Divorcio: ¿qué es? Historia, causas, tipos y mucho más

La familia es la institución más importante y respetada de toda la sociedad, sin embargo, esta puede verse disuelta por el divorcio, acuerdo legal que no tiene mucho tiempo de ser aceptado pero que ha abarcado muchísimo territorio.

¿Qué es el divorcio?

Antes de hablar del divorcio debemos mencionar que el matrimonio es el vínculo que une a la mayoría de las familias, este puede ser legal, religioso o ambos. Es un acto de mutuo acuerdo, celebrado entre dos partes que tiene como fin crear un lazo de afinidad o parentesco para la conformación de una familia. Una vez que una pareja contrae matrimonio se compromete a cumplir una serie de obligaciones y deberes que comienzan a surgir, así como también obtienen muchos derechos que disfrutar en conjunto.

Entendido esto vemos al divorcio como la ruptura de este vínculo y por consiguiente la renuncia a todas las obligaciones que este había suscitado. Este proceso también puede ser de mutuo acuerdo, pero generalmente se tarda mucho más mientras ambas partes se ponen de acuerdo, por lo que cuando la relación no termino en buenos términos y se enfrentan a peleas constantes este proceso puede ser bastante largo.

Es necesario negociar las responsabilidades que permanecerán luego de la disolución del vínculo para que de esta manera cada quien pueda recuperar su libertad y continuar con su vida. El divorcio te otorga la posibilidad de casarse de nuevo con otra persona e intentar reiniciar tu vida.

Sabemos que cuando se trata de una relación familiar se debe hacer todo para que permanezca, y es por esto que anteriormente no era posible divorciarse, pero las parejas suelen recurrir a esto cuando ya están enfrentando problemas fuertes o ya hicieron todo lo posible por salvar la relación, pero no es suficiente.

divorcio

Historia del divorcio

Desde el momento en que nace la institución del matrimonio nace con ella la posibilidad de divorciarse, sin embargo, antes este era un tema mucho más difícil que ahora. En la antigüedad se le daba un valor inmenso al matrimonio, siempre divorciarse fue una opción, pero esta era considerada algo impuro y una falta de respeto a la familia por lo cual no se realizaba con regularidad.

Siempre el matrimonio tuvo tintes religiosos por lo que divorciarse era una falta de respeto a la unión que Dios bendijo. Uno de los ejemplos más llamativos era la cultura que empleaban los Celtas, ya que estos contraían matrimonio, pero por un periodo de tiempo determinado, una vez transcurría este tiempo ambas partes eran libres para casarse nuevamente, de esta manera al ver que la separación no era tan mala optaron por establecer cláusulas que permitían disolver este matrimonio antes del tiempo previsto dando lugar las primeras muestras del divorcio.

En América, en los pueblos Incas o Aztecas estaba admitido el divorcio, ambas partes podían solicitarlo, pero aceptaban mayormente las razones que daba el hombre siendo este siempre beneficiado, asimismo tanto en la Antigua Grecia como el pueblo hebreo utilizaban el repudio como inicio al divorcio, generalmente, los hombres repudiaban a su esposa y no debían dar mayores explicaciones para que el matrimonio quedará disuelto.

Sin embargo, tiempo después aparece la figura del cristianismo y comienza a acusar de ilegales todos los divorcios, considerando esto como algo impuro ya que atentaba contra los designios de Dios, por lo cual quedó prohibido en casi todo el territorio mundial, pero a pesar de prohibirlo, apareció lo que es la nulidad matrimonial, aceptando que un matrimonio sea considerado nulo por diversas razones.

Más adelante, el Fraile alemán Martín Lutero publica una reforma a las leyes en la que, si admite el divorcio, pero únicamente si alguno de los integrantes del matrimonio ha incurrido en una falta muy grave. En el año 1796, Francia fue el primer país en aprobar el divorcio como algo normal y a partir de ese momento estableció una ley que lo regulara, esta ley ha servido de antecedentes a muchos países.

Hoy día, aún esta figura genera controversia, mayormente en el sector católico porque aún la iglesia no permite la disolución del matrimonio, por lo cual es posible terminar con la alianza por la vía civil pero una persona solo puede casarse ante la iglesia católica una sola vez.

Características

El divorcio es un tema que ha causado mucha polémica, sin embargo, es una opción maravillosa para personas que ya hayan intentado muchísimas maneras de solucionar problemas en su relación y ya estas diferencias sean irreconciliables, por ejemplo, que haya casos de violencia familiar o intrafamiliar y muchísimos otros casos graves.

Se debe realizar con calma e intentar por todos los medios reducir el tiempo que este dure llegando a acuerdos con mas facilidad, más cuando se tienen niños ya que un proceso largo y violento podría atentar contra su estabilidad emocional. Las principales características de esto, son las siguientes:

Intervención de la justicia: siempre para lograr un divorcio es necesario que este sea notificado a las autoridades competentes a fin de comenzar a llevar a cabo los trámites pertinentes, ya que este al igual que el matrimonio representa un acto civil. No es posible realizar un divorcio sin la intervención de las autoridades civiles o eclesiásticas.

Es de orden público: con esto quiere decir que el divorcio en todos los países obedece a reglas estipuladas en los códigos civiles o reglamentos del Estado, por lo que no pueden ser reguladas por acuerdos o contratos establecidos aparte que no se rijan por las normativas existentes.

Acuerdo mutuo: por lo general, el divorcio debe ser de mutuo acuerdo para lograr así que este sea mucho más rápido. Aunque en muchas oportunidades es una de las partes quien inicia el trámite y es deber de las autoridades estudiar todas las causas para determinar si este es procedente o no.

Nacimiento de nuevo estado civil: luego de que el divorcio sea efectivo la persona recibe el estado civil de “divorciado” en todos sus documentos civiles y deberá cumplir con todos los deberes y obligaciones que le quedaron luego del divorcio.

Libertad: el divorcio le otorga a las personas el cese de las obligaciones maritales, sin embargo, si existen hijos dentro del matrimonio, las obligaciones con estos no sufrirán modificación alguna. La libertad aplica mayormente a la posibilidad de iniciar una nueva relación y contraer matrimonio para de esta manera darse la oportunidad de iniciar una nueva vida.

Ventajas del divorcio

El divorcio a pesar de ser mal visto en muchas culturas, suele ser una decisión que encierra muchísimas ventajas ya que las personas pueden dejar de estar en una situación que los incomode o les haga daño para iniciar de nuevo su vida, con otras metas y expectativas, claro en un principio esta es una decisión que debe evitarse tomándose como última opción, pero en muchos casos representa la única salida.

Entre las ventajas que puede representar iniciar este proceso como salida de un matrimonio infeliz podemos mencionar:

Madurez y responsabilidad: esta ventaja es principalmente en nombre de los niños de casa, ya que afrontar un divorcio junto a sus padres les genera un alto grado de madurez, aprendiendo a entender los problemas de los adultos. Además deben hacer frente a nuevas tareas, ayudando a sus padres a sobrellevar esto lo que hace que desarrollen un amplio sentido de responsabilidad.

Crecimiento personal: esto es en torno a los esposos recién divorciados, ya que este proceso les permite conocerse a sí mismos, evaluar hasta dónde pueden soportar, además de permitirse un tiempo para estar a solas y disfrutar de su propia compañía.

Mejora en la salud: por lo general un matrimonio infeliz puede causar daños en la salud de las personas que intervienen en él, más que todo en la salud mental, afectando no solo a los miembros del matrimonio sino a la familia en general por lo que el divorcio pasa a representar la mejor manera de alejarnos de una situación que nos hace daño.

Nuevas oportunidades: si usted ya no es feliz con su esposo/a, divorciarse la abrirá muchas puertas, ya que al recobrar la libertad que antes no tenia puede tratar de iniciar una relación con otra persona en busca de su felicidad. Aunque solemos recomendar que se tome un tiempo antes de iniciar una nueva relación.

Todos ganan: los divorcios, generalmente los que son de mutuo acuerdo son bastante beneficiosos para ambas partes ya que se llegan a acuerdos en que ninguna de las dos partes se sienta incómoda, siempre buscando la satisfacción y ganancia de ambos integrantes y reducir a lo mínimo posible la interacción obligada que estos deban tener.

Demanda de divorcio

Un matrimonio es un acto legal y civil el cual se encuentra regulado por muchas leyes y códigos jurídicos establecidos en los ordenamientos jurídicos de todos los países del mundo, este acto genera una serie de deberes y obligaciones que ambas partes deben cumplir, por lo tanto, en caso de solicitar la disolución de este vinculo matrimonial para dar fin al parentesco que haya surgido luego de la unión así como para librarse de todas las responsabilidades y tener de nuevo la libertad para iniciar una nueva vida con otra pareja es necesario divorciarse.

Este proceso inicia con la llamada demanda de divorcio, la cual es un escrito que puede ser introducido por ambos o uno solo de los integrantes del matrimonio todo dependiendo si la incomodidad y el deseo de separación surge de uno solo o representa una decisión voluntaria, con este documento firmado e introducido ante los organismos competentes se da inicio legalmente al proceso de divorcio.

Ambas partes deben contar con un abogado que los ayude a redactar la demanda, así como expresar los acuerdos a los que quiera llegar y aceptar o rechazar lo que le proponga la otra parte. Si el divorcio es de mutuo acuerdo será más rápido y sencillo, solo se deberá acudir a las autoridades con la demanda de divorcio firmada, otro documento llamado convenio regulador en donde se establecen como quedará la custodia de los hijos y el repartimiento de los bienes, el acta de matrimonio y las constancias de nacimiento de los hijos si existieren.

En cambio, si es una sola parte la que expresa el deseo de diluir la alianza deberá introducir la demanda, explicando en ellas las causales que propiciaron esta decisión, el acta de matrimonio y las constancia de nacimiento de los hijos si hubiera, por lo general es un proceso más lento porque quedará de parte del otro cónyuge si acepta o no esta demanda.

En la actualidad, muchas leyes han simplificado este proceso, aceptando muchos motivos para diluir la alianza y dándole prioridad a la persona que alega no sentirse cómodo en esta relación, ya que antes esto solo procedía si se explicaban casos muy graves vividos dentro del matrimonio.

Causas del divorcio

La definición de la familia así como las maneras de llevarlas y convivir ha cambiado muchísimo y en esto se ha visto modificada enormemente la institución del matrimonio, institución que antiguamente era considerada intocable y solo podía ser disuelta por casos graves como de adulterio o la violencia familiar o intrafamiliar, hoy día existen muchísimas causas que pueden dar lugar a un divorcio ya que no se cuenta con tanta presión respecto a este tema.

Cada persona merece estar en el lugar en el que se sienta cómodo y feliz, por esto bajo ningún concepto se deben tolerar abusos o hacer caso omiso a la necesidad de renunciar en nombre a una alianza ya que esta muy fácilmente se puede romper. El mundo ha avanzado muchísimo y con él la manera de ver la vida de todos los integrantes y es por esto que ellos cada día velan más por su propio bienestar.

En ocasiones, las deudas y carencias económicas también pueden ser un causal de divorcio entre las parejas. Lógicamente, mantener una vida en familia implica gastos y es necesario sentir estabilidad para llevar una vida feliz. Frecuentemente en este tipo de circunstancias influyen los factores motivacionales, encuentra más información sobre este tema.

Hemos sido testigo de divorcio de personas por adulterio o por abusos, pero también existen personas que deciden disolver su alianza porque ya no se sienten cómodos con esta o simplemente porque desean estar con otra persona, y esto es totalmente aceptado ya que nadie debe ser forzado a permanecer unido a otra persona si ya no existe un vínculo sentimental que los haga mantenerse unidos.

Cada día son más variadas y más amplias las causas que pueden propiciarlo, entre la más comunes podemos mencionar las siguientes:

Por adulterio

Entendemos por adulterio o infidelidad al acto que comete una persona comprometida cuando decide tener relaciones sexuales fuera de su matrimonio, esto representa casi la totalidad de las causales de divorcio producidos en el mundo ya que se considera que se viola la fe conyugal y además esto causa secuelas importantes en el desarrollo normal de la familia tales como el respeto y la confianza por lo cual es oportuno darle fin a la relación antes de que las cosas se compliquen.

Esto siempre fue una causal para la disolución de una comunidad conyugal sin embargo, en la antigüedad, en la época del Imperio Romano solo era penada la infidelidad de la mujer, considerándose normal la poligamia en los hombres, pero si una mujer incurría en estos actos era sancionada fuertemente viendo destruirse su matrimonio pudiendo incluso llegar a perder su hogar y la custodia de los hijos.

Sin embargo, luego aparece la figura del cristianismo que inicia mostrando la importancia del matrimonio y la monogamia, rechazando categóricamente toda falta de respeto a este vinculo, por lo que el adulterio pasó a ser rechazado tanto en hombres como en mujeres. La persona que se encuentra demandando el adulterio de su cónyuge para así lograr la disolución rápida de esta alianza deberá relatar con detalles cuando esto fue realizado y la manera en que se entero para que el juez analice y tome las decisiones.

En caso de que existan pruebas fehacientes de que la infidelidad haya sido cometida y perpetuada el juez de acuerdo a las normas establecidas dentro del país podrá dar por finalizado el matrimonio. Este es un tipo de divorcio bastante emocional, donde las partes suelen estar bastante cerradas, sobretodo la que inicia la demanda por lo que suele ser agresivo y complicado para lograr acuerdos mutuos.

La infidelidad representa un golpe a la confianza depositada en la pareja, en el respeto a la familia, al hogar y al amor profesado que los llevó hasta ese lugar, por lo que suele ser un divorcio bastante traumático y emocional.

Por incompatibilidad de caracteres

Este es el término que generalmente se le suele atribuir a los matrimonios que se disuelven por adulterio pero que este es negado por la parte acusado y no existe manera de comprobarlo, así que una vez que el matrimonio haya quedado disuelto se le añade como causal la incompatibilidad de caracteres, esta es la causa mas común de divorcio ya que engloba muchísimas diferencias que pueden afectar la vida en pareja.

La incapacidad para relacionarse, comunicarse, así como las peleas constantes y la falta de entendimiento también forman parte de la incompatibilidad de caracteres ya que una familia requiere tener confianza y una comunicación oportuna para poder ser felices logrando el entendimiento, por lo que cuando ya no se tienen confianza ni sienten la necesidad de conversar para entenderse es necesario replantearse si seguir o no con esta relación.

Al igual que una pareja que día a día se encuentre en medio de peleas, que cada opinión sea motivo para armar una batalla campal, deberá pensar en el divorcio ya que cuando la incompatibilidad de caracteres termina ocasionando peleas constantes se convierte en una situación insostenible que debe ser detenida antes que pase a mayores pudiendo convertirse en violencia familiar o daños psicológicos y emocionales.

Por desafecto

Entendemos como desafecto al cese del amor, es cuando una pareja, luego de pasar algún tiempo casados ya no se sienten enamorados y muchas veces sienten el deseo de estar con otra persona, un fuerte motivo para terminar con la relación marital, ya que dos personas que no están enamoradas, o cuando es solo uno quien sigue sintiendo amor, no podrán jamás ser felices y por lo tanto no harán felices a los hijos ni le proporcionarán un ambiente afectivo.

Los integrantes de la pareja pueden sentir cariño, por el tiempo que tienen de convivencia por lo que suelen callar esto y son muy pocos los divorcios que conseguimos por desafecto, sin embargo, las leyes se han ajustado para que el matrimonio pueda ser disuelto sencillamente cuando se alega la incompatibilidad de caracteres o el desafecto para así preservar la estabilidad emocional de todos los integrantes de la familia evitando así a que las personas tengan la obligación de mantenerse casados cuando ya no se sienten bien.

Hace algunas décadas, disolver un matrimonio no era tan sencillo, ya que si el demandante presentaba una solicitud de divorcio pero el demandado no la aceptaba, y este no podía o no tenía más argumentos que alegar sino el simple hecho de solicitar la anulación del matrimonio esto era negado y se le obligaba a mantener el vínculo jurídico del matrimonio aún cuando uno de los integrantes no deseaba que esto sucediera de esta manera.

En esos tiempos se decía que esto se hacía por el bienestar de los niños, para que crecieran en una familia consolidada y para no quitarle la importancia el poder que tenia el matrimonio como núcleo de la familia. Aún el matrimonio sigue siendo el núcleo principal de las familias pero ya las personas no son obligadas a permanecer juntas y esto es lo que realmente vemos como un beneficio para los niños y todos los integrantes de la familia.

Por separación o abandono

La separación de los cuerpos puede ser otra de las causales de divorcio, normalmente se aplica una sanción temporal para que ambas partes vivan en hogares separados por un periodo de un año para de esta manera intentar lograr un entendimiento, una posible reconciliación o en el peor de los casos la ruptura definitiva de la alianza matrimonial. Muchas veces las diferencias son totalmente irreconciliables que a pesar de la separación temporal igualmente deciden divorciarse.

Otra causal también puede ser por abandono, en caso que uno de los cónyuges deje el hogar incumpliendo con las funciones de la familia el otro cónyuge puede solicitar la disolución del vínculo matrimonial cuando haya pasado aproximadamente un año, o el tiempo que las leyes de cada país establezcan para esto.

La causal de disolución del matrimonio por abandono es culposa, por lo tanto se requiere que alguien tenga la culpa y otra sea inocente, la persona que abandonó el hogar debe comparecer frente las autoridades y declarar su voluntad de abandonarlo y la negativa a volver para que el divorcio sea efectivo, ya que es la única manera de disolver la alianza matrimonial.

Cuando el divorcio se llevara a cabo con el abandono como causal, por lo general será un poco más lento ya que se debe verificar que el plazo de la separación de los cuerpos sea el establecido en las leyes y que no haya interrupción, es decir, que el cónyuge que abandonó no haya vuelto para volverse a marchar, además se debe estudiar si la decisión de abandonar el hogar no fue provocada por la parte demandante ya que de esta manera quedaría anulada la demanda.

Se debe contar con testigos que certifiquen la veracidad de la información suministrada, pero siempre deberán comparecer ambas partes al tribunal para que la sentencia sea efectiva, en caso de que existan hijos dentro de este matrimonio tardará un poco más ya que se realizaran una serie de reuniones conciliatorias y demás mecanismos para asegurar la salud psicológica de los menores.

Por repudio

Esta es una causa de divorcio que resultaba muy popular en la antigüedad mayormente en los tiempos del Imperio Romano, momento en el que los hombres tenían el derecho de repudiar a su esposa en el momento que lo consideren necesario y sin tener que dar mayores explicaciones únicamente por causas que el decida necesarias, por lo que el matrimonio quedaría disuelto por completo cuando el hombre decidiera.

Esta causal en la actualidad se encuentra prohibida en muchos países por considerarse como algo incorrecto ya que es una muestra de machismo y viola los derechos de las mujeres, sin embargo, suele ser aceptada en algunos otros países cuando antes del matrimonio se firman acuerdos en lo que la mujer acepte estar de acuerdo en que en algún punto de la relación el esposo pueda repudiarla iniciando así el proceso de divorcio.

Por lo general el repudio suele ser revocable, por lo que llegando a una conciliación entre las partes no tiene porque terminar en divorcio, pero esto esta totalmente regulado por las leyes de cada uno de los países en los que se acepte el repudio como causal para la disolución de una alianza matrimonial.

Cuando no pueda ser posible la conciliación entre las partes, el hombre tendrá todo el derecho a terminar con la relación sin que ni la mujer ni el juez podrán objetar nada para oponerse a la celebración del divorcio.

En muchos otros casos, el hombre suele ofrecerle una suma de dinero a la mujer para que esta acepte el divorcio, y no objete nada a la causal del repudio, para que el divorcio pueda terminar de manera rápida y sencilla, sin tener que perjudicar a ninguna de las partes implicadas.

Tipos de divorcio

El divorcio es acto legal que implica la disolución del matrimonio, incluyendo con esto la separación de cuerpos y la repartición de los bienes que se hayan obtenido durante este. Este consiste en que una de las partes introduce la demanda exponiendo su deseo de divorciarse, así como las causas que lo obligaron a tomar esta decisión y quedará de parte de los tribunales o juzgados determinar la procedencia de esto.

Los divorcios suelen ser diferentes en todos los países ya que las normas y reglamentos varían según el país donde se encuentren, este acto es totalmente de orden público, por lo que no obedece a ningún contrato firmado con antelación sino a las leyes descritas en el código civil de cada país. Es un acto que era condenado antiguamente pero hoy podemos decir que un 60% de la población que ha contraído matrimonio, se ha divorciado posteriormente.

Además de darse cuando uno de los cónyuges manifiesta su voluntad de separarse, también puede darse por acuerdo mutuo haciendo que este proceso sea mucho mas rápido y sencillo. Una vez el divorcio es efectivo la persona no volverá a ser soltera, sino que adquiere el estado civil de divorciado y probablemente deberá seguir cumpliendo con algunas obligaciones que hayan obtenido durante el matrimonio, tales como pensión alimenticia o el cuidado de los hijos.

Para que el divorcio sea efectivo ambos cónyuges deben estar vivos, ya que al fallecer uno de ellos el estado civil que queda seria el de viudo. Las normativas a llevarse a cabo tales como las ventajas y desventajas que estos ocasionen van a depender tanto de la legislación de los países como de las circunstancias que hayan propiciado el divorcio. Los tipos de divorcio mas comunes que solemos presenciar son los siguientes:

Divorcio incausado

Este es un tipo de divorcio aprobado hace poco el cual no es legal en todos los países, sino mayormente en España o México, por lo que no lo vemos con mucha regularidad alrededor del mundo. En el resto de los países no es legal por considerarse abusivo y sentir que este va contra la institución del matrimonio al no respetar la opinión ni el deseo de ambos sino solo dejarse llevar por lo que opina uno de los cónyuges.

El divorcio incausado no requiere dar mucha explicación de los motivos por los que se deciden separarse sino solo expresa la voluntad de terminar con el vínculo para que este comience a proceder. Por lo general es un divorcio unilateral, el cual es comenzado por una sola de las partes y no requiere del consentimiento de la otra parte y puede llegar a ser efectivo de esta forma.

Durante la celebración de este trámite no se requiere la presencia del incausado sino únicamente que se le notifique la necesidad de divorciarse y este deberá firmar. Luego de la celebración del divorcio se podrá iniciar un convenio, para determinar cómo se hará la repartición de los bienes y la custodia de los hijos.

Este divorcio también es conocido como divorcio exprés por lo rápido que suele ser el trámite, ya que todo se realiza de manera unilateral y se le envían al otro cónyuge los documentos que este deberá firmar, evitando conflictos o peleas en los juzgados, sin embargo, por la rapidez de este y la sencillez los abogados que lo realizan suele cobrar un precio más alto.

Divorcio litigioso o contencioso

Cuando una persona decide casarse lo menos que se le pasa por la cabeza es tener que divorciarse ya que por lo general, promesa del matrimonio es hasta que la muerte los separe, y esa es la ilusión que se mantiene desde el momento en que se casan por lo que muchas veces cuando se acerca la amenaza de divorcio o uno de ellos decide divorciarse puede generar muchísimas peleas, discusiones e incluso daños psicológicos o emocionales.

Esto es lo conocido como divorcio contencioso, litigioso o controvertido este se da cuando una de las partes decide divorciarse y al iniciar la demanda de divorcio la otra parte la rechaza lo que conlleva a una serie de discusiones para intentar llegar a un acuerdo lo que resulta muy difícil si uno de los afectados no esta de acuerdo con divorciarse ya que quiere mantener su relación porque aún se encuentra cómodo con ella.

Este tipo de divorcio suele causar muchos daños psicológicos en los integrantes de la familia y pasa a ser “traumático” ya que luego de muchas peleas la pareja no logra ponerse de acuerdo ni siquiera en temas como la custodia de los niños por lo que afecta todo el entorno en el que se desenvuelve la pareja. Muchas veces las partes ni siquiera intentar llegar a un acuerdo, sino que dejan todo a cargo de los abogados y que sean ellos quienes resuelvan esta situación.

Es un divorcio bastante doloroso ya que nos encontramos a personas que se habían profesado amor eterno enfrentadas en un campo de batalla queriendo ambos tener la razón. Suele ser el divorcio más largo, durante todo el tiempo que dure alcanzar un acuerdo. Aunque muchas veces creemos que dejando todo en manos de los abogados será mas rápido y mas sencillo no es así, incluso resulta ser mucho mas costoso.

Divorcio voluntario

A pesar de que la idea jamás es divorciarse ya que las personas que se unen en matrimonio lo hacen con mucha ilusión y con las ganas de iniciar una familia, muchas veces representa la única salida que ven los integrantes de un matrimonio y, de hecho, lo consideran como un mal necesario para dejar de sufrir, dejar de pelear o para ser libres, independientemente de la situación en la que ellos se encuentren, pero lo cierto es que ven en el divorcio una salida.

El divorcio voluntario también funciona con una demanda de divorcio pero esta es aceptada por el otro cónyuge inmediatamente, la recibe sin presentar objeción, esto suele ser probablemente porque ya se había hablado y planteado esta posibilidad, porque considera también que es la decisión correcta o porque tienen algún tiempo sin mantener una relación amorosa lo que hace que el divorcio sea el cierre definitivo de esta alianza.

Al ser firmada de manera inmediata se procederá en ese momento a establecer el convenio en el que se especifiquen como se repartirán los bienes, quien se quedará con los niños y la pensión que debe pagar el otro por el mantenimiento de sus hijos, así como la casa y demás temas de interés para el antiguo matrimonio, con el fin de que todos salgan beneficiados y no se presenten conflictos futuros.

El hecho de que el divorcio voluntario este exento de conflictos no quiere decir que los implicados mantengan una buena relación, sino que se trata de personas maduras que entienden que la relación no debe seguir.

Divorcio necesario

Una vez una pareja contrae matrimonio, uno de ellos podría comenzar a notar conductas en el otro inapropiadas que hace que tenga que replantearse si actuó correctamente al unirse a esta persona, lo que hará que se comience a sentir infeliz, incomodo, temeroso o intimidado por estas conductas o situaciones que pueden iniciar en ese momento o tener mucho tiempo y ser descubiertas luego del desenlace.

Para cuidar del bienestar físico y psicológico de todos los integrantes de la familia, el código civil de cada uno de los países establece una cantidad de causales que hacen que el divorcio sea totalmente necesario y que al exponerlas antes un juez de tipo familiar con sus debidas pruebas el divorcio, procederá de manera inmediata comenzando a dar inicio a la disolución de la alianza matrimonial.

Antes de comenzar con la disolución de la alianza matrimonial el juez citara a la parte demandada a declarar, para que este defienda su posición y de todas las explicaciones pertinentes para poder evaluar la veracidad de la demanda colocada en su contra, de confirmarse esto, el matrimonio quedaría disuelto por lo que seria necesario que ambas partes lo firmaran como constancia de conformidad del fallo del juez.

El adulterio comprobado, con pruebas factibles que muestren que la infidelidad tuvo lugar es la primera causal para que el divorcio sea necesario en la mayoría de los códigos civiles de los países del mundo, sin embargo pueden mencionarse otras causas como el maltrato comprobado tanto hacia el cónyuge como hacia los hijos, la negativa de reconocer y dar su apellido a un hijo suyo nacido dentro del matrimonio.

La solicitud de que la mujer se prostituya o que cualquiera de los dos cometa un delito, también representa una causal bastante grave, se debe mostrar ante el juez las grabaciones o mensajes del momento en el que el cónyuge hizo esta petición, también el abuso de drogas o bebidas alcohólicas pueden alejarse en estos casos.

Otra causal puede ser la separación de cuerpos, la cual debe tener un tiempo, este tiempo lo establece el código civil pero generalmente tiende a ser superior a los dos años, esto debe contar con testigos para verificar la veracidad de esto. Existen muchas otras causas para requerir de este divorcio las cuales cambiaran según la legislación de cada país.

Divorcio administrativo

El divorcio es un acto jurídico en el cual se disuelve el vínculo matrimonial, el cual es bastante beneficioso cuando la pareja enfrenta diferencias irreconciliables y requieren de esto para volver a ser libres y evitar problemas, siempre será más sencillo y económico cuando ambas partes llegan al acuerdo de divorciarse, por lo que podrán elegir entre distintos métodos para hacerlo siendo muy utilizado el conocido divorcio administrativo.

Este es un acto voluntario donde ambos contrayentes declaran la necesidad de divorciarse alegando las causas que sean pertinentes ante el registro civil para dar inicio a este trámite. A pesar de ser un método bastante sencillo también tomara un poco de tiempo, se deberá consignar una serie de requisitos frente a las autoridades encargadas de esto y por supuesto generara un costo por el disfrute de sus servicios.

Se debe tener en cuenta que para poder optar por un divorcio administrativo el matrimonio tendría que haber durado un año o menos, si el tiempo es superior se deberá optar por otras vías judiciales. Si los contrayentes no presentan los requisitos exigidos no se le dará curso a este divorcio, el requisito principal es que ambos sean mayores de edad y declaren su voluntad de divorciarse, esto lo harán en el registro llenando algunos formatos o presentando un escrito.

Además deben presentar el acta de matrimonio, un escrito que conste que no tuvieron hijos durante este tiempo y además un examen de sangre en el que compruebe que la mujer no se encuentra embarazada, a este se le llama “la prueba de no gravidez”, se solicita ya que con el divorcio administrativo no suelen quedar responsabilidades una vez se ha hecho efectivo y un hijo o un embarazo les generara a ambos un lazo que no será tan sencillo disolver.

No deben tener bienes adquiridos durante el periodo en que duro el matrimonio, aunque en muchas legislaciones, obedeciendo a su código civil permite que estos tengan bienes inmuebles pero que lo liquiden, repartiendo en partes iguales la ganancia, en el momento de iniciar el trámite.

Luego de haber consignado todos estos documentos, el juez dejara pasar 15 días para evaluar y revisar la documentación y transcurrido este tiempo, si ambos contrayentes se presentan y ratifican su deseo de disolver la alianza se procederá a firmar el divorcio, colocar la nota en el acta de matrimonio y será una pareja legalmente divorciada.

Divorcio unilateral

El divorcio unilateral ocurre cuando es solo uno de los integrantes del matrimonio que desea disolver la alianza y el otro no quiere lo mismo, lo que puede comenzar a ocasionar peleas y conflictos haciendo que este proceso tome mas tiempo que otros suponiendo un gasto un poco mayor que en los casos en que se hace rápidamente por estar ambos de acuerdo en finalizar la alianza.

Muchas veces también puede ocurrir que el cónyuge no sepa de los deseos de divorcio del otro hasta que se le es notificado, este suele ser más sensible ya que rompe con una ilusión, el divorcio no avanza con el desconocimiento de las partes por lo que cuando uno de ellos expresa este deseo ante las autoridades el otro es inmediatamente notificado y citado a acudir ante los entes responsables en compañía de su abogado.

El divorcio unilateral generalmente ocurre porque el demandado incurre en faltas que afectan la convivencia matrimonial pudiendo ser abusos, maltrato, la infidelidad comprobada o el incumplimiento de los deberes adquiridos en el momento de establecer la alianza, la parte demandante deberá exponer sus motivos y si es posible mostrar pruebas que certifiquen la veracidad de sus demandas.

La separación de cuerpos también representa una causal para iniciar un divorcio unilateral, pero este debe estar precedido por el cese de la convivencia notificado ante las autoridades por lo menos tres (03) años antes de iniciar con el trámite de divorcio, esto se realiza de la siguiente manera: cuando una pareja deja de convivir junta bien sea por mudanza o abandono una de las partes deberá acudir a la jefatura local y notificar este hecho, a fin de que transcurrido el tiempo pueda optar por un divorcio.

El divorcio unilateral es el que más requiere de compensación económica por lo que dura más tiempo para lograr establecer condiciones y montos que agraden a ambas partes, esta se le otorga mayormente a los que durante la duración del matrimonio se quedaron en casa al cuidado de los hijos y cumpliendo con todas las labores domesticas del hogar.

Divorcio bilateral o de mutuo acuerdo

Un divorcio bilateral también puede ser llamado, divorcio de mutuo acuerdo, consiste en que ambas partes conozcan la voluntad del otro por separarse y la acepten plenamente, el proceso lo impulsan juntos lo que lo hace mucho más llevadero y menos costoso.

Además este divorcio proporciona enormes beneficios tanto como para la pareja, para los hijos y para el patrimonio familiar ya que en este tipo de divorcio ninguno sale perdiendo, ya que es deber del juez y de los abogados velar porque los acuerdos que se alcancen seas beneficioso para todas las partes.

Al lograr acuerdos de manera rápida, se reducen muchísimos los gastos que se generan por los trámites y abogados, además del desgaste emocional que producen los conflictos, este tipo de divorcio habla de dos personas bastante maduras que se quisieron en un tiempo pero entiende que esto caduco y deberán seguir otros rumbos, pero sin quedar en malos términos, esto beneficia a los niños nacidos en este tipo de matrimonios ya que sufren tanto el impacto que genera un divorcio.

Este divorcio pone los intereses de los niños por encima de todo, pero jamás deja que ninguno de los implicados pierda, pero tampoco acepta que hayan peleas o discusiones, simplemente busca cerrar el ciclo de manera pacífica procurando ganancias para ambas partes, esto incluye la repartición equitativa de bienes y la relación con los hijos luego del divorcio ya que esta no puede verse modificada por este acto.

Los esposos que decidan divorciarse mediante un acuerdo mutuo podrán dirigirse juntos al Registro Civil más cercano y expresar su deseo de disolver la alianza, aunque si quieren evitar estar juntos porque a pesar de estar ambos de acuerdo no se llevan bien o quieren colocar distancia para evitar encuentros incómodos podrán dirigirse cada quien, por su lado con sus respectivos abogados, pero siempre debe existir un consenso, pero este puede ser llevado a cabo por los abogados.

Luego de ser notificada la solicitud de divorcio, el juez coordinara una fecha para escuchar a las partes, estos deberán exponer sus motivos, así como cumplir con algunos requisitos, entre los que se encuentra que deben ser mayores de edad y el matrimonio deberá tener mas de un año de vigencia, además acudir con todos los documentos que certifiquen la unión como la constancia de residencia y el acta de matrimonio.

Luego de recibir todos los documentos y evaluar el caso, el juez deberá realizar una segunda reunión con el fin de realizar la debida mediación entre las partes para establecer acuerdos en temas de interés mutuo como por ejemplo la responsabilidad parental, quien se quedará a cargo de los niños y quien pasará la pensión alimenticia, así como determinar horarios de visita, monto de la pensión y todo lo relacionado con los hijos.

Otro punto a tocar seria todo lo relacionado con el patrimonio, los bienes tanto muebles como inmuebles, lo ideal seria la venta de algunos y la repartición del dinero, pero todo esto va a depender de como lo decida la pareja, si en esta misma visita logran ponerse de acuerdo en todos los puntos, se procederá a firmar el divorcio, de lo contrario el proceso de alargaría un poco mas.

Divorcio notarial

Un divorcio notarial es aquel realizado en una notaría, a la cual acuden ambas partes voluntariamente ya que este debe ser de mutuo acuerdo para poderse llevar a cabo. Este representa una variación en los tipos de divorcio considerándose “exprés” por lo sencillo de este y la rapidez con la que se hace efectivo, ahorrándose el tiempo de contar con un juez y tener que acudir a citaciones y demás trámites que se llevan a cabo jurídicamente.

Se debe asistir a la notaría con un escrito firmado por ambas partes en el cual se exprese su voluntad de terminar con el divorcio, para esto no es necesario que expresen las causas sino únicamente el deseo. Deben asistir el mismo día a consignar este documento junto con el acta de matrimonio, la cual debe tener por lo mínimo un año de haberse firmado y haber sido redactada en el municipio correspondiente a esta notaría.

Además, deben haber llenado el convenio regulador, en el que se establezcan las cargas y los deberes que quedaran luego del divorcio, tales como pensión compensatoria, repartición de bienes, uso de la vivienda común y otros temas de interés mutuo, por esto se debe contar con un abogado obligatoriamente.

Es necesario recordar que el matrimonio no puede tener hijos menores de edad o no emancipados en común, no se puede proceder el divorcio por notaria ya que ya que eso corresponde a un tribunal familiar.

Siempre recomendamos acudir a la notaria con estos documentos ya redactados y firmados por el abogado, además de la cédula de identidad original y copia de cada contrayente, y el certificado o acta de matrimonio.

Este divorcio suele ser una iniciativa bastante beneficiosa para ambas partes ya que se ahorran muchos trámites, resulta mucho menos costoso por la corta duración de este además de requerir poca documentación para celebrarse. Puede firmarse en el mismo momento de consignar los documentos y estará listo en 15 o 30 días, según lo determine la notaria.

Divorcio traumático

Un divorcio traumático es cuando genera daños psicológicos en los integrantes de la pareja o en los hijos, bien sea por un fallo del tribunal en el que uno de los dos quedó altamente perjudicado perdiendo su hogar o algunos bienes o porque no estaba de acuerdo con la terminación del matrimonio y se comenzaron a presentar peleas, insultos o demás actuaciones agresivas en las que ambos demuestran su descontento.

Un divorcio traumático suele darse cuando las parejas ya tenían tiempo mal, presentando problemas, peleas y en el momento de divorciarse recuerdan todos estos problemas arremetiendo el uno contra el otro sin piedad, sin preocuparse por su bienestar siempre intentando salirse con la suya, suele ser un divorcio bastante agresivo y por consiguiente bastante largo.

Los divorcios traumáticos siempre generan lo que los psicólogos consideran el síndrome post divorcio que es aquel que causa depresión o sentimientos de rencor, que aún cuando ya la alianza se encuentre disuelta, una o ambas partes sentirá deseo de ocasionarle problemas o dolor a la otra, muchas veces utilizando a los hijos para tal fin, prohibiendole ver a sus padres o utilizándolo de mensajeros para transmitir mensajes de odio afectando de esta manera su crianza.

Los padres siempre deben cuidar de no implicar a los niños en esto, ya que la rabia de ellos podrá pasar pero los daños emocionales y psicológicos permanecerán en la mente del niño, causando daños y modificaciones en su conducta y forma de vida. Siempre recomendamos que se determinen las causas que ocasionaron el divorcio, se entiendan y se les haga saber a los niños ayudando a que ellos también entiendan esto, sin buscar culpables.

Lo más importante que hay que hacer luego de haber atravesado un divorcio traumático es salir adelante, dejar de pensar en eso y acudir a un especialista a recibir terapia para superarlo incluyendo en estas terapias a los niños. Un divorcio representa una oportunidad para continuar tu vida y dejar de vivir una situación que claramente no le hacia nada bien a tu vida.

Divorcio emocional

Muchas veces cuando una pareja se divorcia permanece casada emocionalmente por mucho más tiempo, sintiéndose con derechos sobre el ex cónyuge aún cuando ya la relación haya finalizado, de hecho, se dice que suele ser más sencillo separarse legalmente que emocional ya que no es nada sencillo romper con los vínculos emocionales ya que un sentimiento no se disuelve con una firma ni con un trámite legal.

Generalmente la persona que se divorcia sigue sintiendo la necesidad de que la ex pareja le siga siendo fiel ya que sienten que siguen teniendo derechos sobre ellos. El divorcio emocional se da cuando por fin se le da ruptura al vínculo sentimental que los unía, es decir, la persona deja de sentir el amor que sentía y deja en libertad a la persona. Esto los libera a ambos de muchos problemas que afectaran el desarrollo normal de su vida.

Muchas veces una vez que se termina el trámite del divorcio, los que aún no han dejado atrás la relación emocional tienden a iniciar otro trámite por pensión alimenticia, por la casa o por cualquier otro tema que sea de interés mutuo, ellos alegan que esto es por el bienestar de los hijos, pero el trasfondo de estas demandas y trámites es una relación emocional que no han logrado dejar atrás.

También suele ocurrir que cuando una de las partes inicia una nueva relación, la otra decide comenzar un conflicto para quitarle la custodia o para solicitar una pensión alimenticia más alta porque la que tiene resulta insuficiente, dentro de esto podemos observar muchísimo miedo, miedo de darle fin a una relación, más cuando esta fue larga o miedo de que sus hijos pasen a segundo plano con la integración de una nueva pareja a su vida.

Un divorcio suele ser rápido y aristocrático, pero el tema emocional siempre resulta más complicado, causando mucho dolor, depresión, culpa u otros sentimientos normales, pero que en caso de que se agraven y le impidan continuar su vida o llevar a cabo sus actividades normales, se deberá consultar a un especialista quien les ayudara a superar esta etapa.

Divorcio homosexual

Cada día son más los países que aceptan la unión matrimonial entre personas del mismo sexo, esto en consonancia con las leyes de inclusión y no discriminación. En las legislaciones que aceptan el matrimonio gay lo colocan a este con todos los deberes y derechos que un matrimonio común heterosexual, con posibilidades de adoptar hijos, adquirir un inmueble en común y conformar una sociedad de gananciales sin enfrentarse a problemas ni discriminación.

Por lo tanto, el divorcio también se realiza de manera normal, siguiendo todas las formalidades solicitadas en la ley. Es importante mencionar que cada día son más los divorcios homosexuales que se producen, tendiendo a ser mucho más numerosos que los heterosexuales. Estos divorcios pueden ser contenciosos o de mutuo acuerdo, requiriendo de la liquidación de sociedad de gananciales y acordar la custodia de los hijos obtenidos mediante la adopción, si los hubiere.

Documentación requerida

Cuando una persona sienta la necesidad de separarse de su pareja lo ideal seria conversarlo con ella, poner sobre la mesa todos los problemas o incomodidades que hayan surgido y buscar juntos una solución, porque para esto son las parejas, para resolver problemas, ayudarse e intentar siempre que ambos se sientan cómodos dentro del hogar.

Cuando aún después de intentarlo, las diferencias son muy fuertes e impiden una reconciliación o cuando uno de los cónyuges no cumple con las obligaciones que le corresponden por su papel de esposo/a, seria bueno pensar en un divorcio, primero se le participa al cónyuge el deseo de llevar esto a cabo, pero si ya es una decisión y el no la acepta, este proceso se podrá iniciar por una sola parte, ya quedara de las autoridades notificárselo a la otra parte.

Los requisitos para iniciar un proceso de divorcio van a variar según la legislación que rige el país en donde esta se vaya a realizar. Antes que nada se debe decidir que tipo de divorcio se llevara a cabo, ya que este modificara un poco los requisitos para darle curso.

Si el divorcio será litigioso o necesario se deberá acudir al tribunal con la demanda de divorcio y sus abogados. En todos los divorcios en los que haya niños se deberá firmar un convenio en el que se establezcan las circunstancias en las que quedaran los menores luego de la separación.

Para presentarse ante el juez se debe contar con la cédula de identidad y copias, el acta de matrimonio, la constancia de residencia del ultimo hogar que hayan compartido y los certificados de nacimiento de los hijos si los hubiere, los demás requisitos estarán determinados por el código civil del Estado donde se celebre y el tipo de divorcio a realizar.

Consecuencias del divorcio

Un divorcio puede ser un acto muy beneficioso que ayude a las personas a salir de una relación en la cual no se sientan cómodos, también puede representar un acto triste y doloroso para todos aquellos los que la viven, además de que representa un gasto que no se tiene previsto. Entre las consecuencias que puede tener el divorcio para todos los integrantes de la familia podemos mencionar:

La separación: entendemos a la familia como la unión de un grupo de personas que se apoyan y se demuestran amor y cariño, pero el divorcio significa la disolución de esta comunidad, generando la separación y en ocasiones obligando a que los niños tengan que vivir en dos hogares alternamente.

Abandono: luego del divorcio solo uno de los padres queda con la custodia del niño y al otro lo verán solo los días que se hayan acordado, por lo cual ellos sentirán esto como un abandono, además cuando la relación no quedó de la mejor manera suele alejarse mucho más, viéndose los niños afectados por esta decisión. Se le suele llamar abandono del hogar.

Conflictos: no existe un divorcio sin peleas y sin conflictos, pero esto se convierte en algo fastidioso y peligroso cuando se vuelven constantes y cargados de agresividad, más aún cuando permanecen luego de haberse hecho efectivo el divorcio, pudiendo afectar la paz y la estabilidad emocional de todos los integrantes de la familia.

Tristeza: un divorcio deja tras de si una profunda tristeza ya que es la ruptura de un vínculo establecido para ser duradero, un vínculo que se esperaba que durara mucho tiempo, cargado de amor y felicidad, por lo que sentimientos como la culpa, la tristeza o el enojo suelen acompañar a todos los que están pasando por este trámite.

Cambios: terminar una relación produce cambios, en el estilo de vida, en la economía, en la vivienda, en las relaciones, en fin, en la mayoría de los ámbitos en los que anteriormente se relacionaban y no es para nada sencillo adaptarse a estos y en muchos casos hasta requeriría de ayuda profesional para salir adelante.

Disolución de la sociedad de gananciales

Entendemos a la sociedad de gananciales al patrimonio matrimonial el cual esta constituido por los ingresos que generen cada uno de ellos, los cuales irán a un mismo fondo y ambos tendrán la responsabilidad de velar por el y la autoridad para disponer de estos fondos cuando consideren oportuno. A pesar de que esto recibe el nombre de sociedad, no representa un tema jurídico sino más bien una alianza entre los cónyuges, la cual debe firmarse en el momento del matrimonio o poco tiempo después de este por ambas partes.

Debemos siempre tener en cuenta que algunos bienes y patrimonios de los cónyuges no entran en la sociedad de gananciales, como por ejemplo, los bienes adquiridos antes del matrimonio o los bienes que adquieren a costa del cobro de una herencia o por haber recibido una donación y los bienes que tengan relación directa con su trabajo.

Una vez que se disuelve el matrimonio también deberá disolverse la sociedad de gananciales, liquidando esta en partes iguales para cada uno de los que se están divorciando, es erróneo creer que inmediatamente luego de la sentencia de divorcio se realizara esta repartición ya que esto se toma su tiempo y habrá que esperar que el juez dicte la sentencia para dicha liquidación. Aunque es importante mencionar que una vez que el divorcio se haya hecho efectivo los bienes adquiridos pasaran a tener carácter privado, así no se haya disuelto aún la sociedad de gananciales.

La sociedad de gananciales muchas veces representa una desventaja o consecuencia del divorcio ya que los bienes serán repartidos en partes iguales, sin tener en cuenta que cónyuge aporto más o hace cuanto tiempo uno de ellos no aportaba. Por lo tanto al igual que los divorcios esta liquidación puede realizarse de mutuo acuerdo o de manera contenciosa.

En la liquidación de mutuo acuerdo la pareja esperara por la decisión del juez o ante el notario para realizarla y acudirán a firmar en la fecha que se le sea solicitado, en cambio, si uno de los implicados no esta de acuerdo en liquidar esta sociedad comenzara un proceso más largo y costoso, en el cual las autoridades realizaran un inventario de los bienes y las deudas, liquidara estos y el dinero sobrante se los entregara a ambos por partes iguales.

¿Cómo superar el divorcio?

Entendemos que ninguna ruptura es fácil, ya que nos venden la idea de que un matrimonio es para siempre. Además, pasar por todo ese trámite que nos quita dinero, tiempo y energía resulta bastante tedioso. Muchas personas luego de separarse de su pareja caen en una profunda depresión, mucho más cuando atravesaron un divorcio contencioso.

Muchas veces nos preguntamos ¿como superar el divorcio? es por esto que a continuación te presentaremos unos tips para lograr salir adelante:

Entender la causa: antes que nada, se deben conocer los motivos que causaron el divorcio, respetar estas causas, pero entenderlas, saber que era mucho más sencillo y beneficioso darle fin a la relación antes que el problema se agravara y diera lugar a consecuencias bastante lamentables.

Tomarse un tiempo: antes de decidir iniciar una nueva vida, conseguir otra pareja es recomendable tomarse un tiempo para estar sola, de esta manera se decide si realmente se desea iniciar una relación o solo se está dejando guiar por la soledad. Durante este tiempo uno tendrá la oportunidad de conocerse a sí mismo.

Comunicarse: la comunicación siempre será beneficiosa para superar cualquier tipo de obstáculo, es necesario tener una conversación efectiva tanto con la ex pareja, para llegar a acuerdos, como con los hijos, entendiendo que para ellos también es un cambio difícil y requieren del apoyo de los padres.

No sentir culpa: siempre se debe recordar que no fue una sola persona sino una pareja y no es culpa exclusiva de uno de ellos, sino que ambos contribuyeron a que la relación no funcionara, ambos compartieron el amor, pero ambos permitieron que la relación llegara a su fin, por lo que la culpa es compartida.

Desahogarse: expresar los sentimientos es una excelente manera para superar un divorcio, es normal que duela, que te sientas triste o enojado, son sentimientos totalmente naturales que no se deben reprimir, se debe llorar todo lo que sea necesario y poco a poco esta tristeza ira pasando.

Perder el apego: como lo dijimos anteriormente, el divorcio emocional suele ser el más complicado de todos, es el que más daño causa porque es aferrarse a algo que ya no existe, se debe intentar por todos los medios de entender que la relación ha llegado a su fin, intentando desaparecer los vínculos emocionales que los pueda mantener unidos.

No victimizarse: otro error muy común que suelen cometer las personas que se están divorciando es adoptar un tóxico papel de víctimas, culpando de todo al ex esposo, esto solo te llena de odio, rencor y una energía tóxica y totalmente negativa que no te permite avanzar para continuar con tu vida.

Ver el divorcio como una oportunidad: no se debe pensar que al divorciarte tu vida se arruino sino como que se abrió una nueva puerta, una oportunidad para retomar la vida que solíamos tener dejando atrás algo que salió mal.

Hacer las cosas que te gustan: un excelente consejo es que luego que una persona se divorcie, debería rodearse de sus amigos y familiares para recibir su apoyo, comenzar a salir y conseguir algo que te gusta en lo que entretenerse para así no pensar tanto y evitar deprimirse.

Los hijos y el divorcio

Cuando una pareja decide divorciarse y tiene hijos menores de edad a su cargo el proceso suele ser un poco mas complicado ya que siempre se debe tener en cuenta la salud mental y el bienestar del niño. Ademas de acudir a los juzgados familiares, se cuenta con la participación de tribunales especiales encargados de la protección de los niños.

Esto se hace para que se ponga en primer lugar los intereses de los niños y se tomen únicamente las decisiones que los beneficien a ellos. Entendemos que esta puede ser una decisión muy dura de asimilar para ellos ya que se trata de romper una alianza que se creía para siempre, además de representar gastos, estrés y muchas veces conflictos y peleas constantes.

Pero debemos detenernos a pensar, si para un adulto que entiende lo que está ocurriendo suele ser difícil y muchas veces traumático, como se sentirá un niño cuando su familia se comienza a disolver a causa de un divorcio, se comienzan a presentar cambios en su alrededor incluso en muchas ocasiones deberá mudarse de vivienda.

Suele ser bastante difícil para los niños amoldarse a estos cambios, por esta razón para hacerlo más sencillo y evitar los daños psicológicos que se puedan presentar en ellos se recomienda mantener una comunicación constante con ellos, explicándole lo que está ocurriendo y hacerles ver que no están perdiendo a ninguno de sus padres, sino que simplemente vivirán en casas separadas.

Tampoco deberíamos dejar que el niño sintiera nuestro estrés ni nos viera sufrir, siempre ante ellos debemos mantener la entereza para que no se convierta en algo traumático para ellos también. Alejarlo de alguno de sus progenitores tampoco es una opción ni mucho menos utilizarlo como mensajero para transmitir mensajes de odio o venganza.

Si usted se encuentra enfrentando un divorcio con hijos por medio y siente que la situación se le escapa de las manos lo más correcto es acudir a un especialista quien se encargara de poner todas las cosas en su lugar ayudando al niño a entender y superar lo que está ocurriendo a su alrededor.

Divorcio sin hijos

Cuando no existen hijos por medio el divorcio suele ser un poco más sencillo, ya que los cónyuges solo se preocupan por la separación de bienes sin tener que preocuparse por la integridad de un menor ni llenar acuerdo relacionados. Por lo tanto, el divorcio sin hijos es mucho más económico ya que dura bastante poco y podría ser llevado a cabo bajo la modalidad de divorcio exprés.

La repartición de bienes va a depender de los acuerdos a los que se haya llegado antes de la celebración del matrimonio, por ejemplo, si existe la separación de bien o la sociedad de gananciales. Suele ser menos emocional y más administrativo este tipo de divorcio ya que no está en medio la estabilidad emocional de menores y el juez suele actuar en beneficio de las partes únicamente.

Divorcio y separación

Muchas veces en medio de un matrimonio se llega a un punto en que ya este no da para más, los conflictos, el desafecto, malos momentos, desconfianza pueden ser un factor que afecte la convivencia y haga que lo miembros de la relación piensen en desistir de esta unión y darle fin a todo lo que han construido.

Pero los matrimonios son para comunicarse, por lo tanto, cuando se enfrentan a estas situaciones existen dos salidas, el divorcio o la separación las cuales no son lo mismo, pero a menudo son confundidas por la similitud que poseen y además de que ambas significan el cese de la convivencia en común.

Cuando se produce la separación esta también debe ser notificada a las autoridades para establecer las responsabilidades que tengan estos con el hogar y los hijos además de la manera de cumplirlas. Pero es muy importante que sepan que ambos sujetos seguirán casados ante los efectos de la ley, pero es lo que conocemos como separación de cuerpos.

Divorcio y separación de cuerpos

Esta es una medida tomada muchas veces por las parejas que están pasando por un mal momento y requieren un tiempo, bien sea para pensar o decidir qué hacer con la relación. Se trata de comenzar a vivir en casas separadas, pero manteniendo las responsabilidades que siempre han tenido para con los hijos y el hogar.

Esta medida se toma cuando aún no están seguros si divorciarse es una buena opción o cuando quieren ahorrarse el proceso judicial que un divorcio representa. Asimismo, al producirse la separación de cuerpos debe notificarse a las autoridades a fin que este tiempo cuente como constancia del cese de la convivencia en caso de un posible divorcio.

La ventaja más importante de este tipo de modalidad es la facilidad para reconciliarse, por lo cual lo aplican las personas que saben que pueden resolver sus problemas y consideran que solo necesitan un poco de tiempo.

Divorcio y separación de bienes

La separación de bienes se da en dos parte, la primera es un documento legal el cual deberá ser acordado antes del matrimonio, se trata de un régimen para proteger el patrimonio de ambas partes y que ninguno tenga que ser mermado en caso de una posible disolución, este se llama capitulaciones matrimoniales. Dentro de este acuerdo se establece que cada cónyuge tendrá autoridad sobre sus propios bienes, tanto adquiridos con anterioridad al matrimonio como durante este.

Estos seguirán teniendo que aportar conjuntamente para el mantenimiento del hogar, pero tendrán autonomía total sobre sus bienes propios, pudiendo realizar compras conjuntas si lo requieren. En el caso de que se presente un divorcio cuando se haya firmado este acuerdo con anterioridad será mucho más sencillo y rápido.

En el caso del divorcio cada cónyuge tendrá el derecho total sobre los bienes a su nombre, así como la obligación con las deudas también a su nombre y en caso de bienes en conjunto se procede a la venta de estos y la repartición de ganancias. Es un acuerdo bastante benefactor, el cual cada día es más utilizados en las parejas que tienen patrimonios importantes.

En segundo lugar, la separación de bienes se plantea en un proceso aparte del divorcio cuando no existen capitulaciones matrimoniales y hay bienes en común.

Pensión alimenticia

La pensión alimenticia es la responsabilidad que le queda al progenitor que no obtuvo la custodia de los hijos en caso de algún divorcio, se trata de otorgarle obligatoriamente y periódicamente dinero a el padre que tiene la custodia con el fin de que este satisfaga las necesidades en cuando a alimentos, educación y salud de los niños.

El que tiene la obligación de dar este dinero recibe el nombre de alimentante, mientras quien lo recibe y debe ocuparse de la administración de este dinero, así como de las compras necesarias es conocido como alimentista.

Divorcio y pensión

Cuando se produce un divorcio con hijos en común lo principal a determinar será quien obtendrá la custodia de los niños, casi siempre es la madre a menos que se declare la voluntad de que no sea así o que por motivos específicos. Una vez declarada la guarda y custodia de los hijos de este matrimonio se deberá fijar una pensión alimenticia.

Se debe realizar un presupuesto de los gastos en que se estime incurrir durante el periodo de mantenimiento del niño, incluyendo tratamientos especiales, comidas, medicamentos, todo certificado por un médico y este presupuesto será estudiado para determinar que parte deberá cumplir el alimentante, ya que el alimentista también deberá cumplir una parte del presupuesto.

Luego esto será notificado en audiencia, así como la regularidad con la que será entregado este dinero, y de ambas partes estar de acuerdo de procederá a realizar la firma de este acuerdo.

Divorcio y la biblia

El divorcio antiguamente era rechazado en casi todas las culturas por considerarlo algo incorrecto, ya que veían el matrimonio como sacramento, aunque hoy día se realiza con mucha normalidad aún los sectores más religiosos lo siguen considerando una ofensa a la institución del matrimonio y desobediencia a los designios de Dios.

En la biblia hacen diversas menciones de este tema, por ejemplo en Génesis 2:24, se puede conseguir la siguiente frase “El hombre tiene que adherirse a su esposa, y tienen que llegar a ser una sola carne” haciendo referencia a que el matrimonio debe ser para siempre, representando una unión estable. Otra de las referencias encontradas en la biblia es en Mateo 19:3-6 dice “Por lo tanto, lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre”, lo que se refiere directamente a los divorcios, considerándolos incorrectos.

Las parejas cristianas solo consideran como motivo valido para divorciarse el adulterio, ya que Jehová detestaba profundamente la inmoralidad sexual y la fornicación por esto son los únicos motivos católicamente aceptados.

Divorcio y recasamiento

La biblia tiene mucho que decir acerca del divorcio y el recasamiento o segundo casamiento, en primer lugar, para que sea aceptado, el divorcio debe producirse por las causas mencionadas anteriormente, es por esto que si una persona se divorcia porque el cónyuge cometió adulterio esta podrá volverse a casar con una persona que si sea capaz de cuidarla y de cumplir con las obligaciones que tenga como esposo.

Además, la biblia menciona que, si fue abandonada por una persona no creyente, que no le dio el valor que se merece al matrimonio, esta será libre de toda atadura, pudiendo contraer nupcias con otra persona. Tanto en los casos de abandono como en casos de infidelidad solo se le permite volver a casarse a la parte inocente.

(Visited 566 times, 1 visits today)
Categorías Divorcio

Deja un comentario