Sexualidad saludable: ¿Qué es?, características y más

Uno de los temas más importantes por tocar en la sociedad es la sexualidad ya que, aunque es un proceso natural y común en el ser humano todavía existe la desinformación con respecto a esto, por dicha razón es primordial informarse sobre lo que a la sexualidad saludable se refiere, en el siguiente artículo conocerás datos importantes sobre este tema que debes saber.

¿Qué es la sexualidad saludable?

Con esto nos referimos a la información adecuada que debe poseer cada persona para así tener la capacidad de manifestar la sexualidad de cada uno de una manera que, de paso al enriquecimiento de la vida de todas las personas, todo este concepto abarca la interacción con los demás y las relaciones sexuales que se puedan entablar desde un punto de vista que se base en la aceptación y el consentimiento del otro demostrando respeto y una información adecuada sobre el tema.

Cuando hablamos de sexualidad saludable se destaca el hecho de que en ella no existe la violencia, así como ningún tipo de imposición, es común que en la sociedad las personas den o admitan ciertos mensajes proveniente de las mismas culturas variantes los cuales pueden llegar a resultar en muchas ocasiones incompatibles entre sí con respecto a la importancia de la sexualidad y esto no permite que sea sencillo el reconocimiento de este término sobre sexualidad saludable.

Por esta razón, es imprescindible aclarar el concepto básico de sexualidad, pues a diferencia de lo que muchas personas puedan llegar a pensar con esto no solo nos referimos al ámbito sexual, las relaciones íntimas, sino que también se refiere a otros aspectos como los emocionales, psicológicos, físicos, culturales, sociales, fisiológicos, entre otros.

Es decir que se basa también en la forma en la que nos comportamos ante la sociedad, las conductas que tomamos y los valores que llevamos a lo largo de nuestras vidas.

Pero de igual manera, es importante destacar lo relacionado de este concepto, la sexualidad saludable, al concepto de consentimiento, pues con esto nos enfocamos en el permitir y dar el debido permiso para que algún suceso se dé, pues cada persona debe estar 100% de acuerdo con lo que va a hacer o con lo que va a pasar.

En el caso de las relaciones sexuales, se concilian en el momento en el que cada uno de los involucrados da a conocer que, si desea que dicho acto se lleve a cabo, en caso de que una de las partes no esté de acuerdo con lo que sucederá se puede considerar como violencia sexual y va en contra totalmente de la sexualidad saludable.

Para comprender lo que realmente implica el consentimiento en una sexualidad saludable, lo principal es saber que el hecho de que no exista un claro “no”, no significa que automáticamente la respuesta sea un “si”, que esté de acuerdo o que muestre deseo o interés, solo si la persona expresa claramente que desea que suceda algo entonces se podrá considerar como que ha dado su consentimiento.

Además, ambas partes deben estar involucradas en el consentimiento dando a conocer cada uno de sus deseos, condiciones y sus limitaciones si las posee tomando en cuenta que la otra persona debe respetarlo.

Por otra parte, también se destaca que el hecho de que una persona diera su consentimiento en un momento determinado, no quiere decir que siempre aceptara las mismas condiciones o los mismos actos, pues no quiere decir que lo que ha sucedido en actos pasados debe siempre suceder igual a sí que es importante no asumir.

Si bien existe una variedad de señales que se dan a la otra persona por medio del lenguaje corporal no solo se debe tomar esto en cuenta pues el silencio tampoco es un indicativo de estar de acuerdo con algo por este motivo se debe preguntar de forma clara y también se debe expresar lo que desea o no.

Por otra parte, existe una discrepancia en cuanto a la toma de decisiones influenciada por factores externos y puntuales como por ejemplo, el alcohol o las sustancias alucinógenas, pues, este tipo de sustancias no siempre permiten que la toma de decisiones sea clara ni que la persona que se encuentra en dicha situación actúe de manera racional.

Características

La sexualidad saludable posee ciertas características que hacen posible reconocerla de manera tanto personal como social y cultural, esto es así gracias a que existen algunas actitudes o conductas puntuales que ayudan a identificar y caracterizar una buena salud dentro de la sexualidad en el punto de vista personal, así como una persona que es sexualmente saludable.

Dichos comportamientos se han desglosado en una lista realizada por SIECUS o Educación de Consejo de Información sobre Sexualidad de los Estados Unidos, dentro de esta lista mencionada se desglosan algunas conductas que son características de una persona sana sexualmente.

Se destaca principalmente que las personas que poseen una sexualidad saludable tienen conciencia del valor que posee su cuerpo, se quieren y aprecian a sí mismos valorando cada parte de su ser, además suelen informarse debidamente con respecto al tema reproductivo dependiendo de las necesidades y entorno que se presente.

También suelen afirmar que el ser humano se desarrolla a la par con la comprensión de la sexualidad lo cual no necesariamente debe incluir en todos los casos el ámbito reproductivo o la practica genital.

La interacción que se da con cualquier persona sea de su mismo sexo o del sexo contrario es basada en el respeto debido, además, sin importar la orientación sexual de las demás personas la respeta y acepta su propia orientación sexual afirmándola.

Tanto la expresión de sus sentimientos como de su amor y su intimidad es manejada de manera adecuada y es capaz de fijar y sostener todo tipo de relaciones con un significado importante con las demás personas esquivando cualquier interacción o relación que incluya algún aspecto relacionado con la violencia, el chantaje o el abuso de cualquier tipo.

Cuando se trata de su forma de vivir el estilo que maneje para esto y su entorno familiar suele tomar sus decisiones basándose en el conocimiento previo sobre la situación, manifestando a su vez ciertas habilidades para optimizar las relaciones de manera personal positivamente.

Así mismo, una persona que posee una sexualidad saludable toma en cuenta sus valores propios para poder vivir acorde a ellos identificándose con ellos, aceptando y haciéndose responsable de las cosas que haga diga.

Toma decisiones de manera eficiente y tiene la habilidad de comunicarse correcta y eficazmente con su círculo familiar y social incluyendo sus amigos o compañeros y por supuesto su pareja, además es capaz de expresarse libremente con respecto a su sexualidad disfrutando de ella durante toda su vida.

Además, es destacable el poder que tiene para lograr diferenciar cualquier acto o comportamiento sexual que sea dañino o negativo para cualquier persona incluyéndose de aquellas que optimizan lo positivo en su vida.

También tiene la capacidad de expresarse libremente con respecto a su sexualidad dándole el debido respeto a los demás, ampliar sus conocimientos acerca de su sexualidad para mejorar y ampliar sus experiencias y usar las medidas anticonceptivas responsable y eficientemente con el objetivo de evitar cualquier embarazo que no sea deseado.

Otras características de una persona sexualmente saludable, es la toma de decisiones y comportamientos que sean en pro de su propia salud como por ejemplo controles y chequeos regulares, y atención en ciertas partes de su cuerpo, examinándose las mamas o los testículos para lograr identificar a tiempo cualquier problemática que se pueda presentar.

Estas personas se alejan de cualquier comportamiento que indique abuso a nivel sexual o en cualquier ámbito practicando la tolerancia a todo individuo que posea valores diferentes a los propios en cuanto a su vida o a su sexualidad.

Así mismo, en caso de ser una mujer da la importancia necesaria a la atención prenatal de ser necesario, cualquier persona sea hombre o mujer pone especial cuidado de no contagiarse de ninguna enfermedad de transmisión sexual como el VIH u otras.

Está en contra de cualquier clase de estereotipos que se traten de la sexualidad sin importar de la cultura de la que se trate, esquiva cualquier tipo de acción que pueda resultar intolerante o prejuicioso, está a favor de la educación y la propagación de información real con respecto a la sexualidad con el fin de que todos tengan la educación necesaria con respecto al tema.

Finalmente, las personas que poseen una sexualidad saludable la expresan de manera que concuerde con los valores que posee y suele estar muy al pendiente de cualquier cosa que se diga o haga por parte de los medios comunicativos, religiones, familias, sociedades o culturas y como esto repercuten o influencian el comportamiento de las personas al igual que sus pensamientos, valores y sentimientos.

En la adolescencia

Cuando hablamos de la etapa adolescente de las personas pensamos en lo difícil que a veces resulta para muchos manejar todos los cambios que vienen con ella, estos varían desde el aspecto físico como hormonal y psicológico, durante esta etapa la sexualidad tanto de hombres como de mujeres tiene una gran importancia y la educación que se les debe dar para lograr una sexualidad saludable es esencial.

Los adolescentes experimentan cambios en su cuerpo, a las mujeres les comienzan a crecer las mamas y los hombres experimentan cambios de voz, ambos sufren el típico mal adolescente, el acné y una variedad de cambios hormonales que van provocando en ellos el desarrollo del deseo sexual, así como la atracción hacia otras personas definiendo algunas personas en este punto sus gustos y orientación sexual.

Dicha etapa tiene su inicio aproximadamente entre los 11 y 13 años con la pubertad, momento en el cual todos los cambios se dan con más intensidad, se consideran adolescentes a las personas hasta aproximadamente los 19 años.

En este punto es importante que la información que se les dé al adolescente sea clara y verdadera, libre de mitos y tabúes pues así ellos podrán comprender mejor a que se debe y cómo manejar las modificaciones naturales que sus cuerpos están experimentando, de esta forma comprenderán el nuevo mundo al que están entrando y tendrán las bases necesarias para tener por el resto de sus vidas una sexualidad saludable.

Algo muy común en los adolescentes son los problemas de seguridad y autoestima, por esta razón tanto hombres como mujeres deben entender que estos son procesos naturales y que se deben a la producción de hormonas que se incrementa a partir de cierta edad.

Ahora bien, cuando hablamos del punto de vista psicológico podemos observar un incremento en el interés del aspecto físico tanto propio como de los demás llevando esto al deseo de entablar algunos lazos en específico con algunas personas experimentando un mayor impulso sexual expresando sus pensamientos y sentimientos de distintas maneras.

En este punto de la vista, la personalidad de cada uno se va moldeando y definiendo, pues, se trata de la etapa en la que más nos equivocamos, cometemos errores y aprendemos de ellos creciendo mental y personalmente, pero para esto es necesario reconocer que has cometido un error y enmendarlo.

Cada una de las experiencias que tenemos en la adolescencia con respecto a las relaciones son cruciales para nuestro crecimiento y aprendizaje además de ser eternamente recordadas, por esta razón todo adolescente debe ser informado sobre qué es y cómo se aplica la sexualidad saludable inculcando en ellos respeto y destacando que existen ciertos límites dentro de esto que no deben sobrepasar, aquí es donde vuelve a destacarse el tema del consentimiento.

Pues, no todas las ideas son buenas para todas las personas ni todos querrán compartir lo mismo que deseas tú, por esto se debe respetar a todo el mundo y hacer valer tu exigencia de respeto también pues nadie debe ser forzado ni forzar a nadie a cumplir ciertos pensamientos que no siempre tendrán el lugar y el momento para llevarse a cabo pues puede que no sean del todo sanas, por esta razón la química y la comunicación es clave.

Por este motivo también es necesario cuidar del entorno, la sociedad y los elementos que rodean a las personas durante esta etapa, un claro ejemplo de lo que puede confundir a los adolescentes en cuanto a sus actos y deseos sexuales es la pornografía, muchos chicos y chicas ven esto como un ejemplo de cómo debe o se supone que es una relación sexual tomando como ejemplo ciertos comportamientos dominantes o imponentes ante los demás.

Todas estas actitudes vistas y aprendidas pueden ser mal interpretadas si no se les deja claro que esto solo es una fantasía y que no tiene mucho que ver con la realidad de la sexualidad y muchísimo menos con lo que se relaciona a la sexualidad saludable.

Muchos padres suelen tener problemas para tocar temas sobre la sexualidad con sus hijos precisamente porque aún en muchas culturas esto es un tema tabú, sin embargo, es importante que los padres se habrán y brinden la confianza a sus hijos para educarlos e inculcarles los valores que permitan que sean respetuosos con su propia sexualidad y con la del resto de las personas.

Sexualidad saludable y responsable

Lo primordial que debemos entender para tener una vida en la que se incluya la responsabilidad y la buena salud en la sexualidad es que dicho termino es natural y esencial del ser humano desde el momento en él es que es concebido, y con el pasar de su vida va desarrollándose dependiendo también de la sociedad la manera en la que evolucione la sexualidad de nuestras vidas.

Algo sumamente importante para definir una sexualidad responsable es destacar y definir lo que es la educación sexual correcta y real.

La educación sexual se refiere a brindare el conocimiento adecuada para lograr desarrollar un entendimiento con respecto a ciertos aspectos puntuales como la sociedad, la economía, el físico, la mentalidad, la psicología y las emociones que se dan alrededor de las interacciones interpersonales que influyan dentro de las relaciones entre dos o más personas, bien sea hombre o mujer.

Todos los conocimientos que las personas posean sobre el tema de la sexualidad, así como sus acciones pueden ser diferentes y depender del sexo, la edad que tengan y el nivel social y cultural que posean, gracias a esto existe una cantidad considerable de dudas en cuanto a una cantidad importante de creencias, mitos e información errada la cual pone una restricción a la toma de decisiones propias sobre la forma en la que vive y maneja su sexualidad.

En la actualidad, sobre todo para las chicas y chicos en etapa de adolescencia, la sexualidad se idealiza de una forma errónea gracias a la televisión, el cine, el Internet entre otros, sin embargo, existe algo mucho más significativo en este ámbito que es la interacción entre una persona y sus amigos o pareja lo cual incluye comportamientos cariñosos, afectivos, comprensivos y de complicidad.

Pero se debe destacar que la sexualidad va más allá que el sexo propiamente y todo comportamiento que venga relacionado a él como caricias o besos. Cuando contamos con una sexualidad saludable y responsable tenemos la oportunidad de contar con una vida que esté basada en la plenitud, existen algunos errores sociales que indican por ejemplo que no es necesario que las personas jóvenes conozcan sobre este tema.

Sin embargo, esto no es así pues es totalmente necesario brindar información de una fuente confiable pues si no la tienen pueden llegar a obtener enseñanzas dudosas y alejadas de la realidad provocando esto una serie de ideas que no son correctas, así como temores o expectativas que no son reales.

Contrario a lo que muchas personas puedan creer el brindar información a los jóvenes sobre las relaciones sexuales no es una manera de incitarlos a practicar el coito, pues gracias a la información que se les da muchos comprender lo que es tomar esta conducta con la suficiente responsabilidad para que tengan una sana sexualidad basada en el conocimiento y la madurez.

Por otra parte, existe un debate entre quien o quienes tienen la responsabilidad de brindar esta información, pues, mientras los padres sienten que es una tarea de la cual las instituciones educativas deben encargarse otras personas sienten que esto es solo responsabilidad de los representantes y las personas que deben encargarse de esto es el círculo familiar.

Pero esto no es del todo cierto pues ambas partes deben contribuir ya que es un proceso que debe basarse en la continuidad, la información debe ser brindada en cualquier lugar siempre y cuando sea verídica, pues, aunque en las escuelas se pueden recibir charlas, en el hogar es necesaria la comunicación, al igual que entre los amigos y la sociedad en general.

La información brindada debe ser coherente entre todas las fuentes pues así se logrará una sociedad mejor informada y que tenga la capacidad de tener una vida sexual responsable y una sexualidad saludable.

Por eso para que la sexualidad sea responsable es necesario que los jóvenes tengan derecho a la información, que todas las personas lo asuman de manera responsable, dar paso a los debates y el dialogo entre las familias y la sociedad sobre el tema, la aceptación propia y que la comunicación sea primordial basándose siempre en la sinceridad y el respeto entre todos.

Algunos puntos importantes a tomar en cuenta sobre la sexualidad responsable son que:

  • Cada persona es valiosa y se le debe brindar la importancia necesaria
  • La sexualidad es natural en todos
  • Las creencias de cada quien debe ser respetadas al igual que sus valores referentes a la sexualidad
  • Es importante el valor propio para manejar la dignidad
  • Cada uno de nosotros tiene un aspecto sexual y es correcto
  • El término “sexualidad” abarca puntos de vista éticos, físicos, sociales, emocionales, psicológicos y espirituales
  • Existe una variedad de manera en las que las persona expresan su sexualidad y debe ser respetado
  • La familia en la sociedad es un foco importante en la educación sexual
  • No debe existir aspectos negativos como abusos o chantajes dentro de las relaciones sexuales
  • Es importante tener en cuenta que cada decisión que se tome en el concepto de la sexualidad tendrá un resultado
  • Debemos tener la liberta de experimentar la sexualidad de manera natural desde la adolescencia para que nuestra vida sexual adulta cuente con la madurez suficiente para ser sana y responsable
  • Es importante conocer sobre la prevención de embarazos y enfermedades de transmisión sexual
  • Cada individuo posee el derecho de tomar decisiones y el deber de que estas sean responsables
  • Existe un beneficio tanto social como cultural y familiar si los niños poseen la habilidad de hablar libremente de sexualidad con algún adulto que les inspire la suficiente confianza
  • Existen ciertos riesgos si las personas tienen un acercamiento demasiado temprano con ciertas conductas que entren en el ámbito sexual
  • Es importante que para entrar en la adultez los jóvenes desarrollen valores y entendimientos propios referentes a la sexualidad

Consecuencias y aspectos biológicos y psicológicos

La sexualidad tiene una variedad de factores biológicos que interactúan a su vez con los factores psicológicos, éticos, sociales, culturales y religiosos, pero a pesar de que todos aspectos se entienden dentro del concepto de sexualidad no siempre se expresan en conjunto.

Sin embargo, esta variedad de dimensiones ayuda a que la sexualidad de cada persona defina y resalte el carácter y la personalidad que posee específicamente hablando de los sentimientos y pensamientos que tenemos o lo que cada persona es o hace en su vida.

Existen dos puntos importantes a tratar, la sexualidad en la biología y la sexualidad a nivel psicológico lo cual se relaciona mucho con la dimensión social.

Biológico

Dentro del ámbito biológico se abarcan todo aquello que se relacione con el físico y el organismo que se relacionen con el punto de vista sexual, en esto se comprenden una variedad de órganos que son guiados por el cerebro provocando previamente que la información otorgada por dichos órganos sea procesada y de esta manera se obtengan las respuestas sexuales de todos los seres humanos.

Una parte muy importante de la sexualidad a nivel biológico son los órganos que conforman los sentidos, es decir el tacto, la vista, el gusto, el oído y el olfato, de igual manera la piel juega un importante papel pues dicho órgano sensorial representa por completo el órgano sexual más importante y extenso, por esta razón, junto a las mucosas es considerado el agente de erotismo más importante.

Por otra parte, tenemos los genitales los cuales por lo general representan el punto focal del placer sexual, sin embargo, trabajan en conjunto con otras partes del cuerpo como la piel y las mucosas especialmente en las mujeres, así mismo los estímulos a los sistemas endocrino, nervioso y vascular juegan un importante papel para las respuestas a nivel de sexualidad.

Además, todas las etapas biológicas comprendidas desde el nacimiento incluyendo la pubertad y la adultez representan una parte importante dentro de la sexualidad tomando en cuenta que para tener una sexualidad saludable se deben manejar todo lo antes mencionado de la mejor manera conociendo cada parte de nuestro organismo y cómo influye en nuestra sexualidad.

Psicológico

Con el paso del tiempo cada ser humano sea hombre o mujer va moldeando su forma de ser y su propia manera de manejar la sexualidad, lo cual dependerá mucho de las experiencias vividas a lo largo de sus vidas y si estas son positivas o negativas, así definirá si la sexualidad será saludable o no, además el entorno que los rodee es un factor que influye en este aspecto también así como la sociedad y la cultura en la que se maneja su vida diaria.

Otros aspectos que ayudaran a definir cómo será su sexualidad y de qué manera la manejara son la información o educación que tenga sobre el tema e incluso la religión que practique o bajo la cual se haya basado su crianza.

Es común que todo lo que escuchamos y vemos proveniente de nuestro entorno, bien sea de la familia, los padres, los maestros o los amigos desde nuestra etapa infantil influya en la sexualidad de cada uno, sin duda el entorno social influye en la psiquis de cada persona y la conducta que tomamos hacia la sexualidad en general tanto nuestra como de los demás.

Por eso es importante entender la influencia que tienen la experiencia en nuestra sexualidad pues si existió algún suceso negativo podemos llegar a desarrollar inseguridades o miedos que afecten nuestra sexualidad llevan esto a ciertas consecuencias dentro de las relaciones que podamos tener a futuro bien sea casuales, de noviazgo o de matrimonio.

Para tener una sexualidad saludable dentro del aspecto psicológico es importante entender nuestras emociones y pensamientos y reconocer los factores que alteran o influyen en ellos dentro de la sociedad y de nuestra propia mente.

(Visited 2.111 times, 1 visits today)

Deja un comentario