Sexualidad en la pareja: ¿Qué es? importancia, juegos y más

Para disfrutar de una vida sexual sana y satisfactoria es necesario que se conozcan todas las pautas que se deben seguir para disfrutar plenamente de la sexualidad en la pareja.

sexualidad en la pareja

¿Qué es la sexualidad en la pareja?

La sexualidad es una parte muy importante de nuestra vida, ya que somos seres sexuales y por lo tanto esto representa una necesidad que requiere ser cubierta. Es necesario que se conozca todo lo relacionado con ella, desde la higiene necesaria hasta posibles enfermedades incluyendo su prevención y tratamiento.

Anteriormente hablar de sexo era un tabú, sin embargo, hoy día, aunque existen muchos prejuicios en cuanto a esta, suele ser hablada con más confianza y esto favorece a que las personas por tener mayores conocimientos pueden disfrutarla más plenamente. La sexualidad siempre ha sido una práctica asociada a las parejas, sin embargo, la modernidad ha dejado esto atrás aceptando los encuentros sexuales casuales como algo natural.

Sin embargo, en pareja es todo más placentero. Disfrutar de la sexualidad con la pareja constituye un acto de entrega total, tanto física como emocional por lo tanto es la práctica que termina de crear todos los lazos afectivos que une a una pareja, ya que es importante mantener un equilibrio en la relación que incluya afecto, cariño, compañía, pero también placer.

Se ha comprobado que las relaciones sexuales en las parejas suelen ser más satisfactorias, esto puede ser debido a la confianza que existe dentro de la relación lo que les favorece la comunicación para contarse lo que les gusta y lo que no estableciendo así limites en los que ambos puedan disfrutar de su sexualidad.

Importancia

Las parejas por lo general deben mantener un equilibrio entre el componente de amor y el sexo, para esto es necesario comunicarse efectivamente, acompañarse en todos los momentos, demostrarse afecto en cada ocasión, ser un sostén en los momentos difíciles, pero también deben existir momentos en los que le demos rienda suelta a la pasión y nos dediquemos al placer. Ese componente picante es el que mantendrá la estabilidad de la relación, es por esto que se considera tan importante.

La sexualidad es muy importante en todas las relaciones de pareja, pero no tiene la misma importancia para todos es por esto que requerimos de la comunicación para evitarnos problemas por diferencias de gustos, frecuencia u otros aspectos relacionados al sexo en los que podamos diferir con nuestra pareja. Debemos tener en cuenta que la frecuencia, así como el apetito sexual puede verse disminuida con los años, pero esto se puede evitar con la utilización de varias técnicas.

Más allá del sexo, lo importante y beneficioso para las relaciones es la complicidad que surge de él, el comenzar a entenderse con una mirada, el momento de unirse en uno solo con su pareja, de respetarse, acariciarse, demostrarse el amor de la forma más física posible, esto es lo realmente importante de esta práctica.

Además, se ha comprobado que las parejas que están atravesando problemas no disfrutan de una buena sexualidad, además aquellos que no tienen una vida sexual plena y satisfactoria comienzan a presentar problemas de índole depresivo o mostrándose estresados, molestos o frustrados es por esto que no debemos poner trabas a la hora de disfrutar de una vida sexual plena y segura al lado de nuestra pareja.

Tips para mantenerla

Una sexualidad saludable y satisfactoria en la pareja es sinónimo de unión ya que este es uno de los principales vínculos que unen a las parejas. Aunque sabemos que generalmente las parejas que tienen bastante tiempo tienden a reducir la frecuencia de sus relaciones sexuales bien sea por la edad o por la monotonía presentaremos algunos consejos para que estas se mantengan constantes y puedas disfrutarlas al máximo.

Comunicación: este es el principal consejo para resolver cualquier problema, una pareja debe comunicarse cuando siente que algo falla en su relación, debe contarle a su pareja sus problemas o incomodidades, pero también es necesario comunicarse para indicarle a su pareja que es lo que quiere en el sexo, o por el contrario que tipo de prácticas le desagradan, dejando atrás la pena y los tabúes.

Buena actitud: los integrantes de la pareja deben mantener siempre una buena actitud, abierta a las opiniones y sugerencias del otro. Además, deben tener las ganas o la disposición de escucharla y complacerla ingeniando métodos para sorprenderla y así mantener viva la llama de la pasión.

Planificación: la planificación es muy importante a la hora de mantener viva nuestra sexualidad y esto no se trata de planificar las relaciones sexuales, sino de planificar todas las demás tareas que realicemos constantemente para que estas no interfieran en el disfrute de nuestra vida sexual.

Espontaneidad: no es recomendable acostumbrarse a hacer el amor a una hora determinada, esperar que llegue la noche y los niños se duerman para poder dar rienda suelta a nuestra pasión, esto poco a poco comienza a apagar la llama. Se debe sorprender a nuestra pareja, romper los esquemas y no hacer siempre lo mismo.

Descanso: se debe descansar oportunamente para que esto no influya en nuestro rendimiento sexual, ya que una persona cansada no podrá disfrutar abiertamente del sexo ya que querrá apresurarse para terminar a tiempo y poder descansar. Una rutina de sueño correcta mantendrá el cuerpo sano.

Recuerdos: es importante recordar las razones que dieron inicio a nuestra relación, lo que nos gustaba de nuestra pareja y muchas veces resulta muy bueno reproducir las técnicas que un principio utilizamos para conquistarnos, utilizando esto como un excelente juego de seducción que siempre mantendrá la fogosidad de la relación.

Problemas de sexualidad en pareja

Las parejas correctamente consolidadas y felices, por lo general también disfrutan de una vida sexual plena y satisfactoria. Sabemos que esto es un ingrediente fundamental en el mantenimiento de todas las parejas, sin embargo, debemos estar siempre atentos porque existen muchos problemas, que pueden ser voluntarios o involuntarios y estropear nuestra vida en pareja, trayendo consigo muchos conflictos, algunos se pueden solucionar, pero otros llegan a ser tan graves que pueden causar el divorcio.

Entre los problemas voluntarios más comunes son la falta de deseo o interés. Debemos saber que contrario a lo que nos enseñan, una vez que formamos una pareja no somos uno solo, somos dos personas, con gustos, opiniones e intereses diferentes, los cuales pueden fusionarse, pero también llegar a un punto donde uno de los integrantes de la pareja ya no se siente cómodo por lo que las relaciones sexuales también comienzan a verse afectadas, disminuyendo la frecuencia o calidad.

También existen los llamados problemas involuntarios, estos por lo general, ocurren por factores externos que puedan afectar nuestra sexualidad los cuales pueden ser enfermedades, trastornos psicológicos o presión social. Por esto es importante mantener una comunicación constante con nuestra pareja para comentarle cualquier situación que pueda estropear su relación y solucionarla juntos lo antes posible.

El sexo muchas veces es subestimado y no se le da la importancia que se merece ya que se escudan diciendo que mientras exista el amor, la falta de sexo no afectara la relación, pero esto es falso ya que cuando la sexualidad no está bien muchos aspectos comienzan a fallar por lo que debemos estar muy atentos y atacar a los problemas desde el inicio. Estos son algunos de los problemas más comunes que afectan a las parejas:

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil o impotencia es un problema que afecta a más hombres de lo que nos imaginamos, se trata de la imposibilidad para lograr o mantener una erección que les permita culminar con éxito la relación sexual. Muchas veces los hombres no aceptan tener este problema porque actualmente es un tema tabú ya que creen que con esto se ve disminuida su masculinidad.

Presentar problemas de erección en algunos casos puntales, no suele representar un problema ya que no siempre el pene recibe los estímulos necesarios enviados por el cerebro para alcanzar la erección. Para considerarse un problema de disfunción eréctil esta imposibilidad deberá ser constante por lo menos por tres meses continuos.

Una vez que un hombre presente problemas en su erección, deberá acudir inmediatamente al médico a fin de que este realice las pruebas pertinentes, las cuales suelen ser algunos exámenes y test, también este con una serie de preguntas sobre su estilo de vida podrá determinar la causa que está ocasionando el problema.

Las causas podrían ser el consumo de alcohol, el tabaquismo, una alimentación incorrecta o algunas enfermedades o medicamentos que afecten directamente el sistema circulatorio u hormonal. Dependiendo de la causa y la gravedad de este problema el médico determinara los pasos a seguir para mejorarlo. Siempre se recomienda que a estas consultas acuda la pareja y la mujer sea informada del problema y de la manera de resolverlo.

Sequedad vaginal

Este es un problema de la sexualidad femenina que afecta a muchísimas mujeres sin importar su edad, aunque es mucho más frecuente durante la menopausia hemos observado casos de mujeres menores de 50 años presentando esta afección. Este problema se trata de la disminución de los flujos naturales de la vagina y con esto disminuye la humedad lo que dificulta el acto sexual.

Es común que los fluidos naturales de la mujer disminuyan con la edad por el cese que sufre la hormona del estrógeno, sin embargo, muchos otros factores como la alimentación, enfermedades, falta de hidratación o malos cuidados, como el uso de jabones fuertes o desodorantes, incluso algunas pastillas anticonceptivas pueden afectar en la correcta producción de lubricante natural.

Esto puede traer síntomas bastante molestos, tales como dolores a la hora de mantener relaciones sexuales, picor, ardor o también un sangrado leve luego del sexo. Los síntomas de esta afección son bastante molestos y muchas veces ocasionan que la mujer comience a perder el deseo sexual ya que el dolor puede prolongarse incluso luego de la intimidad afectándole continuamente.

Cada vez que una mujer sienta cualquier problema o incomodidad respecto a su intimidad, debe notificársele al médico quien determinará las causas y escogerá el mejor tratamiento para mejorar. La medicación suele consistir en la utilización de lubricantes artificiales u hormonas tomadas por vía oral o colocadas en forma de óvulos, y siempre se recomienda mantener una correcta higiene, evitar el uso de duchas vaginales y ropas apretadas, así como mantener siempre una dieta balanceada.

Estrés

Una vida ajetreada llena de compromisos, deudas, problemas, ocupaciones con los hijos, reuniones de trabajo y demás ocupaciones afectara nuestra vida de pareja, reduciendo el tiempo que pasen juntos, además todas estas ocupaciones abrirán paso al cansancio, disminuyendo el deseo sexual, lo que muchas veces no preocupa al principio, pero con el tiempo comienza a generar conflictos en la pareja, ansiedad o frustración.

Cuando una pareja encuentra inhibiciones para disfrutar de su sexualidad comienzan a aparecer problemas, es por esto que los expertos aconsejan no dejar que las preocupaciones y problemas externos afecten nuestra relación, si los problemas son laborales deben ser resueltos dentro del horario, si son económicos se debe buscar el momento para conversarlo con la pareja.

Un error garrafal consiste en esperar acostarse con su pareja para comenzar a enumerar los problemas que nos aquejan o hacerlo luego del acto sexual. También, aunque seamos padres siempre debemos sacar un tiempo para desconectarnos de todo y pasar tiempo a solas con nuestra pareja, siempre buscando momentos en los que no nos encontremos muy cansados para poder tener un excelente rendimiento sexual.

Cuando este en descenso el interés o deseo sexual, se debe intentar todo para salir de la rutina, olvidarse de la penetración y comenzar a explorar muchas otras zonas para salir de la monotonía, sorprendiendo a nuestra pareja con juegos u otras cosas de interés común. Pero cuando todo lo intentado no funciona para salir de este problema, bien sea porque algún miembro de la pareja está muy estresado, se recomienda asistir a terapia para intentar solucionar este problema.

Enfermedades

También el padecimiento de algunas enfermedades puede afectar nuestro rendimiento sexual, bien sea por lo síntomas, por las aéreas que afectan o por la medicación indicada. Son muchísimas las enfermedades que influyen en nuestra vida sexual, afectándola de muchas formas, puede ser impidiendo la erección, la eyaculación, produciendo sequedad vaginal o simplemente anulando el deseo sexual.

Es bien sabido que una persona que no se sienta con buen estado de salud no querrá realizar actividades que requieran esfuerzo físico por lo que generalmente durante el tiempo que dure la enfermedad las personas suelen abstenerse de practicar el sexo, sin embargo, cuando estas son enfermedades crónicas o severas que hacen que su duración sea más prolongada comienza a generar problemas con la pareja si no se conversa a tiempo.

Problemas respiratorios, circulatorios, del aparato endocrino, afecciones al metabolismo, diabetes, el cáncer y las enfermedades que afectan al sistema nervioso y hormonal son las principales enfermedades que chocan con el disfrute de una vida sexual satisfactoria, afectando de esta forma tu estabilidad emocional y tu estado de ánimo. Incluso los trastornos de tipo depresivo también pueden afectar notablemente nuestra vida sexual.

Es importante acudir al médico en el momento que sientan síntomas de cualquier enfermedad ya que de esta manera protegen su cuerpo y su salud lo que su sexualidad agradecería muchísimo. También es importante estar atentos en el momento de iniciar una medicación ya que si los problemas sexuales se presentan en ese momento se deberá cambiar el tratamiento por uno que no interfiera en su libido.

Falta de sexualidad en la pareja

El tema más temido por todas las personas que se encuentran en una pareja es la falta de la sexualidad, sabemos que las relaciones comienzan con un alto grado de intimidad y picardía, en que los integrantes siempre disfrutan de pasar un tiempo a solas teniendo una vida sexual plena y agradable, pero puede llegar a un punto en que la intimidad y esa complicidad se vea disminuida y puede deberse a muchos factores.

Por lo general, este es el principal causante de problemas en una pareja, ya que a raíz de esto comienza las discusiones y dependiendo de la fortaleza que tengan los que la integren puede derivarse en infidelidades o incluso abandono o separación ya que a pesar de que muchas personas no le dan la importancia que se merece el sexo es el principal vínculo de unión entre los miembros de la pareja.

Es por esto que es recomendable que en el primer momento que comience a disminuir la frecuencia de las relaciones sexuales y los miembros de la pareja no se sientan cómodos con esto, actúen de la manera que puedan para frenar el problema y evitar que su matrimonio se destruya por esta causa.

¿Cómo reavivar la sexualidad?

Aunque sabemos que tras muchos años de relación la monotonía y la rutina pueden hacerse presente enfriando nuestra sexualidad debemos tener siempre presente que esto es un aspecto muy importante ya que está más que demostrado que correcto disfrute de esto contribuirá en la felicidad y estabilidad dentro del hogar. A la hora de enfrentarnos a un problema en el área sexual debemos hacer lo siguiente:

Determinar el problema: es necesario que estudiemos nuestra relación para darnos cuenta cual es el aspecto que nos está generando el problema, y atacarlo cuanto antes, preferiblemente con la ayuda de especialistas en el área. Para esto es requerido que los integrantes de la pareja se tengan mucha confianza y exista una correcta comunicación.

Buscar tiempo: entendemos que más allá del sexo existen muchas otras obligaciones tales como el cuidado de los hijos y el trabajo, pero una pareja siempre necesita buscar un tiempo para estar a solas, bien sea para conversar y discutir los problemas que afecten su intimidad o simplemente para disfrutar de ella, ya que también el cansancio y el estrés pueden afectar nuestra vida sexual.

Cuidar la alimentación: para mantener nuestro cuerpo sano debemos intentar mantener una alimentación sana y balanceada ya que de esta forma evitamos muchas enfermedades que puedan afectar nuestro deseo o rendimiento sexual, además es bueno incluir alimentos que ayuden a despertar el deseo sexual tales como el aguacate o la sandía.

Romper la rutina: a pesar del tiempo que tenga la pareja la rutina siempre será el principal enemigo por lo que siempre deben intentar hacer algo nuevo que sorprenda a nuestra pareja y encienda la libido, no debemos tener pena y dejar de ver el sexo como un tabú para poder comenzar a disfrutar abiertamente de él.

A continuación, mencionaremos dos opciones cuando ya hemos intentado mucho y aun el deseo sexual de la pareja continúa disminuido y su vida sexual afectada:

Juegos sexuales

Una excelente técnica a la hora de reavivar el deseo o estimulo sexual consiste en realizar juegos sexuales, estas son prácticas orientadas al erotismo y sexualidad normalmente utilizadas antes de dar inicio al coito. Consiste en una serie de besos, caricias, cariño para crear un ambiente de tranquilidad y estimulación que permita lograr la excitación de los miembros de la pareja.

Una relación sexual jamás debe ser un acto monótono y rutinario, siempre es necesario cambiar de lugares, de posiciones y crear un ambiente de sensualidad en el momento de realizar el acto. Los juegos sexuales pueden ser muy variados, esto incluye la elección de lencería sexy o disfraces para sorprender a la pareja, intercambiar roles, hacer insinuaciones o añadir a nuestra relación sexual alguna serie de juguetes sexuales.

Emplear juegos sexuales es un condimento muy especial para nuestra relación y resulta ideal a la hora de reavivar el deseo sexual, pero siempre es importante conversarlo con nuestra pareja y determinar que juegos considera prudentes y cuáles no, estableciendo límites para el disfrute de ambos, así como también el uso de juguetes sexuales. Mediante la conversación toda relación en pareja puede ser resuelta.

Terapia sexual

En caso de que ya se haya intentado con su pareja resolver este problema, utilizando una gran cantidad de métodos tales como los juegos sexuales, la modificación de la alimentación y otros, pero el problema aún no se haya resuelto es recomendable visitar a un especialista en este tema y plantearle nuestro problema que de seguro este con algunas prácticas lograra ayudarnos a determinar la causa de nuestro problema y de esta manera darle solución.

Esta es la conocida terapia sexual, llevada a cabo por sexólogos o psicólogos familiares. Muchas personas a pesar de sentir insatisfacción en cuanto a su vida sexual no se atreven a hablarlo con un médico mayormente por pena por lo que los especialistas deben crear un ambiente de confianza para que las parejas se sientan cómodas a la hora de acudir a ellos y revelarle lo más íntimo de su vida.

Es importante que, aunque el problema sexual suele afectar a la pareja completa no siempre deben asistir juntos a terapia, ya que existen casos en los que el problema se deba a un problema personal que algunos de los integrantes de la pareja requieran tratar a solas, pero siempre se le debe comentar a su pareja el inicio de la terapia y los avances que se vaya teniendo en esta.

Sexualidad en la pareja cristiana

Muchas personas creen que dentro de un matrimonio cristiano no se mantiene una sexualidad satisfactoria, sino que usan esta con el único fin de procrear, pero esto es totalmente falso, una pareja cristiana entiende que Dios creo el sexo para ser disfrutado y disfrutan de el al igual que todos nosotros. La única diferencia radica en que los que mantienen un estilo de vida cristiano suelen ser más recatados y practican el coito únicamente cuando están en una relación estable.

El matrimonio suele ser el principal requisito para que los cristianos disfruten de su vida sexual, pero también el respeto ya que son más cohibidos en cuanto a prácticas y juegos sexuales realizando un acto sexual de la manera más tradicional ya que consideran que así es como Dios considera correcto. Prácticas como tríos o intercambios de pareja están totalmente rechazadas por la biblia ya que lo consideran adulterio y esto es algo que Dios rechaza en absoluto.

También es necesario evitar que los esposos tengan pensamientos injuriosos con otras personas por lo que la pornografía representa una tentación innecesaria. La biblia en lo único que nos guía es que todo lo que realicen las parejas en su lecho matrimonial y que sea de mutuo acuerdo es correcto, únicamente se debe tomar en cuenta que exista el mutuo consentimiento y no se practiquen practicas indecorosas.

Sexualidad y psicología

La sexualidad y la psicología están ampliamente relacionadas, ya que este es un factor propio del ser humano pero que el poco a poco va modificando de acuerdo a sus preferencias, vivencias, experiencias y demás cosas por las que ha pasado pudiendo llegar a ser totalmente abiertos o por el contrario bastante cerrados respecto a él.

También podemos decir que esta es una acción correspondiente a un estímulo, ya que como seres sexuales constantemente nos encontramos en la búsqueda de como satisfacer nuestro apetito sexual. Este aspecto al estar estrechamente relacionado con la psicología se verá afectado cuando la pareja este atravesando momentos difíciles o de tensión, así como problemas de autoestima, ansiedad o depresión.

(Visited 362 times, 1 visits today)

Deja un comentario