Embarazo de alto riesgo: definición, causas, cuidados y más

En muchas de las mujeres crece una gran ilusión al momento de enterarse que están embarazadas, comienza el proceso de querer traer al mundo a esa pequeña criatura que crece en su vientre, pero así como existe esa ilusión pueden venir ciertos percances o dificultades que conllevan a que ese embarazo se convierta en uno de alto riesgo y a pesar de que cada tipo de madre acepta la noticia de manera distinta no es un secreto que sea motivo de impresión y muchas veces hasta depresión, porque a partir de ese momento comenzarán a llevar una vida de muchos cuidados. 

Embarazo de alto riesgo

Definición de Embarazo de Alto Riesgo

Un embarazo de alto riesgo es aquel que representa tanto para la madre como para el feto ciertas posibilidades de complicaciones, ya sea con el proceso de gestación o al momento del parto. Todas las mujeres, deben recibir cuidados prenatales regulares ya que esto al realizarse desde tiempo temprano fomenta un embarazo saludable y un parto sin complicaciones, pero para algunas mujeres existe la posibilidad de correr más riesgo y tener complicaciones por diversos motivos.

Se estima que al menos un 10% de las mujeres embarazadas presentan la condición de alto riesgo y las causas de esta son sumamente variables, presentándose antes, durante o después de la gestación. A pesar de esto existen dos signos indicativos de que un embarazo está implicando un riesgo mayor para la madre o para el feto, estos signos son los siguientes:

  • En la consulta ginecológica, donde el especialista deberá conocer el historial médico de la madre y comenzará a realizar diversos exámenes para identificar lo más pronto posible si el embarazo es de alto riesgo (Ver artículo sobre: Riesgos del embarazo en la adolescencia).
  • A lo largo del embarazo y mediante el control médico pueden surgir problemas de salud o médicos que identifiquen la gestación como riesgosa.

Causas 

Existen una serie de factores que determinan un embarazo de alto riesgo, las cuales pueden variar en gran cantidad, podría ser antes de que la mujer entre en el proceso de embarazo o mientras otros se desarrollan en pleno proceso de la gestación. Un ejemplo de ello puede ser la presión baja en el embarazo, encuentra más información sobre este tema aquí.

Es importante identificarlos tempranamente para evaluar su importancia y así disminuir las consecuencias de los mismos. Lo más común es que estas causas vayan desde anomalías congénitas y los problemas sociales hasta la edad de la madre. Siendo las más frecuentes las mencionadas a continuación:

  • Anemia
  • Hepatitis.
  • Diabetes pregestacional y gestacional.
  • Toxoplasmosis.
  • Obesidad mórbida.
  • Preeclampsia y Eclampsia.
  • Amenaza de parto prematuro.
  • Alcoholismo, tabaquismo y drogadicción.
  • Los miomas del útero.
  • Edad materna inferior a 18 o superior a 40 años.
  • Embarazos múltiples o abortos de repetición (más de dos), pérdidas fetales en embarazos previos.
  • Enfermedades de Trasmisión sexual.
  • Embarazo no controlado o con mal seguimiento.

Cuidados 

Desde el momento en que se da el diagnóstico de un embarazo de alto riesgo, se debe empezar a llevar un seguimiento médico más completo y una serie de cuidados más delicados y especiales, al hablar de estos cierto cuidados es importante destacar que de cierta forma hay dos clases. Los cuidados de enfermería que son los realizados directamente en el centro de salud y bajo supervisión del médico y los cuidados en el hogar, siendo estos los que debe tomar en cuenta la embarazada en su día a día para tomar las mayores precauciones.

De Enfermería

Al ser estos cuidados los dados en el centro médico bajo supervisiones de profesionales es importante destacar los siguientes cuidados de enfermería:

  • Consulta ginecológica, lo más recomendable es realizarla antes de planificar un embarazo, para así determinar las condiciones médicas de la paciente y su pareja, con el fin de tener un resultado perinatal propicio. A partir de esta consulta se comienza a realizar una historia clínica y pruebas básicas que ayuden al control patológico.

  • Protocolo más individualizado de seguimiento, con un mayor número de visitas al médico especialista, para controlar la evolución del embarazo. La frecuencia de cada visita serán determinadas por el grado de riesgo o dificultad que tenga el embarazo. Siempre se debe controlar valores como: peso, tensión arterial, edemas o varices, medición de altura uterina, detección de dinámica uterina (contracciones), exploración cervical y ecografías.
  • En algunos casos la embarazada debe permanecer un tiempo ingresada en el hospital antes de dar a luz, debido a ciertas complicaciones que se puedan presentar.

Es de gran importancia que se tenga un control en un embarazo de estos casos tan graves y delicados, siempre procurar estar  informada en cada mes la evolución que se lleva, la influencia de la gestación en su enfermedad, las posibles complicaciones y su prevención, la frecuencia de visitas y desde el momento de gestación hasta la finalización del embarazo.

En el Hogar

Los cuidados de la embarazada en el hogar suelen incluir generalmente una buena alimentación y llevar una rutina de poco estrés. Aquí se presentan algunas cosas que se deben realizar para mantener cuidados durante el embarazo de alto riesgo.

  • Estar en contacto siempre con el médico que lleva a cabo el caso, ya que este ofrecerá los servicios adecuados para el cuidado tanto prenatal, de parto y de postparto.
  • Llevar a cabo una alimentación balanceada y saludable (Ver artículo sobre: Aborto en la adolescencia).

  • Tomar reposo. Si bien es cierto que no todos los embarazos son iguales y que muchas de las mujeres llevan su rutina normal tanto de trabajo como de viajes, en caso de alto riesgo lo más recomendable es tomar un cierto reposo y de ser necesario cambiar las rutinas fuertes de trabajo que puedan perjudicar la salud tanto de la madre como del feto. Algunas mujeres requieren reposo en cama durante algunos días o posiblemente semanas para disminuir riesgos durante el embarazo.
  • Evitar el uso de alcohol, el uso de drogas recreativas y limitar la cafeína.
  • Dejar de fumar, si actualmente lo hace.
  • Ingerir ácido fólico durante el embarazo reducirá el riesgo de ciertos defectos congénitos. Siendo también una excelente vitamina prenatal.
  • Llevar una vida sin estrés y lo más tranquila posible. A ciertas embarazadas en este caso les recomiendan la práctica de yoga para relajarse.

Complicaciones 

Cuándo el embarazo ha sido bien controlado y se siguen al pie de la letra las recomendaciones dadas por el médico no deberían existir complicaciones. Pero es importante tener en cuenta que la que la segunda causa de muerte materna son los problemas relacionados con el embarazo y el parto y la principal causa de mortalidad del bebé son las malformaciones y la prematuridad. Algunas complicaciones que derivan de los factores de riesgo de un embarazo delicado pueden ser tanto daños transitorios como daños permanentes, los cuales se describen a continuación.

Daños Transitorios:

  • Edad menos de 15 años: preeclampsia, eclampsia y bebés de bajo peso.
  • Peso menos de 45 kg: bebés de bajo peso.
  • Personas mayores: Aquellas personas que superan la edad recomendada para tener un embarazo (alrededor de los 25-35 años) sufren ciertas complicaciones como miomas en el útero, elevando la dificultad del trabajo de parto.

  • Los miomas del útero: parto prematuro, colocación del bebé no en cefálica, dificultades durante el parto, impedir el parto vaginal, y provocar que la placenta se sitúe de forma anormal y abortos reiterados.
  • Infecciones: herpes simple, hepatitis vírica B y C, gripe, parotiditis, rubéola, varicela, toxoplasmosis.
  • Infección de vías urinarias o infecciones bacterianas vaginales durante el embarazo se asocia a parto prematuro y rotura prematura de membranas.
  • Fiebre. Presentar fiebre al final del embarazo incrementa el riesgo de parto prematuro (Ver artículo sobre: La familia en la biblia).

Daños Permanentes:

  • Abortos consecutivos: Las mujeres que sufren más de 2 abortos seguidos son denominadas «abortos recurrentes». Aquellas con dicha condición poseen mayores riesgos a los normales.
  • Un hijo previo con enfermedad hemolítica por incompatibilidad de Rh: el siguiente corre también el riesgo de nacer con la enfermedad, y en este caso su gravedad será mayor.
  • Útero bicorne o un cuello uterino débil: aborto tardío.
  • Retraso mental u otros trastornos hereditarios en la familia de alguno de los progenitores aumentan las posibilidades de que el nuevo bebé tenga la misma enfermedad.
  • Teratógenos (factores que pueden provocar malformaciones en el bebé, complicaciones médicas o del embarazo): radiación, sustancias químicas, fármacos e infecciones.
  • Tabaco: malformaciones en el bebé, síndrome de muerte súbita del lactante, y deficiencias en el crecimiento.
  • Vicios en general: Esta demostrado que los efectos dañinos que puedan acarrear ciertos vicios como el alcohol y las drogas son trasmitidas al bebé. Estos pueden presentar malformaciones faciales, cabezas excesivamente pequeñas o incluso alguna especie de autismo.  En el caso de las drogas, los problemas pueden intensificarse, llegando a producir anemia tanto en el recién nacido o en la madre. Cabe la posibilidad que ocurra alguna condición sumamente grave como es alguna infección en la sangre, algo mortal para el bebé y sumamente peligroso para la mujer embarazada.

Miomas y Embarazo de Alto Riesgo

Los miomas son diagnosticados en la gestación por ecografías y es importante destacar que no aparecen durante el embarazo. Es importante saber que para considerar que una mujer con miomas puede tener un embarazo de alto riesgo hay que  realizar exámenes y chequeos que valoren su tamaño y situación en el útero así de esta manera saber si representa un riesgo o no durante el embarazo.

No existe ningún tipo de tratamiento, ni médico ni quirúrgico. Lo ideal es que la mujer antes de la gestación acuda al ginecólogo para hacerse una valoración del mioma para diagnosticar si es necesaria o no su extracción. Actualmente gracias a la medicina moderna contamos con importantes avances y existen tratamientos médicos que reducen su tamaño transitoriamente para facilitar su extracción, pero siempre fuera del embarazo (Ver artículo sobre: Embarazo in vitro).

Los miomas pueden perturbar el embarazo en función de sus condiciones en el útero y su tamaño, puede aumentarse el riesgo de abortos especialmente si los miomas son muy voluminosos. También podemos encontrarnos algunas complicaciones en el parto como son las hemorragias postparto por alteraciones en la contractibilidad uterina. Hay ocasiones en que el parto vaginal está contraindicado ya que el mioma está localizado en el canal de parto o modifica la presentación del niño.

Relaciones sexuales  

Al momento de la pareja enterarse que se tiene un embarazo de alto riesgo uno de los primeros miedos que se le presentan es saber si pueden o no tener relaciones sexuales, saber si representa un peligro más para el período de embarazo. Lo ideal es comunicarle al especialista (ginecólogo) esta duda y que el mismo dando el diagnóstico de que tan riesgoso es el embarazo indique si se puede o no. Es normal que aunque el médico diga que sí puedes realizar este tipo actos, la pareja siga teniendo miedo o no quiera y como es sabido cuando se hacen las cosas con miedo o sin ganas, no se disfrutan.

Si el embarazo está considerado de alto riesgo lo más probable es que se contraindiquen las relaciones sexuales o al menos se baje su frecuencia. Esto debido a que el esperma contiene una sustancia llamada prostaglandina, esta sustancia lo que hace es ablandar el cuello uterino y por lo tanto se pueden tener abortos, por otro lado al momento de estar en pleno acto sexual y obtener un orgasmo, dicha acción puede ocasionar contracciones que pueden ser perjudiciales para el embarazo que se está cuidando.

Complicaciones más frecuentes

Los especialistas dentro del ámbito de la salud dan muchos consejos para detener ciertas rutinas. Aquí podemos ver las razones para detener parcial o totalmente las relaciones sexuales si llegasen a presentar alguno se los siguientes síntomas:

  • Riesgo de interrupción del embarazo: Si hay antecedentes de interrupciones de embarazos previos sin causa se sugiere distanciar las relaciones sexuales.
  • Riesgo de parto prematuro: Si la embarazada tiene menos de 36 semanas de embarazo y existan riesgos de parto prematuro.
  • Hemorragias vaginales sin explicación: Las hemorragias vaginales sin explicación pueden ser la primera señal de una complicación.

  • Placenta previa o inserción baja de la placenta.
  • Dolor intenso y calambre abdominal: Estos malestares pueden ser síntomas normales del embarazo o bien signos de una complicación. En estos casos es aconsejable interrumpir las relaciones sexuales y consultar  al médico.
  • Secuelas de la IIC: La IIC o mejor conocida como incompetencia Istmico-cervical es una enfermedad que se produce por el mal funcionamiento del cuello uterino, abriéndose de manera parcial o total antes del desarrollo del feto. Cuando una mujer sufre de dicha enfermedad es mejor esperar a tratarla de manera quirúrgica antes del embarazo.

  • Bolsa de agua rotas: A pesar de suceder en una cantidad de casos mínimos, existe la posibilidad que, durante el desarrollo de la actividad sexual (principalmente el coito), pueda llegar a romperse la bolsa de agua. Si esto sucede la mujer estará expuesta a multitud de infecciones.
  • Herpes vaginal y otras infecciones: Durante tratamientos por herpes vaginal u otras infecciones están contraindicadas las relaciones vaginales hasta ser dada de alta por el médico especialista.

¿Es peligroso tener relaciones sexuales?

La persona que va a determinar si es peligroso o no mantener relaciones sexuales en un embarazo de alto riesgo es el médico ginecólogo que esté a cargo del caso y que sepa que tanto riesgo conlleva ese embarazo, el mismo es el que va a especificar si se deben interrumpir las relaciones sexuales durante el mes de embarazo o por otro lado si solamente se debe distanciar su frecuencia.

En cualquier caso dependiendo de lo que el médico decida sobre qué tipo de relaciones se puede tener, generalmente lo más aconsejable es espaciar o evitar la penetración vaginal. Por lo cual, esta circunstancia lleva a la pareja a descubrir otras formas de sexo alternativas como lo son el sexo oral, anal o masturbación pero siempre hay que tener en cuenta que un embarazo riesgoso es un situación delicada y todo acto que se desee realizar debe hacerse bajo la orientación previa del especialista.

Recomendaciones 

Al momento del diagnóstico de este tipo de embarazo tan delicado se enciende la señal de alerta por lo cual es de suma importancia el seguimiento del médico especialista y de incluso contar con apoyo psicológico. Los profesionales del mundo de la psicología, especialmente en el área de fertilidad,  suelen ser muy útiles en los casos de embarazos de alto riesgo, ya que la incertidumbre de no saber lo que sucederá y el miedo pueden generar situaciones de ansiedad tanto en la mujer como en su pareja (Ver artículo sobre: Vientre en alquiler).

Entre las recomendaciones generales que se dan en este tipo de casos destacan: Mantener una vida sana y ordenada, haciendo especial énfasis en la alimentación balanceada y en la reducción de niveles de estrés; evitar los hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol y las drogas; mantener los controles médicos constantes como las ecografías, análisis y visitas médicas y por último se recomienda planificar exhaustivamente el parto, ya que el momento de dar a luz es el momento decisivo de todo embarazo, y más aún cuando se trata de un embarazo de riesgo.

¿Es importante la atención médica?

Si, el mayor consejo que se le puede dar a una embarazada es que inmediatamente se ponga en un control ginecológico y que mediante este se determine si la gestación se trata de un embarazo de alto riesgo o no, y de tratarse de uno inmediatamente tomar en cuenta la señal de alerta, ya que no solamente se trata de poner en riesgo la vida y salud de la criatura que traerá al mundo sino que pone en riesgo su propia vida y salud.

Esperamos que este artículo sobre “El embarazo de alto riesgo” haya sido de su agrado y de cierta manera fomenta la toma de conciencia sobre lo importante de este estado, así como también ayude a tomar tips sobre lo que se debe hacer en estos casos. 

(Visited 781 times, 1 visits today)

Deja un comentario