Maltrato Infantil: ¿qué es? Historia, causas y mucho más

El maltrato infantil es un problema social que afecta la salud mental de quien lo sufre, puede ocurrir de manera intrafamiliar o extrafamiliar. A pesar de estar presente desde tiempos milenarios, fue recientemente  reconocido como un problema de salud social grave, presente a nivel mundial.

MALTRATO INFANTIL

¿Qué es?

El maltrato infantil puede ser definido desde diferentes puntos de vista, puede ser definido en términos psicológicos, jurídicos, sociológicos e incluso morales y éticos. Cuando hablamos de maltrato infantil  bajo un fundamento psicológico es correcto definirlo como una patología que se genera en el comportamiento de las personas.

Desde el punto de vista jurídico el maltrato infantil es definido como un comportamiento que se encuentra al margen de la ley, por lo tanto, es un comportamiento delictivo, criminal que debe tener una respuesta ajustada al reglamento legal de cada país y obtener una respuesta sancionatoria.

Basados en términos sociológicos, el maltrato infantil es tanto un problema como un fenómeno de carácter social y por último si fundamentamos la definición en términos morales o éticos, es un problema asociado y con repercusión en los derechos humanos de los infantes.

MALTRATO INFANTIL

Cuando una acción puede ser definida desde muchos aspectos y en todos ellos se atribuye como un hecho que se aleja del deber ser, del bienestar, y contraviene los derechos de las personas, es definitivamente inaceptable y por ello, el maltrato infantil debe ser rechazado de manera contundente.

También es lógico pensar que si el maltrato infantil tiene repercusiones psicológicas, sociales, jurídicas, morales y éticas, la solución a este problema social  debe ser lo suficientemente robusta  y amplia para cubrir todos los aspectos, para poder obtener logros eficaces que permitan reducir la incidencia del maltrato infantil y poder de alguna manera garantizar a los infantes protección ante los abusos y maltratos.

En 1978 en el marco del IV Coloquio de Criminología realizado en Estrasburgo, Francia se generó un concepto de maltrato infantil en el cual se reconoce como todo acto u omisión que dañe e incluso amenace tanto la integridad física del niño, como su desarrollo emocional, moral, intelectual. Este concepto involucra las manifestaciones físicas, mentales y sexuales que puedan haber sido causadas por familiares o cualquier adulto a cargo del menor. También existe otra definición que involucra los maltratos físicos, psicológicos no accidentales y generados por acción, omisión, comisión y/o negligencia.

MALTRATO INFANTIL

Estos conceptos anteriores son amplios e intentan dejar de manera explícita todas las acciones y consecuencias que pueden ser catalogadas como maltrato infantil, no obstante, luego la Unicef en 1989 se refiere al maltrato infantil como “toda violencia física, sexual o emocional contra los niños y niñas, en el grupo familiar o en el entorno social, por comisión o por omisión”.

Historia

El maltrato infantil ha existido desde siempre en la sociedad, existen evidencias de maltrato infantil que datan de miles de años, sin embargo, no es sino hasta el siglo XX, que el maltrato infantil es considerado un problema psisocial grave. Como es conocido el maltrato infantil puede producirse de manera extrafamiliar  como intrafamiliar, su amplio espectro de acción en el cual puede un niño sufrir de maltrato ha cobrado un espacio importante en la opinión pública.

Siendo entonces una realidad que es ampliamente conocida, se hizo necesaria una intervención que permitiera disminuir e incluso prevenir que este tipo de acciones no se produjeran. El maltrato infantil debe ser reconocido por todos y cada una de las personas.

Quien reconozca un hecho como ese, debe intervenir  y hacer algo en defensa del niño que está siendo maltratado, es por ello, sumamente importante conocer la historia de este problema psicosocial que repercute en la vida de los niños que sufren de maltrato infantil y marcan la vida del adulto que fue un niño maltratado, por lo que ser cómplices por omisión nos hace culpables.

 

La sociedad se enferma a diario cuando las acciones del hombre se alejan de lo socialmente aceptable, así como de todo aquello que no repercute en el beneficio del colectivo, el maltrato infantil tiene una efecto notable en la sociedad ya que afecta al niño que está siendo maltratado y al adulto en el que se transformara ese niño. (Ver también: Violencia en la Adolescencia)

El maltrato infantil puede generarse incluso desde el momento que la futura madre se percata que ha concebido, de ocurrir el rechazo de ese embarazo ese sentimiento tiene incidencia sobre el feto que recién comienza a desarrollarse en el vientre de esa mujer.

Este tipo de maltrato infantil se conoce como abuso fetal, el cual puede producirse  desde el rechazo afectivo, por el consumo de drogas, alcohol, adicción al cigarrillo, la ausencia de cuidados durante el embarazo, todo ello puede repercutir en el sano desarrollo del bebé.

MALTRATO INFANTIL

Este tipo de abuso fetal  puede generar el nacimiento de un niño con problemas de salud o problemas congénitos  que pueden evidenciarse en malformaciones, que indefectiblemente afectaran el desarrollo saludable del niño, la negligencia y abandono de la salud de la futura madre atenta contra el niño que se desarrolla en su vientre, eso es maltrato infantil.

Luego de que el niño nace se pueden entonces producir maltratos físicos, psicológicos, de abuso sexual. El abandono también se considera una forma de maltrato infantil e incluso la exposición de los niños a situaciones de violencia, es maltrato infantil.

Existen antecedentes que datan del siglo XIX, existen informes de autopsias de niños que fueron maltratados físicamente, lo interesante de este informe entregado en la disciplina de medicina legal en París es que las evidencias del maltrato estaban acompañadas con la caracterización del ambiente familiar en el cual se había desarrollado el infante.

MALTRATO INFANTIL

Hay un caso que es imposible no comentar ya que forma parte de la historia que ha generado la necesidad de crear la legislación  que permita la protección de los infantes que son maltratados, con la finalidad de protegerlo a través de políticas públicas. El caso de la niña norteamericana Mary Ellen.

Esta niña era maltratada por sus padres, no solo era un maltrato físico reiterativo y sistemático, era un maltrato psicológico y además la niña sufría de abandono, ya que sus padres ni siquiera la alimentaban de manera adecuada por lo que la pequeña también sufría de desnutrición.

Como comentamos anteriormente, si estamos en presencia de un caso similar y no tomamos ningún tipo de acción en defensa y protección del infante, nos convertimos en cómplices del hecho por omisión, una vecina de Mary Ellen era testigo del maltrato infantil que sufría la niña.

MALTRATO INFANTIL

Esta persona sintió la responsabilidad y realizó la denuncia ante los cuerpos policiales, no obstante, no existía para la época, año 1874, una legislación que protegiera a los niños maltratados, además la policía desestimaba la denuncia, por el hecho de que los padres tienen su manera de educar y corregir a los niños.

Sin embargo, esta persona no aceptó la negativa de intervención policial para la defensa de la niña que estaba siendo maltratada e interpuso un amparo de protección fundamentado en la ley que existía para el momento de protección animal, la Sociedad Protectora de Animales acepto el argumento que Mary Ellen pertenecía al reino animal y procedieron con el juicio que permitió detener con el maltrato infantil que recibía la niña.

Este caso tuvo una repercusión importante en la opinión pública de la época y puso en evidencia que existía un problema que posiblemente se hacía común en muchos hogares, se mostró el maltrato infantil y se creó la jurisprudencia para ayudar a los niños que pudieran estar siendo abusados o maltratados.

A mediados del siglo XX se publica en una revista científica los resultados de un estudio de investigación que mostraba el síndrome del niño sacudido, en este estudio se demostraba los efectos físicos, psicológicos y legales desde un punto de vista pediátrico.

Esta investigación realizada por el Dr. Kempe fue el inicio de una serie de publicaciones, en las cuales se hacían evidente que existían diversas formas de maltrato infantil. Es así que surge la identificación de las distintas formas o tipos de agresiones hacia los niños, en donde no necesariamente tenía que haber un maltrato físico evidente para que existiera una afectación psicológica y emocional en el niño abusado.

Con base en la serie de investigaciones que hacían referencia al tema surge el cambio de término de niño golpeado, por el de niño maltratado, ya que el maltrato habría una posibilidad de trabajar con un término amplio en el cual podían ser incluidas las diferentes formas de abuso o maltrato infantil.

MALTRATO INFANTIL

Cuando se hace una revisión bibliográfica sobre el maltrato infantil surgen una cantidad de información que respalda y evidencia la existencia del maltrato infantil desde épocas muy remotas y que además era un práctica aceptada en la sociedad como mecanismo educativo, disuasivo y correctivo.

El maltrato infantil se ha hecho presente en todas las épocas, y en todas las culturas, no existe una forma que homologue los tipos de maltratos evidenciados históricamente, el maltrato infantil pareciera evolucionar y cambiar con las épocas y las diferentes culturas. (Ver también: Violencia Familiar o Intrafamiliar)

Quien no recuerda la historia bíblica de Erodes, quien dio la orden de asesinar a todos los niños varones para evitar el nacimiento de Jesús, la acciones del Rey Nemrod quien también mando a ejecutar a los niños para evitar que uno de ellos le quitara el trono. En Esparta, todos los niños que nacían con defectos físicos eran asesinados para evitar se convirtieran en una carga para la polis.

MALTRATO INFANTIL

Existe evidencia de censos que indican que en Dublín, entre los años 1775 y 1796, ingresaban a los niños en albergues y los sometían a vivir en condiciones infrahumanas y hay estadísticas que indican que de diez mil niños solo sobrevivieron cuarenta y cinco. Todas son evidencias históricas de maltrato infantil.

Se encuentra documentado por arqueólogos norteamericanos el hallazgo más antiguo de un niño de aproximadamente 2 o 3 años de edad cuya data con carbono 14 indica que vivió en el periodo cristiano romano, hace más de 2000 años, en el que se evidencia maltrato infantil. El esqueleto del infante tiene fracturas en los brazos, costillas, espalda, cadera y clavículas que demuestran pudo ser objeto de una fuerte golpiza y sacudida violenta.

La importancia de conocer la historia es que permite reconocer que el ser humano ha evolucionado y en nuestros días el maltrato infantil, es reconocido, inaceptado y está legislado para sancionar al maltratador y abusador, pero lo más importante es que tiene connotaciones preventivas y de protección dirigida a los niños para de alguna manera evitar que el maltrato infantil siga siendo parte de la conducta humana.

Hay que reconocer que falta mucho por hacer y muchos aspectos que abordar que permitan algún día que el maltrato infantil sea solo parte de la historia, y las vidas pérdidas de nuestros infantes y experiencias vividas por ello, solo sirvan para que nunca más se repita.

Causas

Qué puede causar que se produzca el maltrato infantil, lamentablemente los niños y niñas son una población de la sociedad extremadamente vulnerables, que pueden ser víctimas de las reacciones de personas que se encuentran en situaciones de inestabilidad emocional, psicológica por nombrar  solo dos de los factores individuales que pueden servir como detonantes para que se produzca un maltrato infantil como manera de drenar sus frustraciones, agresividad o desequilibro mental.

Pueden hacerse presente una combinación incluso de diferentes factores que potencien las situaciones de violencia intrafamiliar y ¿por qué no? extrafamiliar. Los niños se caracterizan por se personas inocentes, que se encuentran en una etapa de su desarrollo en donde la influencia de los padres o responsables de su cuidado marcan los primeros pasos. Estos niños posteriormente en la etapa de la adolescencia definirán y personalizaran, no obstante, no podemos obviar el  modelaje recibido, por lo tanto, un niño que ha sufrido de maltrato infantil probablemente sea un maltratador en potencia.

MALTRATO INFANTIL

Dentro de los factores de riesgo que pueden potenciar situaciones de maltrato infantil se encuentran las relaciones interpersonales, las relaciones sociales y comunitarias. También hay factores no intencionales que pueden ser parte del niño que generan la violencia o maltrato infantil, como por ejemplo capacidades diferentes del niño en cuanto a su desarrollo mental.

Si el niño es diagnosticado con un grado determinado de retraso mental, esto puede jugar en su contra y ser un factor de riesgo para recibir maltrato intencional o no por parte de sus padres o cuidadores. También esto puede producir que la familia por pena o sentirse avergonzados por tener un hijo con capacidades diferentes a las que se encuentran en el promedio social aceptable, generen el aislamiento social del niño, siendo este también una manera de maltrato infantil.

Otra causa que puede generar maltrato infantil es la ausencia de comprensión o conocimiento por parte de los padres, responsables o cuidadores del niño para cubrir y atender las necesidades especiales del niño en cuestión, lo que potencia por supuesto la probabilidad que se produzcan situaciones que deriven en maltrato infantil.

MALTRATO INFANTIL

Si el niño nace en el seno de una familia cuyos padres sufrieron de abuso o maltrato infantil, es probable que en ese hogar constituido se repitan las acciones en oportunidades involuntarios y que solo sean el reflejo del modelaje y tipo de educación recibida.

Las situaciones socioeconómicas de la familia también es un factor que potencia la presencia de maltrato infantil. Los hogares identificados en condiciones de pobreza, son hogares en los cuales el maltrato infantil puede hacerse presente, esto se debe a la presión económica y social a la cual están sometidos los padres, es muy probable que los niveles de angustia y frustración detonen situaciones no deseadas.

Aunque nada justifica el maltrato infantil es importante estar conscientes de las causas que pueden favorecer este tipo de problemas y ser detonantes o potenciadores de esta situación. Una causa importante que puede influir en que se genere maltrato infantil en los hogares es la falta de estructura familiar, la desorganización, presencia de violencia en la pareja, ausencia de cohesión familiar y la disociación familiar.

MALTRATO INFANTIL

Si dentro del grupo familiar existen problemas de adicción a sustancias tóxicas licitas o ilícitas, esto definitivamente puede ser una factor de alto riesgo  que genere situaciones de violencia y maltrato infantil en el núcleo familiar.  Familias conformadas entre padres muy jóvenes, padres o madres solteras, o el desarrollo de los niños bajo el cuidado de padrastros o madrastras también pueden ser factores de riesgo.

La misma condición psicológica de los padres o responsables del cuidado de los infantes puede ser un factor de riesgo, ya que si son adultos que se identifican con el abuso o con el maltrato infantil, evidentemente los niños de ese núcleo familiar serán víctimas de maltrato infantil. Si la relación entre padres e hijos es baja en afectos, si los padres están sujetos  a sufrir de cuadros ansiosos depresivos, todo ello contribuirá a que existan situaciones de violencia.

Estar residenciados en una comunidad donde los niveles de violencia, abuso de sustancias tóxicas es una de las características que predomina en los espacios comunes, es posible que por evitar los hijos adopten ese tipo de conductas, generen violencia y maltrato infantil.

Síntomas

El maltrato infantil tiene una particularidad, siempre se trata de mantenerlo oculto, es una actitud que asume el maltratador, también los familiares cómplices o con temor, las personas que no se inmiscuyen tampoco aportan información  y en muchas ocasiones también la víctima, ya que por temor a sufrir maltratos más severos,  guarda silencio. Existen ocasiones en donde el maltrato infantil es muy evidente que aunque traten de ocultarlo, es notorio.

En otras ocasiones los niños maltratados sufren de conductas en la cual predomina la desconfianza, por lo que tampoco buscan ayuda o cuentan su problema, en principio por miedo a que sean acusados o evidenciados ante el maltratador y en otras por temor a que no se les crea. Otro factor que influye en el reconocimiento del maltrato infantil es que la víctima siente amor por sus padres, cuando el maltrato en infringido por uno de ellos o ambos, los niños guardan silencio para protegerlos.

A pesar de todas las formas y posibilidades de tener éxito en ocultar una situación de maltrato infantil, existen una serie de características que lo evidencian y en este artículo vamos a tratar de detallar las maneras de comprobar si existe maltrato infantil realmente, cuando sospechamos de un posible caso.

MALTRATO INFANTII

Generalmente las personas tienen sospechas de que un niño puede estar siendo víctima de maltrato infantil, en ese momento se debe agudizar la observación para realizar los procedimientos indicados que permitan resguardar, rescatar y proteger al niño, ya que se actúa de manera impulsiva y de forma individual, podemos sin quererlo agudizar la situación de maltrato y poner en peligro la vida del niño o joven maltratado. (Ver también: La Adopción)

Cuando se tiene sospecha que un niño está siendo abusado sexualmente, se debe tratar que sea evaluado por un profesional de la salud, en muchas ocasiones las instituciones escolares tienen en la propia escuela personal que puede realizar una evaluación inicial y en caso que no cuenten con el servicio en la propia institución, debe realizar el enlace necesario para que el niño sea atendido, pero por ninguna razón debe ocurrir dilación, en la atención del caso.

La razón de ello se debe a que las lesiones ocasionadas por abuso sexual en la mayoría de los casos son temporales, por lo que se debe atender de manera inmediata. También se debe estar muy atento a los cambios emocionales y conductuales de los niños. En ocasiones los niños se retraen, huyen del contacto físico afectivo de terceros o de conocidos y estas son señales que deben levantar sospechas.

MALTRATO INFANTIL

Cuando se producen maltratos físicos se generan lesiones que pueden ser muy evidentes, si el maltrato es extrafamiliar los padres, cuidadores y maestros, deben estar atentos a lesiones corporales, forma de caminar, señales de dolor al contacto, entre otros.

Cuando ocurre abuso sexual, los niños suelen tener alteraciones del sueño, sentir miedo a la soledad, sufrir de pesadillas, presentar infecciones urinarias o comenzar a sufrir de estreñimiento.  Con respecto al abuso emocional hay síntomas que pueden permitir identificar que un niño está siendo maltratado.

En ocasiones los niños comienza a somatizar el estrés, la angustia y el miedo y pueden indicar que sufren de dolor de estómago o dolor de cabeza y al ser evaluado no hay razón médica que de fundamente a la patología indicada. También cuando son maltratados emocionalmente los niños tienen cambios en sus niveles de autoestima, comienzan a tener problemas para relacionarse socialmente.

MALTRATO INFANTIL

Los abusos por abandono o negligencia pueden ocasionar perdidas de peso corporal en los niños, también se puede sospechar de un maltrato por abandono cuando los niños son extremadamente cariñosos. (Ver también: Crianza Respetuosa).

Otros síntomas o señales de maltrato infantil es cuando el niño muestra evidencias de abandono, se enferma con frecuencia y nunca refiere ser llevado al médico, su aspecto físico es descuidado, se evidencia la falta de higiene, el niño falta con frecuencia a la escuela y su rendimiento escolar es poco satisfactorio.

También hay que estar muy atentos al comportamiento de los padres y cuidadores de los niños, la mayoría de las veces cuando los padres son emplazados en referencia a una sospecha de maltrato, estos niegan que existan problemas en casa o con el niño, también es posible que culpen al niño de buscar problemas, esto último es un indicio casi certero de problemas en casa y mal manejo de situaciones.

Cuando son llamados al colegio para informarles sobre alguna conducta inapropiada del niño, solicitan con naturalidad que sea castigado y disciplinado con fuerza. Otra señal de alerta es un trato desinteresado hacia el niño, se refiere al menor como problemático y conflictivo.

Si se presenta la oportunidad de conversar con el núcleo familiar y observa que los padres y el niño no cruzan la mirada ni hacen contacto visual entre ellos, es una señal que debe llamar la atención.

Tratamiento 

Nunca se debe hacer caso omiso a una sospecha de maltrato infantil, esta debe ser inmediatamente denunciada, porque un niño maltratado debe ser atendido con prioridad y debe ser diagnosticado por un especialista para que el infante reciba el tratamiento necesario que permita minimizar el impacto y evitar las secuelas que pueden marcar de por vida al niño maltratado.

MALTRATO INFANTIL

Cualquier médico está en la responsabilidad moral, ética y legal de reportar a las autoridades cualquier caso que genere sospecha de maltrato infantil. El denunciar es el primer paso necesario para poder iniciar el proceso de ayuda y recuperación de los niños y jóvenes que pueden haber sido víctima de maltrato infantil.

Uno de los tratamientos iniciales luego de determinar que existe maltrato infantil, es el tratamiento físico en caso de haber lesiones en el niño maltratado, posteriormente de estabilizar es que se inicia el tratamiento psicológico. El tratamiento psicológico debe ser también para el responsable de ocasionar el maltrato.

Es importante señalar que el daño físico es posible que puede recuperarse en corto plazo, pero el daño psicológico y emocional es mucho más difícil de erradicar, es por ello que los tratamientos psicoterapéuticos son tan importantes, en la recuperación del niño maltratado.

MALTRATO INFANTIL

Los tratamientos se fundamentan en terapias cognitivas – conductuales, también se desarrollan terapias con base sistemático – constructivo y de análisis trasaccional. Este tipo de terapias se conocen como terapias de tercera generación, las cuales son ampliamente recomendadas porque se obtienen resultados que ayudan en la recuperación de los daños psicológicos y emocionales de los niños maltratados.

Este tipo de abordajes terapéuticos permite llevar al niño a niveles elevados de autoestima, recuperación de la dignidad, esto los ayuda a reintegrarse socialmente, mejorando de manera notable la calidad de vida del menor que ha sido víctima de maltrato infantil.

También se recomienda un tratamiento terapéutico para ayudar al niño maltratado, para ello se debe diagnosticar los síntomas que presenta el niño y el tipo de trauma, todo ello haciendo un análisis del comportamiento del menor, como de su entorno familiar.

MALTRATO INFANTIL

Se realizan pruebas psicológicas diagnósticas, las cuales darán la base para determinar el tipo de tratamiento que debe recibir el niño. Por último se hacen las recomendaciones de seguimiento para evitar la reincidencia del núcleo familiar.

Cuando los casos a ser atendidos son por secuelas en personas adultos que fueron niños maltratados, también existen tratamientos que les permiten superar los traumas emocionales y psicológicos que hayan condicionado su vida como adulto.

Durante el tratamiento es fundamental generar conciencia, en todo el núcleo familiar y enseñarles a identificar los factores que pueden ser los desencadenantes de situaciones de maltrato infantil. Es imprescindible para el niño proporcionarle un lugar donde se sienta segura, resguardado y protegido.

La asistencia a grupos de apoyo es una alternativa que coadyuva en la recuperación  de la familia. Por supuesto que existirán casos con consecuencias severas,  mayor severidad, estos casos deben ser tratados de manera muy cercana y con seguimiento individual de los resultados que se van obteniendo.

Tipos

El maltrato infantil puede ocurrir en diferentes lugares, sin embargo, lo más común es que se sucedan en el seno familiar y en el sitio donde reside la familia. Generalmente el maltrato infantil es ocultado por el maltratador, pero si existe un trato cercano y frecuente con otros familiares es posible que estos identifiquen la irregularidad.

El maltrato físico puede ser identificado por maestros en la escuela, por el médico pediatra del niño, sin embargo, el maltrato emocional es mucho más difícil de identificar, porque los niños llegan incluso a desarrollar mecanismos para no se evidencie el problema por temor a represalias o simplemente se acostumbra y considera equivocadamente que es un trato normal, aunque sufra y se sienta triste.

MALTRATO INFANTIL

Los niños pueden sufrir de maltrato infantil fuera del núcleo familiar y en lugar de ser los padres, pueden ser familiares externos, maestros, otros niños, cuidadores u otros adultos extraños quienes realicen el maltrato. (Ver también: Crianza Positiva)

Los cambios de conducta, variación o cambios de humor sin razón aparente pueden ser algunos de los indicios que permiten identificar que los niños pueden estar siendo víctimas de maltrato infantil. Con base en lo anteriormente dicho podemos reconocer dos tipos de maltrato infantil, el tipo activo directo o el tipo indirecto pasivo, sin embargo, estos dos tipos de maltrato infantil pueden presentarse en diferentes formas.

El maltrato infantil como hemos señalado anteriormente pareciera haber evolucionado en el tiempo y con las culturas humanas, hoy en día, a través de los estudios de investigación se conoce mucho de las causas y consecuencias del maltrato infantil y esto ha permitido identificar las diferentes formas de infringir maltrato, así como las diferentes consecuencias que pueden producir el maltrato infantil, es así que con base en ello se puede realizar un tipo de clasificación de las diferentes formas en que puede presentarse el maltrato infantil.

MALTRATO INFANTIL

Abuso fetal

Abuso fetal, este tipo de maltrato infantil se sucede cuando el aún el futuro niño es un embrión y la futura madre mantiene durante su desarrollo el consumo de drogas, alcohol, cigarrillos e incluso no cumple ningún tipo de cuidado o tratamiento para el buen desarrollo del bebé.

Maltrato físico

El maltrato físico, es uno de los tipos de maltrato infantil más comunes, este se caracteriza  por el daño físico por parte de los padres o personas que cuidan a los niños. También éste tipo de maltrato puede ser generado por un desconocido o persona ajena al núcleo familiar, los daños causados a los infantes pueden tener efectos temporales o permanentes, causando secuelas que afectan al adulto que nace de ese niño maltratado.

Maltrato psicológico

El maltrato psicológico o emocional, es uno de los más difíciles de evidenciar porque hay que estar muy atentos a las actitudes del niño, (aislamiento, depresión, entre otros). Este tipo de maltrato infantil se sucede con actitudes de indiferencia por parte de los padres o tutores hacia los niños, también a través de infringir insultos, ofender a los niños o tener actitudes de desprecio, son formas de maltrato. Cuando los padres desarrollan actitudes ante el niño que demuestran que ellos no son su prioridad la lectura del niño es que ellos no son importantes y es por ello catalogado como un maltrato.

MALTRATO INFANTIL

Abuso Sexual

Abuso sexual es un tipo de maltrato infantil que produce en los infantes un daño psicológico y emocional profundo, pueden producirse situaciones que causan daño en el niño a través de insinuaciones de índole sexual lo cual es un abuso implícito, o en el peor de los casos se produzca una violación.

El mayor porcentaje de casos de abuso sexual ocurren de manera intrafamiliar, lo que hace que la experiencia sea mucho más traumática, porque los niños no entienden como quien debe amarlos y protegerlos pueden hacerle daño u obligarlos a realizar acciones indeseadas, desconocidas, incómodas y nada satisfactorias.

Abandono físico

Abandono físico, este tipo de maltrato infantil está referido al incumplimiento e insatisfacción de las necesidades básicas que permitan un desarrollo saludable del niño, siendo esto una responsabilidad directa de los padres o cuidadores de los infantes se considera no solo el efecto físico, sino también como un abandono emocional, ya que el niño es capaz de reconocer la ausencia de amor en el descuido de sus necesidades físicas.

MALTRATO INFANTIL

Violencia Doméstica

Cuando los padres mantienen una relación disfuncional y se mantiene una situación de violencia física o verbal y esto ocurre en presencia de los infantes, estamos frente a una situación de violencia doméstica, el cual también es un tipo de maltrato infantil.

Todos los anteriores son tipos de maltrato infantil fundamentados en la morfología. Otra forma menos común de maltrato infantil es la creación de pruebas médicas falsas, con la intencionalidad por parte del maltratador, que los niños sean medicados de manera incorrecta y se enfermen.

Maltrato Verbal

Con respecto al abuso emocional en el cual se producen acciones verbales hostiles como insultos, gestos de desprecio, burlas, entre otros, se clasifica con un tipo de maltrato activo directo, es decir, no necesariamente para ser un maltrato activo directo debe haber contacto físico, evidencia física, las consecuencias emocionales también son clasificadas como maltrato directo activo.

Podemos concluir que las acciones que son intencionales producidas por los padres o cuidadores que produzcan un daño físico o hagan que se desarrolle una enfermedad en los niños es un maltrato del tipo directo activo. Estos pueden variar en intensidad llegando a ser en ocasiones mortales.  El abuso sexual cuando es exhibicionismo puede ser clasificado como indirecto pasivo, no obstante, si llega a ocurrir contacto físico o violación, cambia de tipología convirtiéndose en un tipo de maltrato directo activo.

Tanto el maltrato de tipo directo activo, como el maltrato indirecto pasivo tienen consecuencias similares en los niños que son víctimas de maltrato infantil, esto se evidencio a través de los estudios que comparan ambos tipos de maltrato infantil  indican que los niños llegan a desarrollar trastornos similares. (Ver también: Estilos de Crianza).

Maltrato infantil familiar

Es difícil pensar  que pueda existir el maltrato infantil familiar, cuando se supone que los padres y familiares son quienes deben cuidar y proteger a los menores, sin embargo, es más común de los que se cree y sucede en todos los estratos sociales, sin distinción de culturas, razas, ni edades. Cuando estamos frente a  un problema social con esta amplitud de acción y ocurrencia, no pueden ser desestimadas las acciones que tiendan a prevenir a proteger a los menores.

MALTRATO INFANTIL

El maltrato infantil familiar puede ser infringido directamente por los padres o por familiares cercanos a los niños, generalmente los padres nunca sospechan que un tío cercano o un primo por solo nombrar dos grados de consanguinidad puedan ocasionar un daño físico o emocional a un hijo, no obstante, es desagradablemente un caso en extremo común.

El maltrato infantil familiar puede producirse tanto por  acción como por omisión, y siempre se dará en un contexto de desigualdad de fuerzas y poder, ya que los niños, niñas y adolescentes siempre estarán en desventaja ante los adultos que realizan el maltrato.

Maltrato infantil institucional

El maltrato infantil institucional puede quizás suponer las personas que se trata de los sitios de cuidado de infantes como escuelas, guarderías u otros, en los cuales los niños son maltratados, si bien este también es un tipo de maltrato, es reconocido como maltrato infringido por maestros o cuidadores. No obstante el maltrato infantil Institucional es aquel que surge cuando las instituciones o funcionarios que deben velar por el bienestar o velar por la defensa de los niños maltratados no realizan su trabajo.

MALTRATO INFANTIL

Cuando la omisión o actuación ejercida por los poderes públicos, instituciones o acciones individuales de servidores públicos resulte en negligencia, inacción, y en consecuencia se afecte la salud de un infante, se afecte su estado emocional, se violen los derechos de los niños, estamos hablando de maltrato infantil institucional.

Es así que en este ámbito se encuentran incluidos el Estado si la legislación no es adecuada para prevenir y proteger a los infantes, así como todas las instituciones del Estado que tengan dentro de sus responsabilidades el resguardo de los niños, como por ejemplo las que atienden la salud, educación, justicia, servicios sociales, en Venezuela las llamadas “Misiones” que tienen como objeto la protección del menor, entre otras.

También se incluye otras de acción privada y aquellas que no tengan relación con el Estado como fundaciones, ONG’s. Todas incurren en maltrato infantil institucional sino cumplen por omisión, negligencia, incapacidad profesional, entre otros. Cuáles pueden ser los factores que pueden influir en un tipo de respuesta inadecuada, pueden ser la ausencia de políticas de prevención, falta de presupuesto para realizar las acciones preventivas, profesionales sin capacitación para realizar el trabajo, ausencia de empatía con el maltrato infantil por parte de los funcionarios, etc.

MALTRATO INFANTIL

Características

El maltrato infantil es un problema de salud pública porque puede afectar la salud psíquica de las victimas convirtiendo el maltrato infantil en un problema social, que debe ser atendido con prioridad. Existen varias características que evidencian que los niños pueden estar siendo víctimas de maltrato infantil entre ellos podemos nombrar el hecho de no cuidar adecuadamente al niño. Cuando los padres por las razones que sean dejan solo a los niños en casa, la ausencia de asistencia al colegio, no cubrir las necesidades básicas, están incurriendo en maltrato infantil.

Cuando se dirigen a los niños en tono inapropiado, cuando nunca se reconocen sus logros y se critican sus acciones, se limita su creatividad y se insulta, están incurriendo en maltrato infantil. Utilizar como medida de disuasión la amenaza permanentemente ofreciéndoles golpes, que los van a dejar solos, es una forma de maltrato infantil. Hacerlos sentir poco queridos rechazados, poco importantes es una forma de maltrato infantil.

Cuando de maltrato fisco se trata las características más comunes son golpear al niño, quemarlos, patearlos, morderlos, pellizcarlos, halarles del cabello, empujarlos, entre otros tipos de contacto físico como azotarlos con objetos. Cuando estamos en presencia de adolescentes puede producirse el maltrato de ciberbullying, el cual ocurre a través del uso de las redes sociales. En este tipo de maltrato el maltratador envía correos amenazantes, con insultos, invade su privacidad a través de la cuenta de correo de la víctima, expone al joven al escarnio público, se burla y ridiculiza utilizando imágenes o haciendo público situaciones que lo avergüencen.

Consecuencias

Es importante señalar que se considera maltrato infantil en niños con edades comprendidas entre los 0 años de edad y los 18 años, en estas edades los niños no tienen la capacidad para defender del abuso o maltrato que puedan infringirle un adulto.

Todos los tipos y formas de maltrato infantil dejan alguna evidencia física, emocional o conductual en los niños afectados. A continuación vamos a desarrollar las consecuencias más comunes asociadas al  tipo de maltrato, todo ello, con el propósito de que todos manejen la información que les permita identificar si un niño está siendo víctima de maltrato infantil. (Ver también: Relaciones)

Cuando un niño sufre de maltrato físico, además de las lesiones que pueden ser notables en el niño maltratado, también se pueden notar cambios de comportamiento, puede ser que un niño cuya característica era ser extrovertido se convierta en un niño tímido, sumiso o tenga conductas agresivas, ansiosas, entre otras.

MALTRATO INFANTIL

También pueden haber consecuencias que pueden derivar en la ausencia de asistencia a sus deberes escolares, bajo rendimiento, comportamiento inaceptable que afecte a sus compañeros de clases, o lo bienes del colegio. Problemas de autoestima, autoflagelación, relaciones sociales bajas o inexistentes.

Con respecto a las consecuencias de maltrato psicológico puede  generar en los niños comportamientos regresivos, puede ser que comiencen actuar como bebés, a retomar hábitos ya superados como la enuresis (orinarse en la cama), chuparse  el dedo o todo lo contrario tener un comportamiento más maduro al que corresponde a su edad.

Otra de las consecuencias pueden ser de alteraciones del sueño, problemas de conducto que pueden ir desde una extrema obediencia o problemas de autodestrucción, baja autoestima o depresión. Como consecuencias físicas pueden presentar trastornos de alimentación, problemas de acné o retraso cognitivo y físico.

MALTRATO INFANTIL

Si los niños sufren de desatención, negligencia o abandono presentaran evidencia físicas como  desnutrición, desaseo personal o falta de higiene, fatiga constante, palidez facial, entre otros. Con respecto a las consecuencias conductuales es muy posible que comiencen a tener conductas para llamar la atención de las personas, pueden ser agresivos o tener conductas delictivas para proveerse de alimento, el absentismo escolar se hace recurrente por fatiga o cansancio.

Cuando el maltrato es por abuso sexual, las evidencias físicas si ha ocurrido contacto físico son múltiples, dolor, marcas corporales, sangrado de los genitales o zona anal, infecciones urinarias, entre otras. En referencia a las consecuencias conductuales comenzaran a tener problemas para relacionarse,  pueden tener trastornos de sueño, conductas de autodestrucción, flagelación, conductas suicidas.

También pueden tratar de evitar o retardar el retorno a su hogar si el abusador se encuentra allí, puede esquivar demostraciones de afecto físico (abrazos, caricias). Pueden comenzar a sufrir de estreñimiento para evitar el dolor de su zona rectal o por miedo a sentir dolor, tendrá confusión de su tendencia sexual, conductas extremas de agresividad o extrema obediencia, así como llanto fácil.

MALTRATO INFANTIL

Existen múltiples consecuencias del maltrato infantil, estas como hemos indicado conllevan  a daños físicos y psicológicos que dependiendo del tipo, frecuencia, intensidad, tiempo del maltrato, edad de la víctima las consecuencias serán temporales, con mucha dificultad para que puedan ser superado o permanente.

Pueden llegar a convertirse en adultos que tienen conductas depresivas o trastornos de estrés postraumático, dificultades para el manejo de conflictos, dificultad para relacionarse socialmente y además lamentablemente las probabilidades de ser un adulto abusivo y maltratador son altas.

Con todas estas consecuencias en las cuales no se identifica ninguna positiva, es de suma importancia, que cualquier persona que identifique que un niño está siendo víctima de maltrato infantil, debe denunciar el hecho. Actualmente existen instituciones, leyes, ONG’s que están en la capacidad de atender, proteger y ayudar en la recuperación física y emocional del niño que ha recibido maltrato infantil.

Prevención

La salud mental en los adultos es fundamental para prevenir el maltrato infantil. Si la población adulta no está consciente que los niños son una población vulnerable, frágil y siempre más débil para defenderse de un adulto que se supone debe protegerlo y cuidarlo. (Ver también: Cambios Emocionales en la Adolescencia)

Los adultos deben ser formados para aprender a manejar sus frustraciones, controlar su ira y fortalecer el control de la emociones, haciéndolos más fuertes en cuanto a su inteligencia emocional, de esta manera la población infantil no será  la receptora de las emociones descontroladas de los adultos.

Los adultos son el modelo a seguir de los niños, si los niños crecen en un ambiente violento, nuestros niños serán adultos violentos, es lo que les enseñaron, es lo normal para ellos. Por lo tanto, debemos ser un modelo positivo, educando niños con valores morales y éticos que los ayude a convivir con sus iguales.

MALTRATO INFANTIL

Es responsabilidad de los adultos (padres, responsables, cuidadores) el bienestar físico, psíquico, emocional, educativo y social  de los niños que están a nuestro cargo, velar por sus derechos es un asunto de compromiso y responsabilidad. Los adultos deben desarrollar la paciencia, entender que las dificultades del día a día no son culpa de los niños que con amor nos esperan en casa. Es cierto los padres llegan agotados del trabajo, pero deben entender que el día de trabajo no termina al llegar a casa, es allí donde realizamos el trabajo más importante, la educación y felicidad de nuestros niños.

Por lo tanto, debemos procurar los espacios  para escuchar a nuestros niños, que se sientan amados, comprendidos y por ende emocionalmente fortalecidos.  Debemos como padre estar atentos a sus necesidades afectivas. Se deben generar políticas efectivas de seguimiento y apoyo a la población de niños comprobadamente maltratados, con la finalidad de ayudarles en su recuperación física y mental, evitando con ello, se conviertan en adultos potencialmente maltratadores.

Ley

La evolución de la sociedad ha permitido el desarrollo de una serie de legislaciones que tienen la finalidad de proteger a los niños que puedan ser víctima de maltratos, así como instituciones dedicadas a la prevención y protección de los niños, sin que falte por supuesto el reglamento sancionatorio para los adultos que incurran este tipo de faltas.

MALTRATO INFANTIL

En Venezuela se ha desarrollado una legislación muy robusta que ha servido de ejemplo para otros países, entre ellas se encuentra la Ley sobre la violencia contra la mujer y la familia, la cual tiene el objetivo de prevenir, controlar, sancionar, erradicar y asistir a las víctimas de violencia, está implícito en la amplitud de la ley que protege a los niños. En esta ley se encuentran definidos los conceptos de violencia física y  psicológica.

También se creó la Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente, en esta ley se indica que los niños y adolescentes son sujetos de derecho, por lo tanto, son protegidos por un ordenamiento jurídico. Como son sujetos de derecho responden al orden público, además de hacer énfasis en que los derechos son irrenunciables e intransferibles.

Los niños y adolescentes tienen derecho a la vida, se indica la responsabilidad de los padres de guiar y orientar su desarrollo respetando su capacidad evolutiva. Esta Ley indica un sistema de protección del niño y adolescentes en el cual se indica a los órganos, entidades públicas y servicios dedicados a la supervisión, orientación, evaluación, elaboración de programas  destinados a la protección y atención de los niños y adolescentes.

MALTRATO INFANTIL

Existen a través de esta ley Políticas, Programas, Medidas, Entidades, Sanciones, Procedimientos, Recursos y Acciones Judiciales dirigidas a la protección y atención de los niños y adolescentes que puedan ser víctimas del maltrato infantil. La Ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopnna) pena el maltrato infantil en Venezuela, contiene un artículo específico que se refiere al trato cruel y al maltrato.

Se han creado organismos o instituciones dedicadas a  atender los problemas de maltrato infantil como FUNDANA, que es la Fundación Amigos del Niño que Amerita Protección, es una fundación conformada por personal especializado en el área social. Las personas que detecten la existencia de un problema de maltrato infantil pueden dirigirse a esta fundación sin fines de lucro, en donde encontraran el apoyo y la asesoría necesaria para atender los casos de maltrato infantil.

En países como Inglaterra existen también organizaciones dedicadas a la atención y fortalecimiento del respeto y valoración de los niños. Esta organización llamada Salven a los Niños trascendió sus fronteras y se encuentra en aproximadamente en más de 70 países, haciéndose escuchar y respondiendo a las solicitudes de ayuda.

En conocimiento que los más vulnerables son los sectores sociales más desfavorecidos tienen especial atención en ellos, haciendo alianzas con los Gobiernos de los países en donde se encuentra la fundación al igual que con las ONG’s que tienen objetivos comunes.

Existen ONG’s que ofrecen asesoría jurídica para promover y proteger los derechos de los niños y adolescentes, este tipo de ONG’s están conformados por un equipo de abogados, psicólogos, psicopedagogos y trabajadores sociales que están dedicados a la atención de los niños que sufren de maltrato infantil.

La UNICEF trabaja en la defensa, promoción y garantía de los derechos de los niños, tiene presencia amplia en el mundo y realizan trabajos que se fundamentan en un Programa de Cooperación que tiene el objetivo de apoyar el cumplimiento de los derechos humanos  de los niños, así como la promoción de una cultura de respeto a los derechos de los niños.

MALTRATO INFANTIL

Las políticas de Estado de cualquier país están en la obligación de generar medidas administrativas, legislativas y judiciales que aseguren el respeto de los derechos de los niños y se garantice un desarrollo físico, psíquico y emocional saludable. (Ver también: Autoestima en la Adolescencia)

Secuelas 

El maltrato infantil puede tener repercusión en la salud de los niños que pueden verse potenciadas debido a la inmadurez del desarrollo del cerebro de los niños, lo que afectará su desarrollo tanto estructural como funcional, en consecuencia ese niño puede llegar a ser un adulto con secuelas derivadas del maltrato infantil recibido.

El maltrato infantil pude generar una serie de patologías mentales y físicas que se expresaran en la edad adulta del niño maltratado. Existen evidencias científicas que indican que mientras menos edad tenga el niño cuando es sujeto al maltrato físico puede ser mayor el déficit neurológico, las consecuencias y respuesta tiene una explicación fisiológica relacionada con el estado de desarrollo del cerebro del niño.

MALTRATO INFANTIL

Los países en vía de desarrollo muestran estadísticas importantes que son alarmantes en cuanto al número de niños que han sido sometidos a maltrato infantil, la Organización Mundial de la Salud indica que 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres, han sufrido abuso o maltrato en su infancia, son números importantes que formaran parte de las estadísticas de adultos con posibles secuelas  a causa del maltrato infantil.

Los profesionales que estudian el tema indican que estas estadísticas son más elevadas porque se subestiman los maltratos infantiles menos violentos que el abuso sexual por ejemplo, lo que no significa que por ser menos violentos no dejen secuelas en los niños maltratados.

El maltrato infantil está asociado  con los trastornos de estrés postraumáticos, el cual se caracteriza por generar en los niños un estado alterado de la conciencia que se mantiene de forma constante, por lo tanto, el niño maltratado percibe que está bajo constante amenaza. Los grados del nivel de trastorno de estrés postraumático varían dependiendo del daño, la frecuencia, la edad y del nivel de violencia.

MALTRATO INFANTIL

Los niños pueden percibir de diferentes formas el maltrato infantil y esa percepción individual también es un factor que modifica los grados de trastornos y su exteriorización en la conducta y emocionalidad del niño. También tiene un efecto notablemente diferenciable entre los niños que sufren diferentes tipos de maltrato lo que se conoce como polivictimización, ellos tienen mayor probabilidad de sufrir secuelas, que aquellos niños que sufren un solo tipo de maltrato infantil.

Las secuelas que generan la polivictimización tienen consecuencias graves ya que se producen traumas muy complejos como consecuencia de diferentes formas de maltrato de manera consecutiva y sistemática, los daños generados por este tipo de maltrato puede producir en los niños daños permanentes en la estructural del cerebro, lo que genera secuelas fisiológicas y neurobiológicas.

El maltrato infantil genera en los niños la producción de cortisol, la cual es una hormona que produce la glándula suprarrenal cuando se generan situaciones de estrés, si bien el cortisol es una hormona necesaria para que el cuerpo pueda reaccionar de manera favorable ante situaciones de peligro, también es una hormona muy dañina cuando permanece en sangre en altas concentraciones.

El cortisol es una hormona que naturalmente permanece más tiempo en sangre que otras hormonas, sin embargo, en un niño maltratado sometido a un estrés consecuente los niveles de cortisol en sangre pueden llegar a ser dañinos, debido a que afecta los estados físicos, psicológicos y conductuales de los niños.

También se ve afectada la bioquímica cerebral de los niños maltratados, pueden presentar hiperactividad producida por un estado de estrés crónico, lo que por supuesto afectara la respuesta normal de los niños ante un estímulo determinado. También el exceso de cortisol puede ser identificado en los niños maltratados porque pueden comenzar a sufrir de trastornos de sueño, colon irritable, caída del cabello, variación en la frecuencia cardíaca, temblor en los párpados, entre otros efectos. (Ver también: Características de la Familia)

Existen también investigaciones que demuestran que los niños sometidos a maltrato infantil, tienen un desarrollo diferente del cerebelo, cuyo tamaño se ve afectado o modificado, en niños que han sido maltratados a temprana edad y la duración del maltrato. En niños de corta edad y maltrato sostenido su cerebelo es mucho más pequeño o menos desarrollado al compararlo con el cerebelo de niños maltratados a edades mayores y la diferencia es notablemente marcada al compararlo con el cerebelo de un niño sano, con una infancia sin maltrato infantil.

MALTRATO INFANTIL

También el tamaño del cuerpo calloso del cerebro se ve afectado en su desarrollo y su tamaño en los niños que han sido víctima de maltrato infantil, incluso con respecto al cuerpo calloso, sin embargo, la afectación del cuerpo calloso del cerebro se ve más afectado por el abandono que por los maltratos físicos o por abuso sexual.  Este tipo de secuelas en los niños afecta sus condiciones cognitivas, sociales, emocionales, conductuales y lingüísticas.

Otra secuela que ha sido comprobada que es generada por el maltrato infantil está relacionada con el tamaño de la amígdala, los niños que han sufrido en edades tempranas privaciones de su sensibilidad sensorial, muestran un aumento del volumen de la amígdala incluso años el volumen permanece aumentado años después de haber cesado el maltrato.

Esto genera afectación del comportamiento, condiciona la respuesta adaptativa del niño maltratado, puede generar trastornos de conducta, los niños pueden desarrollar una personalidad antisocial, derivar en adultos con problemas de ansiedad y depresión y por supuesto incrementar los riesgos de tener problemas de salud.

MALTRATO INFANTIL

Como es conocido, los niños y jóvenes tienen un desarrollo incipiente de la corteza prefrontal, es esa parte del cerebro la que regula los aspectos relacionados con la conducta, así como aquellos relacionados con los procesos cognitivos y emocionales, es por ello, que nuestros niños y adolescentes presentan dificultades en la toma de decisiones asertivas y deben ser guiados y acompañados en su desarrollo.

Con esta característica normal en el desarrollo cerebral de los niños y jóvenes las consecuencias que son producidas por el maltrato infantil, van a afectar el desarrollo cortical del cerebro, afectando el desarrollo y maduración de la zona prefrontal del cerebro, los daños en esta zona del cerebro se encuentran asociados a respuesta impulsivas, ausencia de sensibilidad y empatía, pueden ser desarrolladas conductas agresivas, siendo gravemente afectados los adultos en cuanto a su desarrollo cognitivo por efecto del maltrato infantil recibido.

El maltrato infantil de abuso sexual tiende a generar secuelas en la vida adulta del niño maltratado, en el cual se ven afectadas las respuestas a procesos cognitivos y generan problemas de salud mental como depresión, ansiedad, incrementa la probabilidad de adicciones a sustancias tóxicas o psicoactivas o sufrir de disfunción  sexual.

MALTRATO INFANTIL

Los daños generados en la niñez por maltrato infantil pueden producir secuelas permanentes, que se expresan en diversas patologías tanto físicas como psicológicas y conductuales, que dañan el desarrollo del niño y muchas veces sus efectos se expresan en su edad adulta. El maltrato infantil afecta la salud de manera individual, pero también afecta la salud de la sociedad, debe ser detenido el maltrato infantil de manera precoz, para evitar sus nefastas consecuencias.

Recomendaciones 

El maltrato infantil es un problema de salud pública, el cual es originado por la presencia de diferentes factores que están asociados a la historia familiar, ambiente, economía, factores incluso coyunturales como la pérdida de empleo de los padres, entre otros factores, que potencian la probabilidad de ocurrencia de maltrato infantil. Es un problema complejo de abordar, mucho más si los programas generados para abordarlo no están articulados, ya que se pierde la suma de sus partes que puedan coadyuvar en la solución y prevención.

Como recomendación principal deben ser identificadas las familias de alto riesgo, esto pude ser logrado a través de  la implementación de consultas de atención primaria que permitan el levantamiento de información utilizando la atención médica, en la cual se puede detectar conductas inadecuadas en el niño, el comportamiento y responsabilidad en los padres, la historia familiar, así como la dinámica familiar, situación laboral, entre otro tipo de información que permite el diagnóstico.

Realizando el seguimiento por parte de la exploración clínica se pueden identificar conductas que permitan identificar  un alerta temprana, cuando se tienen indicios de la ausencia de asistencia a consultas concertadas, ingresos a hospitales o atenciones médicas sin informes que respalden el diagnóstico, respuestas esquivas o ausencia de ellas al momento de levantar la historia clínica familiar, el cambio frecuente de los médicos tratantes, acudir a consultas sin motivos de enfermedad aparente, entre otros.  Con base en lo antes dicho se recomienda, la atención médica primaria.

También es importante las acciones con objetivos preventivos, esta debe ser implementada en la población en general, cuando la población es intervenida en todos sus niveles pueden ser identificados los riesgos y en función de los tipos de riesgo, tomar las acciones que permitan proteger a los niños maltratados.

Es conveniente realizar dinámicas en las comunidades en las cuales se impulsen la participación familiar, en este tipo de encuentros se puede identificar la calidad del vínculo afectivo, pudiendo entonces determinar la necesidad de cuidados, de fortalecimiento de la calidad del tiempo compartido, se pueden presenciar síntomas que permiten inferir abandono o ausencia de lazos afectivos, reconocimiento de violencia intrafamiliar o abuso a la mujer.

MALTRATO INFANTIL

Establecer espacios donde se realicen talleres comunitarios donde se pueda promocionar la lactancia materna como generadora de lazos afectivos. Hablar sobre el síndrome del niño sacudido, muchas personas desconocen las consecuencias. Todo este tipo de acciones tienen un enfoque preventivo, obteniéndose resultados que disminuyen los riesgos de generar situaciones de maltrato infantil.

Cada una de las personas que estén en conocimiento de abandonos o trato negligente hacia un menor tiene la responsabilidad de denunciar, de buscar ayuda para ese niño en los servicios de atención al menor. La omisión nos hace coparticipes del maltrato al cual pueda estar siendo víctima un  niño. El estar en conocimiento de padres con conductas adictivas, se debe informar a las instituciones de protección al menor, para que el núcleo familiar sea asistido, atendido ante la sospecha o certeza del maltrato infantil.

En las comunidades con evidencias de violencia urbana se deben realizar coordinaciones con los servicios sociales de la zona, con la finalidad de realizar seguimiento a las familias de alto riesgo. Estas instituciones están en la capacidad de facilitar la comunicación, tomar decisiones interdisciplinarias, determinar los casos que necesitan tratamiento y atención especializada.

MALTRATO INFANTIL

Implementar Programas de educación y entrenamiento parental pueden prevenir el maltrato infantil, realizar Programas de tratamiento psicológico dirigido a los niños que han sido victimas del maltrato infantil, son acciones que permiten evitar y recuperar los daños ocasionados en los niños maltratados.

Como Padres debemos fortalecer la paciencia, los niños son inquietos, curiosos, se frustran cuando no obtienen los que piden, la única manera que tienen los infantes que aún no hablan es el llanto para comunicar alguna incomodidad o molestia. Ante estas características naturales y comunes en los niños, no se puede perder la paciencia y actuar de manera violenta. (Ver también: La Familia como Sistema)

Se deben buscar alternativas para disciplinarlos sin maltratarlos. Se deben desarrollar los canales de comunicación debemos como padres convertirnos en buenos oyentes. Si un niño ajeno a nuestro núcleo familiar llega a nuestro hogar en busca de ayuda o lo vista de manera recurrente como refugio, debemos prestar atención a lo que nos dice, preguntar, investigar y tratar de encontrar la verdadera causa, es posible que estemos en presencia de un niño maltratado. En caso de verificar las sospechas no se debe intervenir  de manera personal, esto podría empeorar la situación, se recomienda acudir a las autoridades, ellos sabrán cómo actuar ante el caso de maltrato infantil.

MALTRATO INFANTIL

En el Mundo

Las cifras que maneja la UNICEF sobre el maltrato infantil en el mundo son verdaderamente alarmantes, al menos 300 millones de niños, niñas y adolescentes son víctimas de maltrato infantil, pareciera una situación normal y común que los niños vivan en ambientes con algún tipo de violencia. Estas cifras solo permiten una lectura clara, el maltrato infantil es una manera naturalizada de criar a los niños en el mundo, no importa la cultura, la raza, ni la condición social, existe maltrato infantil en el mundo.

En el mundo a la fecha en que se redacta este artículo existen 194 países soberanos y solo 60 de ellos han desarrollado legislación contra el maltrato infantil, menos de la mitad de los países considera que no es necesario crear leyes que permitan defender o proteger a los niños del maltrato infantil, esta afirmación surge del hecho que no existe un país en el mundo donde no se produzca al menos una situación de maltrato infantil.

Es necesario cambiar esta terrible realidad mundial que no abofetea en la cara y debe ser una prioridad, se debe obligar al mundo a prestar atención, hacerles entender a los mandatarios que tenemos adultos que deben ser educados, que se debe erradicar la violencia y el maltrato que sufren los niños, niñas y adolescentes en todo el mundo.

Se deben crear sistemas de justicia que permitan la protección de los menores al maltrato infantil y la sanción al abusador, pero esta sanción no puede ser solo acompañada por un castigo con privación de libertad, este adulto maltratador debe ser educado para evitar la reincidencia.

Los planes y programas educativos del mundo deben educar para evitar la violencia, es urgente transformar el sistema, cambiar la cultura que venera el maltrato y la violencia y generar una conciencia del cuidado, de la protección y acabar con el maltrato infantil en el mundo.

Maltrato infantil y psicología

Cuando se habla de maltrato infantil la mayoría de las personas solo identifican los maltratos físicos que puedan presentar los niños o las evidencian de negligencia en su cuidado, sin embargo, las investigaciones clínicas sugieren que los daños emocionales y psicológicos tienen efectos significativamente más dañinos y además perduran en el tiempo.

MALTRATO INFANTIL

La población más vulnerable a tener secuelas psicológicas luego de haber sido víctima de maltrato infantil son los niños con edades comprendidas entre los 0 y 5 años de edad, la explicación radica en que su desarrollo neurobiológico y psicológico es muy rápido a esas edades.

Los estudios en la disciplina de salud mental cuando se trata de maltrato infantil enfrentan muchos obstáculos, en principio por la ausencia de criterios homogéneos para definir y declarar lo que es o no un maltrato infantil, por lo tanto, la información que puede ser analizada en la búsqueda de tendencias para abordar el problema difiere en criterios y generalmente no pueden ser comparadas.

En los estudios de investigación en los efectos psicológicos que pueden tener el maltrato infantil interfiere también que en la mayoría de los casos los niños no solo reciben un solo tipo de maltrato, lo que hace muy difícil distinguir el daño psicológico generado por un tipo de maltrato en particular.

MALTRATO INFANTIL

Otro obstáculo que interfiere en la obtención de resultados fiables en las investigaciones de efectos psicológicos del maltrato es el factor socioeconómico, ya que es prácticamente imposible separar los efectos de la pobreza en las conductas que pueden desarrollar los niños por las carencias y el entorno y aquellas generadas por el maltrato.

Todo ello influye en la determinación de los procesos y mecanismos que contribuyen con efectos psicológicos que pueden desarrollar los niños maltratados. Se evidencia con estas premisas que interfieren en la obtención de información, comparación de efectos y la identificación de procesos y mecanismos que la investigación de efectos psicológicos es muy complicada, sin embargo, existen avances importantes.

Las investigaciones de los efectos psicológicos derivados del maltrato  infantil deben abarcar las consecuencias sobre el desarrollo de los niños haciendo uso también de los aspectos epidemiológicos. Se debe construir los resultados con base en el conocimiento de los efectos negativos del maltrato infantil y para ello es necesario utilizar la mayor cantidad de variables que intervienen como la edad en la que inicio el maltrato, de quien proviene el maltrato, frecuencia, tipo de maltrato, entre otros. (Ver también: La Familia en la Comunidad)

MALTRATO INFANTIL

A pesar de las dificultades que se presentan en las investigaciones, los resultados apuntan a que se produce un impacto devastador en los niños que puede llegar a ser permanente, teniendo una incidencia en la sociedad, ya que existen pruebas que los niños maltratados tienen una mayor probabilidad de ser delincuentes, tener problemas de adicción y problemas de conductas, que los niños que no sufren maltrato infantil.

Negligencia 

El maltrato infantil tiene diferentes tipos de expresión, uno de ellos es la negligencia también entendida como abandono. Generalmente este tipo de maltrato infantil es infringido de manera intrafamilar y también por los cuidadores. Se hace muy común en hogares o familias con problemas económicos que impiden cubrir las necesidades básicas de los niños. También en las familias en las que existen problemas de alcohol o adicciones a las drogas, el maltrato infantil por negligencia es muy común.

Muchas veces los perpetradores de este tipo de maltrato infantil por negligencia son personas conocidas y cercanas al niño, son pocos los casos de ocurrencia por alguien ajeno o una persona extraña, ya que la negligencia está asociada al cuidado del infante.

La negligencia infantil puede estar referida a la negligencia física la cual está asociada a no dar al niño una alimentación adecuada, no proveer de ropa y calzado o una vivienda digna. También puede producirse una negligencia emocional, esta se refiere a la ausencia de demostraciones de afecto, el estar en el hogar y no tomar en cuenta al niño, no escucharlo, no atenderlo son acciones de negligencia emocional.

También se puede hablar de negligencia médica, el no estar atento a las condiciones de salud del niño, no proveerlo de atención médica cuando hay un evidente quebranto de salud, es una acción negligente. Como resultado de este tipo de maltrato se generan efectos  psicológicos o emocionales en el niño como efectos inmediatos, sin embargo, pueden presentarse efectos a largo plazo.

Un niño que es ignorado puede tener incluso comportamientos suicidas, violentos o sufrir de depresión. En la medida en que se va desarrollando puede recurrir al uso de las drogas o del alcohol como vía de escape o retribución. Puede convertirse en un adulto abusivo y maltratador.

Abandono

El abandono es identificado como un tipo de maltrato infantil, el abandono puede ser identificado cuando un niño no tiene un hogar donde resguardarse, en el cual se siente seguro y cómodo. También cuando un niño no asiste a la escuela, no recibe atención, ni se cubren sus necesidades básicas, podemos hablar de abandono. Este tipo de maltrato infantil es muy común en los estratos sociales con mayor dificultad económica, no obstante, el abandono también puede ocurrir cuando los padres dejan al niño frecuentemente bajo el cuidado de personas extrañas.

MALTRATO INFANTIL

El abandono hiere de diversas maneras a los niños de muchas maneras, son una población vulnerable, de alto riesgo y que además no cuenta con el desarrollo cognitivo para defenderse. Los niños que son víctimas de abandono presentarán deficiencias en el aprendizaje, tendrán problemas de autoestima ya que interpretaran el abandono como si ellos no merecen amor y cuidados.

Generalmente tienen actitudes de rebeldía que son la manera de mostrar su enojo, pero también su miedo, crecen desconfiando de las personas, con problemas para interrelacionarse. Se sienten culpables y en oportunidades crecen creyendo que se merecen ese trato.

Algunas de las características de un niño maltratado por abandono son que el niño se siente que no es un hijo deseado, la ropa que usa está deteriorada o no es adecuada para el clima, sus dientes muestran señales de falta de higiene, tienen caries, generalmente esta hambriento, muestran retraso en su desarrollo físico e intelectual, son niños que muestran agotamiento o fatiga, no tienen documentación, entre otras.

MALTRATO INFANTIL

Maltrato infantil y juvenil

El concepto de maltrato infantil involucra tanto a niños como a jóvenes adolescentes, por ello es correcto hablar de maltrato infantil e incluir infantes desde los o años de edad hasta jóvenes de 18 años. El maltrato infantil es un problema de salud pública y debe ser atendido de manera urgente, sin embargo, las consultas o búsqueda de ayuda de forma espontánea por el niño o joven maltratado no son frecuentes, lo que dificulta su identificación y posterior ayuda.

Es un problema donde se necesita conocer su magnitud y cuáles son las variables asociadas a la ocurrencia del maltrato infantil y juvenil para poder desarrollar acciones y generar programas dirigidos a la prevención, control y tratamiento del problema de las víctimas. (Ver también: La Familia en la Sociedad).

La búsqueda de soluciones a un problema que no disminuye con el tiempo y que además se encuentra asociado a diferentes factores de carácter social, comunitario, económico e individual, para detectar que origina y cuáles son los factores de riesgo, con base en casos denunciados o donde se sospecha existe maltrato infantil.

MALTRATO INFANTIL

Es importante señalar que si bien las consecuencias y secuelas que pueden generar el maltrato infantil – juvenil  son diferentes, son igualmente dañinas, ya que existen repercusiones en ambos casos, en el desarrollo del niño y en el del joven, con efectos psicológicos, neurobiológicos y emocionales.

Violencia familiar

La violencia familiar puede estar unida en algunas ocasiones al maltrato infantil, la violencia familiar se presenta en diferentes maneras y la violencia puede estar dirigida a distintos miembros de la familia, la violencia familiar se articula con el maltrato infantil, cuando los niños son expuestos y conviven en núcleos familiares violentos. La violencia familiar puede ser psíquica o física, se presenta en todas los niveles sociales y diferentes culturas generalmente se presentan situaciones de violencia iniciadas por adultos hacia uno a varios individuos del núcleo familiar.

Cuando hablamos de violencia familiar  son incluidas todas los tipos de abuso en donde se pueden infringir daño físico y/o psicológico a otro miembro. La violencia familiar al igual que el maltrato infantil puede ser por acción o por omisión, crónica, permanente y periódica.

MALTRATO INFANTIL

Frases 

Más que frases de maltrato infantil, lo importante de este acápite es que usted pueda ser multiplicador de frases contra el maltrato infantil, que se convierta en un constructor del cambio para una sociedad mejor. Luego de haber llegado a esta parte del artículo, con seguridad ya puede identificar en donde se encuentra la causa raíz del problema de maltrato infantil.

Es un problema histórico, se presenta a nivel mundial, tiene una característica común en todos los casos que se presentan los niños, niñas y jóvenes maltratados, son vulnerables y se encuentran en desventaja ante su agresor, la legislación es incipiente en cuanto a la protección del infante maltrato y peor aún si nos referiremos a las estrategias de prevención del maltrato infantil.

Con este panorama descrito en el párrafo anterior, podemos decir que cada uno de ustedes es pieza fundamental e importante para iniciar acciones que nos permitan erradicar este flagelo de la sociedad. A continuación dejaremos algunas frases utilizadas en las campañas contra la violencia y el maltrato infantil.

«El niño no es propiedad de la familia. Ésta no puede hacer con él lo que quiera. El niño es un ser humano: pertenece a la sociedad y representa su futuro». (Anónimo)

«Tiene que haber tolerancia cero con la violencia hacia niños y adolescentes. No se pueden justificar los bofetones y los insultos, porque son una humillación». (Anónimo)

«La violencia en la voz es a menudo la muerte de la razón en la garganta». (John Frederick Boyes)

«La violencia no solo es poco práctica, sino inmoral». (Martin Luther King Jr)

«Los niños son un papel en blanco, en nuestras manos está la responsabilidad de lo que en él se escribe y que la sociedad leerá». Leonor Fernández

Utiliza cada una de estas frases para concienciar a las personas que tienen bajo su responsabilidad el presente y el futuro de un niño, haz que sea una mejor persona y se mantenga siempre alejado de infringir maltrato infantil a un niño, niña o adolescente.

(Visited 60 times, 1 visits today)
Categorías Niñez

Deja un comentario