Crianza positiva: Pautas, practicas, consejos y más

Un excelente método para criar a nuestros hijos es mediante la crianza positiva, un método que permite entregarles amor, pero a la vez poner disciplina y fomentar el cumplimiento de reglas establecidas.

La crianza positiva

Entendemos como crianza positiva a la manera de criar a los hijos de manera adecuada, se trata de establecer fuertes vínculos afectivos, pero a su vez ser estrictos en el cumplimiento de las normas, demostrando la autoridad de los padres en todo momento, pero jamás menospreciando el rol de los niños y su importancia dentro de la familia.

Dentro de una crianza positiva la comunicación es muy importante ya que cada persona tiene derecho a expresar su opinión con el fin de lograr un equilibrio en la familia, facilitando el entendimiento para de esta forma lograr una excelente convivencia. Se trata de normas y límites establecidos con el consentimiento de todos los miembros de la familia propiciando que todos se sientan cómodos para evitar conflictos futuros, además de demostrarle la importancia que tiene cada uno dentro de la familia.

Entre todos los estilos de crianza que existen, el de la crianza positiva es el más beneficioso ya que le proporciona a los niños grandes dosis de independencia y seguridad, ya que al tener un rol establecido dentro del hogar y poder cumplir sus funciones sin recibir presiones de ninguna índole sienten más libertad de actuar y de mostrar sus sentimientos y opiniones lo que se traduce en una estabilidad emocional que les permite relacionarse en su vida diaria logrando tener excelentes relaciones interpersonales.

Se debe tener especial cuidado al momento de iniciar este tipo de crianza, siempre teniendo en cuenta proporcionarle a los niños la libertad necesaria para que forjen su propio carácter sin sentirse presionados de ningún modo pero siempre supervisando su comportamiento y su desarrollo y adecuando las reglas a la etapa de vida que estén viviendo los niños, garantizando de esta manera un adecuado crecimiento, pero siempre estableciendo y dejando clara la autoridad que tienen los padres sobre los niños.

Características

Una crianza positiva es un excelente método para criar a los hijos, por lo general, es el método que usa una familia funcional y es lo que les permite la tranquilidad y el correcto funcionamiento. Es un método bastante efectivo que las personas adoptan ya que la cantidad de beneficios supera a las complicaciones que pudieran surgir de ella. A continuación mencionaremos los principales factores que la caracterizan:

Reconoce a los integrantes: esto se trata de aprender a conocer a los integrantes de la familia, evaluando sus capacidades y sus limitaciones para así establecer reglas que se adecuen a su condición física, mental y emocional para que nadie dentro del hogar se sienta presionado y pueda desarrollar su carácter adecuadamente, también favorece a que los integrantes de la familia se conozcan y así eviten comportamientos que puedan ofender o lastimar a alguien.

Es empática: una persona empática es capaz de ponerse en el lugar de otra para saber que siente y así tomar decisiones que favorezcan y contribuyan en el bienestar de todos los integrantes de la familia, logrando así la armonía y la ausencia de conflictos para que todos se sientan cómodos. Este es uno de los principales factores característicos de una crianza positiva.

Mantiene una comunicación oportuna: una relación afectiva eficiente requiere de una comunicación constante y con confianza para que cada integrante exprese su punto de vista y se lleguen a acuerdos así ninguno siente algún atropello además de lograr establecer los límites de comportamiento en que las personas sientan comodidad lo que favorecerá la convivencia.

Trata a todos los integrantes por igual: todo integrante de la familia debe ser tratado con igualdad ya que todos tienen un lugar dentro de la familia que debe ser respetado y nadie tiene el derecho de menospreciar a otro ni intentar imponer su voluntad a la fuerza ni por medio de la violencia ya que todo acto de abuso independientemente de donde provenga debe ser denunciado y condenado oportunamente.

Posee capacidad de negociación: esta es una característica importante del tipo de crianza positiva, ya que la capacidad de negociación que tengan estas personas para lograr acuerdos que favorezcan el equilibrio familiar va a depender toda la estabilidad que se produzca en la familia. Mediante la negociación, la familia puede llegar a acuerdos que los beneficien a todos evitando los conflictos y la sensación de exclusión.

¿Qué no es la crianza positiva?

Existen muchas personas que malentienden la crianza positiva y al no entenderla como lo que es realmente tienden a realizarla de mala manera obteniendo resultados opuestos a los esperados en un principio. Al realizar la crianza positiva de mala manera puede ocasionar rebeldía en los niños y abusos además de desconocimiento de la autoridad derivando a una indisciplina que les complicara la convivencia dentro de la sociedad.

Entre los aspectos que comúnmente se tienden a confundir y malentender podemos mencionar los siguientes:

NO es permisiva: al existir en esta ausencia de castigos y fuerza bruta creen que es una crianza que permite que los niños hagan lo que quieran sin tener autoridad, pero lo correcto es que en realidad utiliza una manera diferente de enseñar poniendo en primer lugar el amor y el afecto, utilizando una disciplina cuidadosa y positiva para enseñar.

Es libertad NO libertinaje: los padres les proporcionan a los niños la libertad que necesitan para desarrollarse adecuadamente y forjar su propio carácter, pero esto no quiere decir que no reciban supervisión de los padres ya que estos deben estar atentos al desarrollo de ellos en todas las etapas de su vida.

NO es indulgente: todos los abusos y ofensas en los que incurra tanto el hijo como los padres debe ser denunciada eficientemente para darle fin, el hecho que dentro de esta crianza exista una ausencia de conflictos no quiere decir que las faltas de respeto, ofensas y abusos deban ser perdonadas, sino trabajar para que estas no ocurran.

NO es negligente: esta crianza no significa que los niños vayan a crecer sin límites, disciplina ni educación sino que los padres le den una libertad adecuada que les permita crecer con seguridad en si mismos. En este tipo de crianza interviene mucho la ayuda profesional y esto suele verse como que los padres no asumen su responsabilidad pero en realidad esto representa un apoyo para que elijan el método adecuado de crianza.

NO es sencilla: muchos menosprecian a esta crianza citándola del método más fácil, que no genera problemas y que solo lo hacen los padres “flojos”, pero en realidad es un método que requiere de bastante fortaleza e inteligencia para llevarse a cabo, además requiere emplear varios métodos para que la familia funcione.

Pautas para lograrla

Se necesitan seguir una serie de pautas para lograr una crianza positiva eficiente que le garantice a los niños que crezcan dentro de las familias que utilicen esta manera de criar un desarrollo adecuado y a los padres una tranquilidad. Entre las principales pautas a seguir podemos mencionar las siguientes:

El amor: la principal pauta a seguir para lograr una crianza positiva adecuada es el amor, las correctas demostraciones del mismo ya que cuando una persona ama cuida y respeta. Dicen que el amor es la fuerza que une y motiva por esto las familias que utilizan la crianza positivas suelen ser tan unidas.

La comunicación: siempre se debe tener una comunicación eficiente para lograr el equilibrio entre los integrantes de una familia. la crianza positiva siempre hace énfasis en la comunicación para lograr llegar a acuerdos y evitar de esta manera peleas y conflictos innecesarios, lo que garantiza un ambiente de paz y tranquilidad.

El respeto: todos los miembros de la familia son importantes y merecen que su lugar se les sea dado, para esto es súper importante el respeto, para que cada uno de los integrantes de la familia se sienta seguro y pueda expresar sus opiniones sin preocupaciones. Las personas que reciben una educación con respeto desde sus primeros años de vida, serán personas respetuosas por siempre.

Regulación emocional: es importante que los padres se encarguen de ayudar a los hijos a canalizar sus sentimientos y emociones, esto no significa que deban evitar demostrarlos sino saber controlarlos y expresarlos en el momento y de la manera adecuada siempre enseñándole que esto no es sinónimo de debilidad.

Empatía: esta es la pauta más importante para lograr una excelente crianza positiva ya que para conseguir la tranquilidad dentro del hogar y despertar la confianza de los niños es necesario ser empático, ponerse en el lugar de los chicos e intentar establecer las reglas y normativas que más se ajusten a su forma de ser.

Prácticas de la crianza positiva

Este estilo de crianza se ha ido popularizando muchísimo, llegando a ser uno de los más aplicados en el mundo. La práctica de esta crianza aún se enfrenta a muchas interpretaciones erróneas ya que más que considerarla un método efectivo y sano la consideran como algo que les da a los niños más libertad de la que pueden tener.

Siempre debemos tener en cuenta para la práctica de este tipo de crianza que no se trata de la ausencia de castigos, ya que todo niño debe ser disciplinado de alguna manera sino la manera correcta de hacerlo sin ocasionarle traumas psicológicos ni mucho menos daños físicos, para esto es importante que siempre existan limites bien definidos los que le proporcionara a los niños la libertad de desenvolverse pero hasta el punto que sus padres consideren correcto, con el apoyo de todos funcionara ya que debemos ver a la familia como sistema.

Los niños no deben temer a los padres sino confiar en ellos y verlos más que como la máxima autoridad, como un modelo a seguir para esto se debe dar el ejemplo de todo lo que intentamos enseñarles. En el momento que decidimos poner en practica este tipo de crianza estamos adoptando una gran responsabilidad que sabemos que traerá muchos beneficios, por lo que recomendamos que siempre exista una comunicación oportuna durante toda la práctica.

La comunicación es primordial para que todo siga el rumbo que queremos que tome, además de la tolerancia, ya que mientras los niños sientan la confianza de expresar sus sentimientos y nosotros podamos escucharlos, así como tolerar que puedan opinar distinto a nosotros obtendremos lo mismo de ellos con seguridad lo que hará del ambiente algo más llevadero.

Siempre debemos tener en cuenta lo que son los emociones ya que mientras estamos criando a nuestros hijos positivamente le demostramos mucho afecto pero debemos hacerlo de manera que ellos lo comprendan y más que comprenderlo lo reproduzcan en todas las etapas de su vida, somos garantes de que criemos niños que sepan manejar sus emociones y que no tengan pena de dar o recibir afecto siempre que haya la oportunidad, pero también de que no se sientan obligados a fingir sentimientos que no sienten.

Este es un tipo de crianza muy bonito y peculiar dentro del cual siempre veremos los roles claramente definidos por lo que cada uno de los integrantes de las familias cumplen con funciones específicas. La práctica de este tipo de crianza no es algo sencillo, es una manera de que tanto los padres como los hijos se vean beneficiados y se pueda disfrutar de lo que es realmente la familia.

Consejos para llevarla a cabo

Una crianza positiva resulta un método excelente para que se desarrollen individuos de bien, con valores fuertes tales como el amor, la convivencia, el respeto, la tolerancia y una adecuada estabilidad emocional que les permite ser capaces de recibir y retribuir el cariño que les sea entregado sin esconder sus sentimientos y emociones.

Algunos de los consejos para lograr el éxito en la utilización de este método son los siguientes:

Habla en positivo: recomendamos que disminuyan de su vocabulario diario el uso de la palabra “No” ya que muchos niños se sienten desmotivados al escuchar constantemente negativas a sus deseos o reclamos con negativas en lugar de decir “no” se puede modificar con una negociación que le haga sentir al niño que tiene posibilidad de elegir o decidir.

Entiende a tu hijo: muchas veces debemos ponernos en los zapatos de nuestros hijos para entender el porqué de sus reacciones o comprender como se sentirían luego de un regaño, también es importante hacerlo para estar al tanto de sus necesidades que muchas veces por pena o miedo no nos la comunican directamente.

Expresa tus sentimientos: siempre debemos demostrarles nuestro amor y cariño a nuestros hijos, hacerle saber cuánto los queremos y provocar que ellos también expresen los suyos sin sentir pena por esto ya que deben notarlo como algo normal de la vida cotidiana.

Crea y mantiene el vínculo afectivo: con constantes muestras de amor podemos mantener vivo el vínculo afectivo, no solo es necesario que se utilicen palabras de cariño, sino que mediante hechos y acciones se le haga sentir querido a los niños ya que esto les dará seguridad en sí mismos y fortalecerá la confianza que tengan en nosotros como padres.

Una buena idea para aplicar con los hijos es la práctica de juegos cooperativos en los que pueda participar toda la familia y de esta manera estrechar lazos. Encuentra algunas ideas aquí.

Respetar opiniones: el respeto siempre será la base fundamental de toda relación sea de amistad o de familia. en el momento que elijamos la crianza positiva como el método a utilizar para nuestros hijos debemos tener en cuenta que las opiniones de ellos también son importantes por lo que deben ser escuchadas, respetadas y tomadas en cuenta.

Ponerse a su altura física: este es un consejo que han dado muchos expertos el cual consiste en agacharse hasta quedar a la altura física de los niños en el momento que se vaya a hablar con ellos o llamarles la atención, esto es para que nuestra altura en tamaño no los intimide y nos puedan ver como iguales sintiéndose así más confiados.

Beneficios

Este es el tipo de crianza principalmente recomendadas por los expertos por todos los beneficios que conlleva, razón por la que se está comenzando a utilizar mundialmente. Esta puede beneficiar a los padres proporcionándoles tranquilidad, a los niños propiciándole un desarrollo saludable y en fin, a toda la familia en general creando sólidas bases de amor y convivencia para que se sientan a gusto dentro del hogar y no existan peleas ni discusiones que puedan afectar la paz y tranquilidad.

Una crianza positiva se caracteriza por el respeto que se les otorgan a todos los miembros de la familia, independientemente de su sexo o edad, lo cual facilita la comunicación entre todos los integrantes, estos dentro de su hogar pueden expresar sus opiniones o pensamientos sin sentirse presionados ni discriminados por esto lo que hace que sean personas seguras de sí mismas con altas dosis de autoestima, no viven con temor y tienen una identidad personal totalmente establecida.

La ausencia de castigos también representa un beneficio para toda la familia ya que al niño no temerles a sus padres los comienza a considerar amigos por lo cual acude a ellos en caso de necesitar algo y tienen una fluida conversación a la hora de resolver problemas, además de poder demostrar sus sentimientos y emociones sin sentir que por esto son más débiles o vulnerables lo que se traduce en un excelente ambiente afectivo con abundantes demostraciones de amor y cariño por ambas partes.

Para los padres

Establecer este tipo de crianza resulta muy beneficioso para los padres de familia, ya que esta siempre ha intentado establecer manuales de crianza para que los padres consigan un apoyo y no se sientan solos o perdidos en el proceso. Además de que utiliza mucho la ayuda terapéutica la cual siempre es de gran ayuda. Otro de los beneficios de este tipo de crianza para los padres son:

Tranquilidad: por lo general, crían niños tranquilos y educados que no dan muchos problemas lo que les otorga mucha tranquilidad a los padres en su vida diaria ya que tienen la certeza que las cosas dentro del hogar se mantendrán bien y no surgirán muchos problemas, y de surgir con seguridad podrán resolverse fácilmente.

Espacio personal: ya que este tipo de crianza se basa en el respeto del otro siempre intenta darle su espacio a cada quien, no es una crianza absorbente por lo que los padres podrán disfrutar de tiempo para pasarla en pareja o un espacio para estar solos y relajarse.

Colaboración: los integrantes de esta familia se caracterizan por tener roles y funciones establecidas las cuales cumplen con toda la disposición del mundo y esto favorece a la colaboración dándole un respiro a los padres quienes se quitan la responsabilidad de tener que hacer todos los deberes de casa.

Disfrute: dentro de una familia que cría a sus hijos de manera positiva se respira un aire de armonía y afecto, lo cual permite a los padres disfrutar y participar en cada una de las etapas del crecimiento del niño, siendo participe y aprendiendo día a día cosas nuevas de la mano de ellos.

Compañía: esta familia deja de ver a los niños como una responsabilidad únicamente y los ve como unos compañeros, incluyéndolos en sus actividades diarias y aprendiendo a disfrutar con ellos, logrado así un ambiente cómodo y relajante, esto es beneficioso ya que les permite a los padres jamás sentirse solos y encontrar siempre dentro del hogar la compañía que necesitan.

Agradecimiento: este es el principal beneficio para los padres ya que al criar a sus hijos de esta forma crecerán siendo personas de bien con valores por lo cual siempre le estarán agradecidos ya que las enseñanzas los acompañaran toda su vida y el agradecimiento se lo demostraran siempre a sus padres.

Para los hijos

Establecer este tipo de crianza también resulta bastante beneficioso para los niños que estén creciendo, es en beneficio de ellos que los expertos suelen recomendarla. Las enseñanzas y valores que deja este tipo de crianza acompañaran a los niños durante toda la vida. Las principales ventajas de aplicar este tipo de crianza con los más pequeños de casa son las siguientes:

Se sienten seguros: un niño que sabe que tiene unos padres que lo aman siempre se sentirá seguro. Un hogar amoroso y afectivo le proporciona gran seguridad y protección a todos sus integrantes y permite que estos crezcan sintiéndose protegido y viendo a su hogar como el refugio perfecto para hablar de un problema o contar sus inquietudes.

Dan y reciben afecto: el amor es la base de todas las familias y una crianza positiva fomenta las demostraciones constantes de amor lo que permite que los niños no sientan pena de demostrar sus sentimientos. Además criándolos de esta forma se sentirán queridos y esto dará lugar al surgimiento de muchos valores y conductas correctas.

Reciben cuidados: la crianza positiva se caracteriza por cuidar de los niños, aunque estos no se sienten tan presionados por sus padres siempre tienen de sus cuidados y consejos, pero por lo general estos son bastantes holgados dejando que ellos mismos vayan aprendiendo a hacerse cargo de sus cosas.

Tienen libertad: dentro de estos hogares los niños tienen cierta libertad que les permite tener autonomía de pensamiento y expresarse sin temer, claro, siempre respetando ciertos límites pero sin dejar que estos modifiquen su manera de pensar.

Son felices: un niño que tiene la libertad de expresarse libremente, que es educado con responsabilidad y sin violencia siempre será un niño feliz y esta felicidad se verá reflejada en sus relaciones en la escuela y en todos los ámbitos en los que se desenvuelva.

Para el desarrollo saludable del niño

Es importante tener en cuenta que este tipo de crianza proporciona herramientas para que los niños se desarrollen adecuadamente, influyendo en todos los ámbitos de su vida, en un principio les genera confianza, en las personas y sobretodo en sí mismos esto permite que se relacionen con tranquilidad con los adultos sin sentir temor hacia ellos ya que no lo ven como generadores de violencia sino como personas con más experiencia que puedan ayudarlos y aconsejarlos.

crianza positiva

La confianza en sí mismos los ayuda ser felices ya que cuentan con un autoestima adecuado y saben lo valiosos que son, y no permiten que nadie degrade su valor, de esta manera hacen frente a los abusos e incluso, a casos de violencia familiar o intrafamiliar. También les genera una independencia adecuada ya que desde muy pequeños se les enseña a tomar sus propias decisiones, teniendo y respetando sus opiniones o ideas, así como realizar las actividades cotidianas para las que estén capacitados de acuerdo a su edad.

Una crianza positiva garantizara que los niños crezcan sanos, tanto físicamente por la ausencia de violencia como psicológicamente, ya que no los degradan de ninguna forma y al permitirles que demuestren sus pensamientos y opiniones comienzan a crecer con una excelente estabilidad emocional.

Crianza positiva en un mundo negativo

Debemos considerar aplicar este tipo de crianza en nuestro hogar ya que actualmente nos encontramos viviendo en una sociedad que se encuentra bastante deteriorada, con las prisas de los adultos, el trabajo, las deudas, nos olvidamos de ser niños dejando que el apuro nos consuma no nos ponemos en su lugar y solemos decirle que no a todas sus ocurrencias o simplemente no prestarles atención.

Esta crianza favorece que añadamos la palabra si más seguido en nuestro vocabulario y entendamos los deseos que pueda surgir en un niño de esta manera crecerán niños felices y seguros de si mismos.

(Visited 724 times, 1 visits today)
Categorías Crianza

Deja un comentario