reportaron una mayor satisfacción sexual y un mayor compromiso con su relación en comparación con aquellos que siempre lo usaron por su cuenta. Aprende toso sobre la sexualidad en la pareja.

Una parte importante de este punto es que, los ingresos globales de la industria de la pornografía se estiman en aproximadamente 97 mil millones de dolares, una cantidad que es mayor que el total de los ingresos de Microsoft, Google, Amazon, eBay, Yahoo, Apple y Netflix juntos, pues, estos datos son útiles no tanto porque ponen de relieve la alta frecuencia de uso de material pornográfico, sino más bien porque hay que enfatizar  que detrás de esos productos hay una industria enorme que, para vender, construye modelos atractivos de hombres y mujeres, que son lejos de una persona promedio.

El sexo es diariamente para la mayoría de las parejas

El mito de que el sexo es una actividad diaria no es cierto para la mayoría de las parejas. Parece que la mayoría de las parejas tienen relaciones sexuales 1-2 veces a la semana.

Recientemente, se publicaron los resultados de un estudio, que registró en qué medida las parejas en una relación estable a largo plazo están satisfechas por la frecuencia de su contacto sexual. Los resultados fueron impresionantes, ya que solo el 46% de los hombres y el 58% de las mujeres respondieron que estaban satisfechos con la frecuencia de su contacto sexual.

La gran mayoría de los hombres no estaban satisfechos con la frecuencia de sus contactos sexuales y les gustaría tener relaciones sexuales con más frecuencia. De las mujeres que no estaban satisfechas, 2/3 querían tener relaciones sexuales con más frecuencia y solo 1/3 querían tener relaciones sexuales con menos frecuencia.

El hecho de que un alto porcentaje de parejas no esté satisfecho con la frecuencia de sus contactos sexuales indica que existe una brecha entre las expectativas de las personas y lo que finalmente logran experimentar en su relación.

El hecho de que la insatisfacción fuera común en ambos sexos muestra que el problema no se produce desde diferentes niveles de deseo sexual, sino que el hecho de que otras búsquedas y obligaciones ocupan el tiempo que la pareja puede pasar junta.

Si un hombre quiere sexo anal significa que es gay o bisexual

Mucha gente piensa esto, pero el ano de un hombre no tiene una orientación sexual, solo sabe que disfruta del placer. Nuestra cultura ha decidido que recibir sexo anal equivale a ser gay, pero «gay» es más que un simple comportamiento. No se trata de lo que haces sexualmente, se trata de a quién amas, es una identidad. Esto sería como decir que los hombres homosexuales a quienes no les gusta el sexo anal son realmente heterosexuales, pero aún no lo saben. Te podría interesar todo sobre la identidad sexual.

Entonces, se podría decir que, hay hombres homosexuales o bisexuales que aman o les gusta el sexo anal, es cierto. Pero también hay hombres homosexuales o bisexuales que no les gusta, o que simplemente no están interesados ​​en ello. Hay hombres heterosexuales a quienes no les gusta el sexo anal o que tampoco les interesa. También hay hombres heterosexuales a los que les gusta o les encanta.

Para todos estos grupos, todo eso se debe a estar en el extremo del sexo anal, por así decirlo, y para las personas con parejas de cualquier género. La sexualidad humana es increíblemente diversa, y todo lo que a alguien le gusta por un determinado tipo de sexo por lo general puede decirnos que a alguien le gusta ese tipo de sexo.

La duración del acto sexual

Muchos hombres se preocupan por la duración del acto sexual. A menudo tienen expectativas no realistas que generan estrés continuo durante el contacto sexual. Numerosos estudios han registrado el tiempo requerido para la eyaculación en hombres con o sin problemas. Tres de estos se publicaron en revistas médicas sobre la sexualidad.

El primero estudio se llevó a cabo en 4 países europeos y mostró que el tiempo promedio hasta la eyaculación en los hombres fue de 5.4 minutos.

El segundo estudio, realizado en EE.UU., mostró que, la duración promedio en hombres con eyaculación precoz fue de 1,8 minutos y en hombres sin problemas fue de 7,3 minutos. Sin embargo, había hombres que podían durar hasta 25 minutos, ¡sin embargo, afirmaron que sufrían de eyaculación precoz!

El tercer estudio, que solo incluyó a hombres con eyaculación precoz, registró que el 90% de ellos eyaculó en menos de 1 minuto.

La masturbation es perjudicial

La noción de que la masturbación es perjudicial para la salud fue desmentida hace años. Sin embargo, muchos creen que la masturbación es un comportamiento normal solo cuando no hay una pareja sexual o la posibilidad de contacto sexual.

Sin embargo, la evidencia médica refuta ese mito. Uno de los estudios más grandes mostró que más del 60% de los hombres y el 40% de las mujeres se masturbaron en el último año. Cuando la muestra se limitaba a personas que vivían juntas y mantenían una relación estable, los porcentajes eran aún más altos: el 85% de los hombres y el 45% de las mujeres se masturbaban. Además, los datos de un estudio prospectivo que examinó la frecuencia de la masturbación durante un período de 8 años, muestran que se mantuvo estable con el tiempo, a pesar del aumento de la frecuencia de contacto sexual.

Conclusión

Se puede decir que, la educación, la residencia de vivir en el período prepúber, la fuente de información sexual, la primera experiencia sexual y sus consecuencias afectan la creencia en los mitos sexuales.

El punto de vista de la sociedad en que vive el individuo es el factor más importante que afecta sus creencias sexuales, aunque la sociedad en la que vive el individuo no tiene en cuenta la necesidad de estar informada sobre la sexualidad, ya que los instintos naturales obligan a cada persona a aprender sobre la sexualidad desde la infancia y la pubertad.

Cuando la familia, la educación formal y los medios de comunicación no son fuentes de información correctas, todas las fuentes, como amigos y material erótico-pornográfico, se convierten en una fuente de información sexual de aprendizaje.

Aunque el interés sexual comienza en la infancia, el aprendizaje sexual generalmente comienza en el período puberal. La información sexual incompleta o engañosa y las expectativas erróneas y exageradas sobre la sexualidad en el período de desarrollo psicosexual de la infancia y la pubertad se reflejan en las creencias y conductas sexuales de la edad adulta y causan problemas sexuales.

En nuestra sociedad, la función sexual adecuada se percibe como la prueba de la masculinidad y se forma un «esquema masculino». La tendencia de control y desempeño en este esquema mostró que la sexualidad se limita a una acción física completada por una gran presión desde el punto de vista de los hombres.

La sexualidad que es un tema sensible e interesa a todos, y tener efectos importantes en la salud física y mental es uno de los hechos más fundamentales de nuestro bienestar. No se puede negar que estar informado sobre la sexualidad a partir de fuentes correctas es un factor importante para predecir una vida sexual saludable.

La educación sexual debe ser una parte de la educación formal, por lo que, cuanto más precisos sean los conocimientos sexuales, menor será el número de creencias sobre los mitos sexuales que existen.

(Visited 108 times, 1 visits today)

Deja un comentario